sábado, 18 de junio de 2016

River


RIVER: GÉNERO NEGRO CON INCRUSTACIONES PSICOLÓGICAS

John Read, psicólogo especializado en abusos sexuales y psicosis, decía recientemente en una entrevista realizada por el diario La Vanguardia que un 15% de la población oye voces y un número menor “ven” y departen con seres que no están ahí, meros productos de su imaginación o familiares y amigos fallecidos. La miniserie River va de todo esto. 

Producida por la BBC, se estrenó en octubre de 2015 y ha llegado recientemente a España a través de la plataforma Netflix. El papel protagonista corresponde al actor sueco Stellan Skarsgård que da lo mejor de sí y borda una interpretación que lo consagra como uno de los grandes actores del momento (y de los más discretos). Skarsgård es “River”, detective de la policía británica que da nombre a la serie. “River” dialoga (y se pelea) con seres inexistentes, entre ellos, su compañera “Jackie Stevie” (interpretado por Nicola Walker otra actriz de largo recorrido en la escena británica y que en su arranque tuvo un papel secundario hasta lo irrelevante en Cuatro bodas y un funeral, 1994) asesinada poco antes. La tercera pata de la serie es “Chrissie Read”, responsable del grupo de policías que protagonizan la trama y que es representada por otra actriz veterana, Lesley Manville, un rostro habitual en las teleseries británicas (la recordamos como la “señora Lorrimer” en la serie Agatha Christie’s Poirot) y que va cosechando premios de interpretación como el BAFTA a la Mejor Actriz Secundaria que ha obtenido por su interpretación en esta serie. Finalmente, respondiendo a la realidad actual de la sociedad británica, un actor de origen pakistaní integrado en la sociedad isleña, encarna a “Ira King”, el policía compañero de Skarsgård que ha sustituido a la policía asesinada. En torno a estos personajes centrales se va articulando la miniserie que no decepciona en ningún capítulo (si bien en los dos centrales, el ritmo baja y se hace ostensiblemente lento, para recuperarse luego en los dos episodios finales de la serie). 

Lo que se puede pedir, en primer lugar, a una miniserie de detectives es que no reproduzca esquemas habituales en el género; que sea, en definitiva, original y aporte algo por lo que será recordada. La concepción de River es original: policía con un desarreglo psicológico que hace interlocutor suyo a personajes muertos. No se trata del habitual héroe seductor y ligón de este tipo de películas, sino de un policía sistemático e intuitivo con esos animados diálogos con proyecciones inexistentes de personas muertas. No se trata de una miniserie estilo Ghost Whisperer (2005-2010, Entre fantasmas) con su carga parapsicológica y seudo-espiritista, sino de proyección psicológica, cuyo protagonista pertenece a ese segmento del 15% que oye voces y ve personas inexistentes. A partir de este elemento axial, la serie resuelve, en el curso de sus seis episodios, los motivos porqué la co-protagonista resultó asesinada, para qué y por quién.


El cine es, en cierto sentido, un reflejo de la sociedad. El cine británico, por tanto, debe reflejar los problemas e inquietudes de aquella sociedad si pretende interesar a su público. Esta serie ha constituido un éxito en las islas británicas, tanto como la primera película dirigida por Robert Carlyle, La leyenda de Barney Thomson (2015) que acabamos de ver. River y Barney Thompson tienen un hilo conductor común: en la segunda, el protagonista busca su identidad originaria, quién es, en definitiva y cómo ha llegado a ser como es. En River, ocurre otro tanto, porque el asesino resulta ser alguien que se formulaba esas mismas preguntas, ignoraba quien era su madre y termina sabiéndolo en los últimos minutos del capítulo que remata a la serie. Es que, todo el Reino Unido se está preguntando en estos momentos quién es, porque eso es definitiva lo que se les está preguntando a los británicos con el referéndum sobre el Brexit: ¿son europeos? ¿son multiculturales? ¿son anglosajones y nada más? No es de extrañar que productores avisados hayan lanzado productos cinematográficos, en distintos registros, a través de los cuales el público puede formularse esas mismas preguntas a través de los protagonistas. Es significativo, por lo demás, que el eje de la trama sea la inmigración, el tema que constituye el fondo del debate en torno al Brexit, mucho más que sus repercusiones económicas.

El trabajo de guionización es correcto, coherente y cerrado. La trama no deja cabos sueltos, está resuelta brillantemente y es creíble en todo momento. Las pinceladas de todos los personajes son verosímiles, no hay “héroes” maravillosos, ni villanos de maldad elevada a la enésima potencia. Usted o yo, los podemos encontrar en cualquier calle de nuestra ciudad. Quizás por eso, el papel de actores brillantes pero sobrios, discretos pero eficientes en su trabajo, es lo que ha hecho que esta serie de TV se recuerde especialmente por ellos, incluso por los secundarios. Fotografía y banda sonora contribuyen a dar credibilidad al guión, tanto como los silencios y los primeros planos que la cámara dedica al expresivo rostro de Stellan Skarsgård y que hacen innecesario cualquier diálogo.

La creadora, guionista y directora de la serie, Abi Morgan, lleva años en la profesión. Procede del mundo del teatro y la televisión ha sido el campo en el que ha cosechado sus éxitos más notorios reconocidos por su colección de premios Emmy, BAFTA recibidos. Entre las películas cuyo guión elaboró y que más contribuyeron a que se recuerde su nombre figura The Iron Lady (2011, La dama de hierro) siendo la verdadera artífice de que Meryl Streep encarnase a una Margaret Tatcher creíble. En River, ha co-dirigido la serie, sabiendo rodearse de un equipo de actores eficientes y rigurosos, todos ellos procedentes también del mundo del teatro. 


