miércoles, 10 de junio de 2009

Una masa de polvo, arena y microbios invade Europa... desde Africa


Foto de la Nasa







Según la Investigación del CSIC, las razones son:
La sequía prolongada en el Sáhara y el Sahel más,
una deficiente gestión en la agricultura y en la ganadería.

Con el viento de Africa que llega a Europa, además, nos llegan millones de bacterias en partículas de polvo y arena. La mayoría queda en estado latente, pero algunas se desarrollan con éxito y pueden llegar a colonizar el ecosistema... aseguran los investigadores CSIC y de la Universidad de Granada.

El equipo de científicos del Centro de Estudios Avanzados de Blanes del CSIC (Gerona) analizó las bacterias presentes en el agua de los lagos del Observatorio Limnológico de Pirineos y las comparó con las encontradas en muestras de polvo del desierto de Mauritania... el lugar donde se originan muchas de las tormentas de polvo que llegan a Europa.

Los lagos pirenaicos que están sirviendo de sistemas de alarma para la investigación por sus aguas prístinas... son especiales, no solo por su extraordinaria belleza sino también por que están repletos de infinitas leyendas de origen celta procedentes de los primeros indoeuropeos o bien de núcleos visigodos refugiados en las montañas durante la invasión islámica. !Huston, tenemos un problema!... los Pirineos no se escapan al aumento progresivo de la temperatura en la Tierra.

Bien, los sencillos nombres de las bacterias que se han detectado son: Acinetobacter, Pseudomonas, Staphylococcus y un tal Airbone-beta 1, que por cierto éste último ha colonizado con éxito algunos lagos de los Pirineos y de otras partes del mundo. Siempre podemos pensar en la ayuda inestimable de los depredadores naturales que controlan estas colonizaciones... y ahora bien, cabe pensar que los microorganismos autóctonos pueden quedar desplazados hasta desaparecer.

"Lo curioso es que estos microorganismos carecen de esporas, así que deben disponer de algún otro mecanismo que desconocemos para resistir los viajes en la alta atmósfera, donde la sequedad y la radiaciones dañinas son tremendas", reflexiona el científico del CSIC.
Publicar un comentario en la entrada