Netflix estrenó River el 18 de noviembre, pero ha tardado siete meses en llegar al desdoblamiento español de la plataforma. Hay que felicitarse de que series de este tipo lleguen a nuestros monitores, aunque sea tarde, liberándonos de la pesada carga de la telebasura. Un producto agradable de ver, imaginativo, entretenido y, sobre todo, perfectamente interpretado. Digno de verse, en definitiva.

viernes, 10 de junio de 2016

Cromo



Cromo o la consagración de las series argentinas en Netflix

Hace unos meses veíamos la primera temporada de Club de Cuervos, una serie mexicana que nos llamó la atención por su brillante ejecución. Era el primer signo de que en el ámbito hispano se pueden hacer series que compitan –y superen– con las elaboradas por las grandes potencias cinematográficas. Ahora, esta impresión nos queda confirmada por el visionado de la serie de televisión argentina Cromo.

Estrenada en octubre de 2015, la serie no deja cabos sueltos para que se filme una segunda temporada. No sé hasta que punto a Cromo le cabe el calificativo de “miniserie” cuando la trama se desarrolla a través de doce episodios. Con un guión ágil que hasta el último momento mantiene el interés y las sorpresas, una interpretación inmejorable y unos paisajes que nos muestra la variedad y la riqueza natural de la República Argentina (desde los esteros de Corrientes, hasta los glaciares de la provincia de Santa Cruz), la serie roza la perfección. No sabríamos encontrarle defectos, ni puntos débiles. 

La serie recuerda extremadamente las dos temporadas de True Detective. No estamos en la América profunda, sino más al sur, en una Argentina alejada de los bulevares de Buenos Aires o de la planicie de Córdoba. Estamos en una Argentina recóndita, áspera y salvaje. No existe ley, ni norma que proceda de fuera de la pequeña comunidad en la que se desarrolla lo esencial de la serie. Una tanería (curtimbre, en Argentina) está en el centro de la trama. Genera enfermedad y muerte (por el cromo contaminante que arroja a los esteros, de ahí el nombre de la serie), pero es la única fuente de ingresos de aquella comunidad. Todos son culpables, pero, al mismo tiempo, también son víctimas atrapadas en una trampa mortal. Las sorpresas se suceden en cada episodio. 

Nada es lo que parece y no hay grandeza en los personajes. 


Esta serie nos dice mucho sobre esa otra Argentina que nunca aparece en los informativos y que cuesta situar en el siglo XXI y en el continente americano. Podría ser la Calabria de hace unas décadas, con la omertá mafiosa que durante mucho tiempo aportó la cohesión vincular a toda la comunidad. Pero es la República Argentina, aquí y ahora. No hay instante alguno de la trama que no sea creíble o que suponga una pérdida de ritmo narrativo o la posibilidad de que pensemos en otra cosa más que en lo que vemos. La serie atrapa. En algún momento recuerda a la Isla Mínima, aunque su modelo innegable es True Detective. Pero, advertimos, no es una serie policíaca, sino un thriller dotado de una carpintería interior perfectamente armada. 

Hay que congratularse de que en la America hispana se hagan cada vez productos televisivos de la mejor calidad. Tanto la serie mexicana Club de Cuervos como ésta otra (que ni de lejos se parecen) muestran la pujanza, la imaginación y las ganas de componer productos competitivos en el mercado mundial. Hasta ahora, las series televisivas estaban indiscutiblemente dominadas por las productoras norteamericanas. Pero en los últimos años, potencias cinematográficas que hasta ahora eran poco menos que irrelevantes a la hora de elaborar productos exportables al mercado mundial, están acortando distancias con el liderazgo norteamericano que debe empezar a preocuparse por las cinematografías nórdicas y por las que bullen al sur del Río Grande. Suecos, noruegos y daneses están haciendo muy buenas series en los últimos tiempos. Los rostros de sus actores nos empiezan a ser familiares y sus estilos narrativos no tienen nada que envidiar a las series norteamericanas. A este pelotón de cinematografías emergentes se une ahora Argentina con Cromo

La serie ha sido creada por Lucía y Nicolás Puenzo. Fue la única representante de Iberoamérica en el Festival de Cine de Toronto el pasado mes de septiembre en donde debió competir con series norteamericanas y francesas, causando excelente impresión incluso para la crítica norteamericana. La serie se estrenó en la televisión pública argentina con enorme éxito. Todo en ella es “nacional”: actores, guión, equipo técnico, encuadres. Un producto argentino al que auguramos un triunfo en todo el mundo. 

Cromo demuestra se pueden hacer series que estén al mismo nivel de las mejores series norteamericanas en Iberoamérica. La pregunta es ¿por qué en España cuesta tanto? Y la respuesta es simple: falla la guionización y la realización carece de ambiciones. Incluso en algunos casos, el casting es nefasto. Y llevamos mucho tiempo así. De la producción actual española se salva Los casos de El Caso y, justo porque el guión y el casting son aceptables. Bruscamente, aparece esta serie argentina que puede enseñar mucho a quien se dedica a este oficio en España y todavía no ha aprendido a realizar algo exportable que se pueda codear con lo mejor. En la mayoría de series producidas en España lo menos que puede decirse es que “pasan pocas cosas”, son demasiado estáticas, hay diálogos interminables que aportan poco a la trama, los movimientos de cámara mínimos, cuando hay destellos de humor, abunda la zafiedad insultante y la pobreza en el vocabulario y si se trata de generar suspense, se suelen utilizar recursos poco imaginativos. De tanto en tanto, se produce alguna buena serie por aquello de que “ya tocaba”, pero el nivel medio es bajo y demuestra que el público que le queda a las televisiones generalistas es poco exigente y que para las empresas lo importante es la publicidad que puedan colocar en esa franja horaria mucho más que el producto en sí. Olvidan que, a veces, la rentabilidad de una de estas series depende de su venta a otras cadenas y no solo de la publicidad. 

Otro aspecto interesante de Cromo es la variedad de temas que aborda la trama. Hay un trasfondo ecologista y social, pero también nos habla de relaciones paterno-filiales y de triángulos amorosos imposibles. Hay detalles que remiten a la globalización y otros a la supervivencia de sociedades rurales. Se alude a la responsabilidad de los contaminantes químicos sobre los tumores y a la irresponsabilidad de quienes son conscientes del envenenamiento de las aguas por vertidos tóxicos (porque les afecta a ellos y a sus familias de forma demoledora), pero persisten arrojando contaminantes. Cuando se tocan tantos temas, es que hay mucho que decir y hay necesidad de decirlo. Y, créanme, en esta película no se salva nadie. El guión dista mucho de ser maniqueo: no hay personajes “buenos”, ni “malos”, contrariamente a lo que se piensa en los primeros capítulos, los tonos grises están presentes en distintas medidas en todos ellos. Cada cual tiene sus razones para actuar como lo hace y ninguna razón es pura. En la lucha de cada personaje entre la defensa de sus intereses individuales y la de sus principios, siempre vencen los primeros. Real como la vida misma.   

El cuadro final que nos presenta la película no es en absoluto halagüeño. Nos muestra que en la República Argentina no hay ya golpes de Estado, ni desaparecidos, pero la situación dista mucho de ser democrática y no es, desde luego, el imperio de la ley. Argentina está en crisis, pero el cine argentino, parece vivir uno de sus mejores momentos. Al menos Cromo permite intuirlo.  





Título original
Cromo (TV)
Año
País
Argentina Argentina
Director
Guión
Lucía Puenzo, Sergio Bizzio, Leonel D'Agostino, Nicolás Puenzo
Música
Guillermo Pesoa
Fotografía
Nicolás Puenzo, Julián Perini
Reparto
,
Productora
Historias Cinematográficas / Blue Productora
Género
ThrillerSerie de TV | Miniserie de TV
Sinopsis
Una científica muere en extrañas circunstancias mientras realiza una investigación en torno a una curtiembre en Corrientes. Su marido y su mejor amigo (que era amante de la mujer) viajan al lugar para descubrir qué fue lo que pasó, y terminan metiéndose en un asunto que pone en riesgo sus propias vidas. Filmada en la Base Marambio de la Antártida, los glaciares, la Patagonia y los Esteros del Iberá, Cromo fue escrita con el apoyo de un grupo de investigadores del CONICET. (FILMAFFINITY)


martes, 24 de mayo de 2016

Sant Pol de Mar... de un pueblo pijo a un pueblo al que llegan los ladrones



Sant Pol de Mar... robos, robos, robos

Copio el texto escrito por mi esposo contando el incidente del que ha sido protagonista hace unos instantes. 

El otro día, paseando por mi pueblo (3.000 habitantes) me veo el espectáculo de la pareja que regenta el Todo a Cien, chinos por supuesto, histéricos porque les habían intentado robar. 

La tienda de al lado, un Clarel (franquicia del grupo DIA), con la cajera desconsolada: la habían robado. 

Y, para colmo, justo a 30 metros, delante de la estación, a la policía municipal con dos mujeres de aspecto romaní, esposadas. Blanco y en botella: primero intentaron robar a los chinos, luego robaron en el Clarel y finalmente, tan tranquilas se fueron a tomar el tren, justo enfrente para seguir robando en cualquier otro pueblo. Total, es su rutina. 

Años y años, detención tras detención y nunca, nunca, absolutamente les pasa nada.

Hoy me ha tocado a mí. Estaba haciendo flexiones y abdominales en el parque público y he dejado la mochila justo al lado. Cuando he terminado con las flexiones me doy cuenta de que mi mochila (cartera, móvil, tablet) ha desaparecido. Eran las 13:45 así que era normal que no hubiera mucha gente. Veo a unos 20 metros a un tipo con lo que parecía una mochila y me digo: “¡A por él”. El tipo empieza a correr. Por su aspecto era evidente que solo podía ser romaní o magrebí. Al ver que me abalanzo hacia él y, sobre todo, al oír mis gritos donde le digo de todo menos bonito, el tipo aprieta a correr, tira la mochila y se lleva el tablet que había dentro. Así que sigo tras él. A unos 50 metros, el tipo, a la vista del riesgo, opta por tirar el tablet al suelo. Y a seguir corriendo. 

He ganado yo. Pero no me gustan este tipo de victorias: en principio porque la seguridad es el primer derecho humano (sin el cual, ningún otro puede ejercerse). Y descuideros como éstos pulverizan la seguridad y crean un clima de intranquilidad y alerta entre la población de este pequeño pueblo de Sant Pol de Mar.

Al individuo cruza un puente de madera y va a encontrarse con dos mujeres de su misma etnia… de ahí que pueda afirmar que eran romanís (los romanís roban ellos y entregan la “merca” robada a sus mujeres o a sus hijos para que los detengan sin el “consumao”, mientras que los magrebíes se lo montan ellos solos). ¿Testigo? Un jardinero que se percata de todo.

Así que me voy a poner a ver a la policía municipal para denunciar el hecho. Los chorizos iban en dirección a la estación, para proseguir su “jornada laboral” en el siguiente pueblo de su ruta. De hecho, por la dirección y dada la pequeñez del pueblo, han pasado por delante de las dependencias de la guardia urbana. Notifico el hecho, doy la descripción de los chorizos… pero la comisaría de los Mossos d’Esquadra está a 10 kilómetros y es allí donde debo presentar la denuncia que, total, no va a servir para nada. Pura pérdida de tiempo. Por lo demás no me han robado nada y los hurtos en grado de frustración no merecen ni siquiera el abrir la pantalla del Windows… De hecho, lo único que pretendía yendo a la policía municipal era que tuvieran constancia de que los romanís están operando en esta zona y que, o se les pone coto haciéndoles la vida imposible, o vendrán más y más a ejercer el mismo oficio.


¿Y la seguridad de la ciudadanía? Siempre por detrás de los derechos humanos de los chorizos. Off curse…

viernes, 22 de abril de 2016

Sant Pol de Mar... para cuando una marquesina de bus?


Estoy muy contenta de que la linea de bus de la empresa Sagalés pase por Sant Pol de Mar y que llegue con muy buena puntualidad a la Estació del Nord o si tengo que ir al Aeropuerto de Barcelona sea la opción más interesante, práctica y eficaz. 

Lo que me gustaría hacer una sugerencia es que dado que han ampliado recientemente los horarios de bus tuvieran a bien la instalación de una marquesina... como diría yo, Solar. 

Porque solar...? porque las ventajas de la marquesina solar ayudan a entender que más allá del casi nulo gasto energético, la parada no precisa de grandes obras ni zanjas subterráneas para pasar cableado. Además esta tecnología permite añadir nuevos servicios para el usuario, como una pantalla digital con avisos o incidencias enviados desde un centro de control. 

Las marquesinas sirven para diversos propósitos: nos protegen del sol cuando nos toca esperar largo rato a que llegue el autobús y no llevamos sombrero ni sombrilla, en verano y nos protegen de la lluvia, cuando nos toca esperar largo rato a que llegue el autobús, si de repente empieza a llover y hemos salido de casa sin paraguas.

Bien pues aquí aporto dos imágenes. La de arriba es la actual parada de bus en Sant Pol de Mar y la de abajo... la gran variedad de modelos que pueden elegir. 


martes, 12 de abril de 2016

Rodalies de Catalunya ignora el francés, el idioma de Francia, nuestros vecinos





Renfe, Adif, Rodalies de Catalunya ignoran el idioma francés en la línea que llega a Portbou desde Barcelona. 

Repito: Rodalies de Catalunya ignora el francés, el idioma de Francia, nuestros vecinos.

Como se puede apreciar por las fotos, nuestra cultura no llega a más. Y no me vale el que me digan... es que como no lo hace el vecino yo tampoco. 


La R11 de los servicios regionales de Rodalies de Catalunya conecta Barcelona con la ciudad francesa de Cervera de la Marenda, pasando por Girona, Figueres y Portbou. 



sábado, 9 de abril de 2016

El Ojo que nos observa desde la "dimensió desconeguda...


Ayer desde el bus V15 bajando por Vía Layetana de Barcelona...
El Ojo que nos observa desde la "dimensió desconeguda ó The Twilight Zone".

jueves, 24 de marzo de 2016

Sant Pol de Mar... de un pueblo pijo a un pueblo que huele a Porro


Sant Pol de ser un pueblo de gente pija a ser un pueblo de porreros. 

Es francamente lamentable lo que llega a oler a porro el pequeño pueblo de Sant Pol de Mar. 

Ahora pasees por dónde pasees el olor molesta por ser espeso, aceitoso y desagradable. 

Incluso el magnífico mirador desde la Ermita de Sant Pau ya hay un grupo de gente que se concentran para fumar. De modo que si antes te podías sentar en los bancos para admirar el paisaje sabes que no es el olor a tabaco, prohibido hasta la saciedad, sino que será el permisivo y banalizado olor a cannabis, marihuana.

!Que decepción tengo con Sant Pol..!!




viernes, 12 de febrero de 2016

2. Barcelona... los colores del negro sobre negro



"Si tu ropa negra no tiene este color, no la lavas con el detergente adecuado, Negros Vivos y Brillantes".

Es curioso encontrarme estos días que la marca Norit está apostando por un detergente específico para el Negro... para la ropa negra.

Hace pocos días este tema me motivó comentar la necesidad del negro en la ciudad de Barcelona y el efecto visual que me impactaba.

El cachondeito del mensaje es que si tu ropa negra... "no tiene color", no la lavas con el producto adecuado.

Me pregunto en que ha consistido el estudio de mercado, como han detectado que existe un problema real, una necesidad importante para preocuparse y ocuparse en lanzar este detergente al mercado:

¿Canibaliza a otros productos de la empresa?
¿Percibir una necesidad a satisfacer?
¿Las condiciones del entorno: socioeconómicas, demográficas, cambios culturales, tecnológicos?​
¿A quién han consultado? 
¿Qué pruebas han realizado? 
​¿Quién puede influir en la decisión de la compra?
¿Quién realiza la compra?
¿Quién realmente usa el producto?​
¿Dónde han controlado los bancos de pruebas o estudios de mercado? 
¿En qué foros o plataformas han recogido las sugerencias de los consumidores para considerar como apuesta de mercado para hacer este producto químico?

Imagino las investigaciones en laboratorios con diversos tejidos negros y con los componentes químicos de detergente, luminosidad, corrosión ó destrucción de las texturas del tejido en las diversas lavadas... marketing, diseño de campaña, diseño del recipiente, etc. etc. 

El abanico de edades es amplio y me gustaría saber si al abrir cualquier armario de la gente que tanto por ciento de color negro hay en sus ropas. 

Lo de "Negros Vivos" me parece divertido y "Negros Brillantes"... Amén.



lunes, 8 de febrero de 2016

The lady in the Van


There are films that are endearing, and like to leave their mark. Some of them are expensive or movies, or are full of stars and starlets, but rely on a good script, a good craftsman own direction and a brilliant interpretation. If you like that kind of movie, no doubt, 'The Lady in the Van' you will like.

The weight of the film lies with Maggie Smith. The veteran actress, playing the role of a senile beggar overboard one of the best performances of her long career. With just turned 82 years old, holder of two Oscars (in 70 to 79 Best Actress and Best Supporting Actress), this time, it shows that it is possible to go beyond perfection in autumn life. It's funny that the older players in the global film scene are English and Mrs. Smith shares remain in the scene with Maurice Joseph Micklewhite, Jr., better known as Michael Caine as well just have a few months the actress. Both, incidentally, own the same number of Oscars (two) and nominations (four). Two parallel runs for two actors of the same generation.

London beggars differ from those of Paris -the clochards- frequent that they are usually more loaded, less or not drunk (alcohol is the common denominator of the tramps) and even some of them are educated (usually spend time sodokus solving), discreet and educated; They love to chat, even those who are not of to them guild. It would be difficult for a clochard, however, lead the word to other than it was, except to ask you something. The Parisian beggar outrageous demands money, unpleasant and offensive, as if you were an ATM and had the obligation to give, while their London colleagues, or do not ask or do it with dignity and restraint. Believe me that tramps have worse body odor than those across the Channel (although that is one of the features with which the director Nicholas Hytner's character decorates Mrs. Smith). In both cases, begging, wandering life with no future, add in both cases in madness, especially since certain ages. Such is the role who plays Maggie Smith.

Her character is eccentric, gifted traditional English humor and extremely sensitive. She loves music. She is an educated person. If scares the neighborhood children is that they are barely able to hold concerts of dissonance. Her impenetrable face, refers to the best performances of Buster Keaton: stick your face is more expressive than any gesticulating mime.

The counterpart of the beggar is a writer, played by Alex Jennings engaged in an ongoing dialogue with himself (a form of neurosis very common among people accustomed to the craft of writing). So, Maggie Smith has no counterpart but two: the thoughtful, caring writer and his alter ego, ironic and distant. The relationship lasts 15 years, the time it takes the plot of the film to develop.

It is worth recalling the career of Nicholas Hytner, if one wants to go to the movies safer and enter the room convinced that it will not lose any time see a banality of many that are projected. If you liked 'The Madness of King George "(1994), it was the architect of Hytner. His family (Jewish, not a practitioner) is linked for generations to tables and before that film, he cut his teeth in the theater and opera. It is therefore a multifaceted and versatile principal. He has directed plays by Shakespeare and Marlowe, Wilde and Bernard Shaw. his staging of 'The Magic Flute' by Mozart in Inglés National Opera (25 years in the repertoire) recalled in London. It is not overly lavish in film. If he filmed 'The Madness of King George' in 1994 (his first film) it was because before had been the theater scene. There collaboration with Allan Bennett, author of that script and now the script for 'The Lady in the Van' is exactly started. It should also be added that some nods of the film become more understandable if one considers that Hytner is gay.

The film works and works like a charm, the director manages to convey, through an expressionless face, all the pain and despair that may experience homelessness. It's a risky film in the hands of a less experienced director could have ended in a sentimental comedy or even a humanitarian cheesy which recall several. But the symbiosis between the script (written by Alan Bennett), address (Hytner) and interpretation (Smith and Jennings), get a movie that, for now, is already recognized as the best shot in 2015 and was nominated for a Golden Globe and BAFTA for best actress.

A recommended film that will leave a good impression. dramatic but with an undercurrent of comedy realism. A reflection on what is old age, poverty, solidarity and critical points of life, with the end surprises...

See it, you'll like.

martes, 2 de febrero de 2016

1. Barcelona... los colores del negro sobre negro


Es impresionante lo negra que va la gente en Barcelona. 

Cada vez que regreso de un país caribeño me impresiona el color de las ropas de invierno de Barcelona. Creo que no va bien para la salud este magma negro.
Tengo entendido que todo pañuelo, bufanda que se lleve en el cuello... envejece el rostro, absorbe la luminosidad de la piel, por muy joven que sea. Ya ni te cuento si eres una persona de cierta edad. Añade años. 

Expertos en colores como Jules Standish dicen que aunque la ropa negra definitivamente acentúa la figura, ayuda a verse más estilizada, vistiendo el negro, hay que poner atención a la cantidad de años que aumentan sobre todo en nuestro rostro. Hay que poner en la balanza si se quiere abandonar la edad real, por llamar la atención... en la figura. El negro hace que la luz sea absorbida sacando a la superficie todas las imperfecciones de la piel. 

También he leído por ahí que las personas que visten de negro tienen la manía de grandeza y quieren distinguirse entre otros. ¿Será verdad..?

Otra pregunta que me formulo es que la arquitectura de la ciudad de Barcelona, la moda, el diseño, hace que todavía, conserve a través de los años el punto industrial. Que los colores de las ropas urbanas sean variaciones sobre un mismo tema, como el bolero de Ravel:

Negro, negro-gris, negro-marrón, negro-verde, negro-rojo, negro-violeta, negro-amarillo, negro-azul, etc. 

La verdad es que para alguien que le guste la fotografía y el retrato, si uno se fija en los rostros no es que sean la alegría de la huerta. Con la increíble cantidad en ventas de maquillaje y pinta-labios, la luz del color no lo percibo. 


¿Será el resultado de un valor colectivo...? ¿Serán colores y texturas profundamente enraizadas desde la infancia en nuestro lenguaje y en nuestro pensamiento? 

viernes, 29 de enero de 2016

11. Costa Rica: Lavazza versus Musmanni


Es patético y un atraco alimentario a mano armada. 

Hablo concretamente de la Cafetería Lavazza del Aeropuerto de Costa Rica. 

Es lamentable la calidad de los alimentos en pastas dulces, bollería y demás variantes que todos compramos al esperar el vuelo de regreso a casa o dirigiéndonos a nuestro encuentro de negocios. 

Ni te cuento el tema de los precios... sobrevalorados. Bueno esto último podría estudiarse, si la calidad estuviera a la altura e incluso la superara con creces, a la de las innumerables Panaderías "Musmanni". Uno podría estar convencido de que abona el precio desorbitado de una pasta dulce pero su calidad está estupenda en el supuesto de que la valoremos en un 8 si es del 1 al 10. 

Lo lamentable es que después de recorrer Costa Rica y probar sus elaboraciones de panadería, dado que hacen muy muy bien el esponjoso hojaldre, fácil de digerir, con diversos rellenos. Sería de una ignorancia supina que mi conocimiento "turístico" de los alimentos del aeropuerto en la Cafetería Lavazza se circunscribiera a ese espacio. Me llevaría como turista una información lamentable de la machacona y cansina "Pura Vida". 

Creo que el Departamento de Alimentación del Gobierno de Costa Rica debería cuidar su imagen, su Marketing de Captación en transito de Turistas, en un Aeropuerto tan internacional y debería exigir gracias a un técnico "degustador" la verificación de los productos alimentarios. 


miércoles, 27 de enero de 2016

10. Costa Rica: Dónde Nadie es de Nadie


En cualquier pueblo o ciudad de Costa Rica no puedes saber si con quien estás hablando es tu hermano o hermana de padre. 

En el espacio de 3 meses solo he tomado un par de cucharadas del alma tica y es de lo que voy a hablar.  

Una cosa vaya por delante... los hombres costarricenses no es que sean muy atractivos ó lo que normalmente se dice guapos hasta enloquecer. Son hombres. Bueno pues el caso es que parece que parece.. son muy mariposones porque van de flor en flor. No es algo que me sorprenda porque el hombre como biología es un sembrador de espermatozoides. Luego, que uno esté contento con la cosecha de hijos y los quiera reconocer, es harina de otro costal. 

Es posible que el café tenga algún secreto o puede ser el "guaro" (bebida alcohólica que te hace perder el oremus), las frutas tropicales, los meses de lluvias ó las innumerables mujeres exuberantes tanto de mostrador pectoral como de prominentes traseros. Lo cierto es que el clima, la ropa de camisetas con tirantes, los sujetadores con rellenos, a pesar del regalo de la genética, hacen que el pecho aparezca como un mostrador intimidante, desbordante y a punto de reventar o salirse por cualquier trozo de tela. 

Realmente la mujer enseña su poderío con la ropa más vulgar fabricada por los chinos. Aunque lo más agradecido son los impactantes colores caribeños. En fin que no me extraña que los hombres vayan bastante cardíacos. 

Este tipo de mujer se combina con otro que es poco sensual: Mujer delgada, con muy poco pecho, de una altura no muy alta, con ropas, estilos y marcas que podríamos definir como "pija" o "chic", de clase social acomodada y con estudios universitarios, con debilidad para estar en todos aquellos acontecimientos sociales de moda y de rabiosa actualidad en una ciudad como es San José de Costa Rica, dónde se ejerza y practique el "postureo": ver y dejarse ver". Tengo muchos más matices de la radiografía pero hasta aquí dejo el tema.

Lo cierto es que la sociedad Tica se divide en dos: Las familias reconocidas legalmente, oficialmente están casadas y las familias que no están reconocidas. Esta fracmentación es dolorosa en ambas partes porque paralelamente la familia Oficial o sea esposa e hijos conocen de la existencia de la Familia No-Oficial. No sólo el tema tiene connotaciones de marcar el territorio y las posesiones sino que los reclamos de paternidad y pensiones alimentarias es una batalla doméstica de increíbles dimensiones traumáticas. 

Dado lo cual los hijos e hijas se les llena la boca de orgullo y satisfacción, cuando pronuncian delante de la sociedad... porque mi papa me ha comprado esto, porque mi papa me ha dicho aquello, porque estaré con mi papa, porque mi papa me ha ayudado en los estudios, etc. 

La otra mitad de niños y niñas de Costa Rica, a lo largo de su vida, no pueden pronunciar estas frases de orgullo. Son niños invisibles para el padre. Hasta la Universidad de Costa Rica ha tenido que elaborar informes muy específicos como: La Costa Rica sin padres: el reconocimiento de la paternidad y la pensión alimentaria por Mónica Budowski y Luis Rosero Bixby. Que merecen mucha atención en su lectura. 

martes, 26 de enero de 2016

9. Costa Rica: Playa Guiones en la Península de Nicoya


La Peninsula de Guanacaste o Nicoya la recomiendo con mucho entusiasmo por que es una de las zonas dónde mejor me he sentido físicamente... sin pretenderlo, sin esperar nada. 

Nuestro viaje fue llegar a Playa Guiones, kilómetros de playa que te invitan, levantando la mirada, a llegar a Ostional, por poner un ejemplo. Dónde las tortugas anidan sus huevos.  

También es verdad que estar en la frontera con el mar, es una de las constantes de mi vida. Estar en el límite de la arena con el agua, viendo el continuo oleaje de Pacífico, es todo un espectáculo. Las nubes de nano-partículas de Iones Negativos que vuelen desde la orilla hasta la extensa vegetación de la selva consiguen que las hormonas de los humanos llamadas endorfinas nos llenen de felicidad.

Es estar en una zona terapéutica. Depurativa, sin necesidad de mirar el reloj porque te guías por tu estómago y por la luz del Sol. Agua, mucha agua cuando el efecto del Niño no hace estragos en la zona. Lluvias y truenos impresionantes. Algún temblor. Aquí los terremotos se llaman temblores cuando no superan los movimientos apocalípticos. 

Google lo tiene todo, de modo que encontrarás la más amplia y extensa información sobre los habitantes de Nicoya su edad, en que emplean el tiempo, las motivaciones diarias de trabajo, amistad, amor y porque no, sexo. Sobre todo porque los varones son más longevos. Dado lo cual, mujeres, solteras o viudas con más de 65 o 70 años siguen encontrando amigos, enamorándose y haciendo el amor. 

De modo que la suma entre la genética, el estilo de vida y sus hábitos cotidianos hacen del lugar realmente terapéutico. Científicos de todo el mundo viajan a estos lugares para explorar los secretos de bienestar que practican los más ancianos del lugar.

La filosofía de vida del habitante que tiene su casita y terreno, es que sólo se recoge aquella fruta que ha caído del árbol, intensos y aromáticos árboles frutales en medio de la selva. Nunca antes. Es el punto ideal de la fruta. Y sólo se come la que recoges. Se practica el tiempo de espera y la austeridad de la medida. Hay que tomarse la vida según los tiempos del universo de la naturaleza. Hay gente que tiene un huerto más o menos ordenado y otra personas lo tienen instalado en el caos. Cada día es una aventura hacer la recolecta. En tu mano puedes llevar un machete para quitar las plantas más frondosas y abrirte paso. 

Tener un plan y un propósito cada mañana de acuerdo a lo que se es y lo que se posee, hace que el entusiasmo se asome a las pupilas de la gente como el Sol en el horizonte. 

La anécdota más curiosa que hemos vivido es estar en el porche de la casa sin ninguna luz. Ver la oscuridad a eso de la 5 de la tarde y cerrarse la noche como si fueran las 23h. En ese momento y pidiendo a la vista que se acostumbre, se distinguen pequeños destellos luminosos en el jardín que vuelan a ras de suelo. Poco a poco el baile que se descubre ante nosotros es espectacular porque aparecen más y más luciérnagas. Simplemente maravilloso. El tema es que la sorpresa no acaba aquí. Cuando por fin decidimos dormir, seguramente serían las 8 de la noche... no ocurrió de forma repentina agotados por la jornada de los 10 ó 15 kilómetros empleados en caminar por la playa de Guiones y Garza, sino tuvimos un espectáculo de lujo. Ya puestos en posición horizontal en la cama con la luz apagada empezaron las luciérnagas a revolotear por encima de nuestros cuerpos. Tuvo mucha gracia cuando conectamos el móvil por si conseguíamos hacer una foto. Las luciérnagas volaban en picado como si el móvil fuera una mega-macho-luciérnaga a punto de luchar contra otros machos luciérnagas para seducir a todas las hembras con su potente bioluminiscencia. En fin unos bichitos fascinantes. Que de día son unos simples escarabajos, que cualquiera que le dieran miedo, aplastaría pero que yo los ignoro por completo por su apariencia insustancial. ¿Y si a los humanos nos colocaran esas propiedades que tienen las luciérnagas?

Ante todo no quiero engañar a nadie pero "el Paraíso no existe". A quien le moleste que la ropa no se seque por la humedad, está apañado. Quien no sepa estar con una conexión a Internet fluida, ni te cuento. Si le molesta estar bañado en sudor, pegándose a la piel la ropa, con un sol demoledor, no es su lugar. Si los mosquitos disfrutan con su sangre, que le voy a contar. Si las conversaciones inquietantes de los monos Congos le asustan, o ven como les observan desde cualquier ventana o las salamandras se paseen por el dormitorio, es un todo un problema. La verdad acordándome de los Congos, tengo una anécdota. La realidad es que ellos estaban libres y nosotros estábamos enjaulados en la casa... si todas las ventanas tienen rejas y filtros anti-mosquitos, de modo que un día que salí de la ducha desnuda porque ya me había secado, empezaron a bramar los Congos tanto, tan fuerte y tan inquietante, que enseguida me vestí porque lograron asustarme. 

sábado, 31 de octubre de 2015

7. Costa Rica: San José boleto de vida de 5am. a 5pm.





Horarios de luz y vida cotidiana 



La vida posible en la calle la inicio a las 6:30am. Cada mañana. No quita que desde las 5 este despierta y levantada.

Lo típico es beber agua de limón exprimido con ese artilugio de México con forma de dos cascaras de huevo encajadas a la mitad.
Preparo café americano, con café de costa rica off course. Es aguado, no es expreso tipo italiano. Es de buena calidad y no necesariamente  la gente acostumbrada a tomar un café con cafetera italiana acepta beber una bañera de café.

Seguidamente me pongo las bambas, la camiseta de deporte, gorra y a la calle. Como dije son las 6:30am. Es una hora de Sol "soportable". El Sol de Costa Rica es intenso y demoledor para hacer deporte mas tarde. Para mi, es motivo de bajada de tensión, deshidratacion y agobio a tope.

A unos cuantos metros, cruzando la Avenida16 y más tarde la vía del tren de apenas unos 75cm de separación paralela, camino hacia un paso elevado que cruza la Avenida12. El circuito azul del atletismo está esperándome. Me aseguro que la señora de las pipas de coco esté abierta. Empiezo a correr.

Bueno correr es mucho decir, troto y troto con saltos cortos pero lo prefiero para no lesionarme los tobillos o cualquier huesecito de mi cuerpo serrano. Hay que entrar en calor. La verdad es que he llegado a Costa Rica con algunos kilos fruto de las tensiones y acontecimientos de éste jodido 2015.

Gracias a la Popoya, ay, perdón, a la Papaya estoy logrando restablecer mi armonía física y mental. Por cierto las semillas de las papaya aplastadas "sabor a pimienta" son un verdadero laxante.

Continuo con el relato de mi entrenamiento. Intento hacer 5 vueltas: 3 corriendo sin parar y 2 andando a paso enérgico. En fin me va estupendamente y me siento de igual manera.

Al finalizar voy al puesto de frutas... hay varios a lo largo del parque de la Sabana y pido con mi perfecto español: Hola buenos días, una pipa por favor. 500 colones, respuesta: si mi amor. La señora coge el machete tipo "hoy abro un paso en la jungla" y con el coco en la mano, apoyándose en un punto, comienza a dar varios cortes al verde coco. Precisos muy precisos. Por fin me lo entrega adjuntándome una pajita. Admiro como me lo entrega el coco, agujereado y sin derramar ni una sola gota del preciado líquido. Mi Harry y yo lo saboreamos intensamente.

Terminado, finalizado el tiempo destinado a despertar los huesines y el ánimo, reemprendemos el regreso a casa. De nuevo el paso elevado, de nuevo las encogidas vías del tren y pá casa. El Sol... ya son las 7:30am.

El tren es un carrusel de sonidos, de humo negro, de traqueteo y de visión de pasado, pasado. Parece una oruga de 100 pies con vagones moviéndose como las caderas de una mujer mórbida. Una tiene la sensación que de un momento a otro un vagón va a perder el equilibrio y como dicen en el teatro... !que comience el espectáculo!. ¿Para cuando un tren eléctrico para San José?.

Otro detalle que no entiendo es ¿cómo es posible que los pasajeros aguanten el silbato? Llevan tapones...? Están sordos...? los pensamientos quedan disueltos ante tremendo estruendo durante 1 o 2 horas que dure el trayecto... Quedan lobotizados...? la verdad es que me lo pregunto.
Para que os hagáis una idea. Si estás al lado, osea que vas caminando y aparece el tren, el sonido (no tengo un aparato de decibelios) pero explicado así, a lo burro podría decir que el sonido es una animalada, vamos, a lo bestia. El colmo es que no se contenta con pitar cada vez que se aproxima un cruce, no estimadores señores, no, es cada 15 segundos, incluso yo diría que menos.

No se necesita despertador aquí en San José, con oír el primer tren de la mañana, en plan bocina vuvuzela sonando a la puerta del condominio, es suficiente.

Dado lo cual cuando se da esa situación, de oír próximo la llegada del tren intento taparme los oídos. !Que escándalo! y aquí viene al pelo la canción de Rafael para tomárselo con humor.

Bien el resto del día tengo muchas actividades en que entretenerme hasta que la noche pinta las ventanas de brillantes luces en las montañas.


A partir de ese momento, alrededor de las 5 de la tarde ya no se puede salir a la calle a caminar, pasear. Nadie pasea. !Que distinto de Oporto! y su magnífico paseo por el río Duero saliendo al Atlántico y más allá.

Aquí salir por un refresco o una bolsa de patatas fritas al chino de turno, (en cada país lo pueden encontrar como Badulake, Depaner, la tienda del chino) lo que decía, aquí salir es siguiendo el pespunte de esta frase cada día: Vamos a salir antes de que nos atraquen y, estando en una zona residencial, en fin que no estamos en un barrio marginal.

Señores, dado lo cual la vida posible es de 5 a 5.

Luego, de 5 de la tarde hasta la hora de dormir viene a ser lo que el cuerpo te pida... que te quieres ir a dormir a las 8 de la tarde, pues te duermes, que logras aguantar hasta las 10, tu mismo.

El tiempo de la noche tienes que estar (si no tienes vida social con coche) en la casa, con rejas y concertinas (alambradas) en los tejados.

Gracias que hay Internet, Netflix, los libros, conversar, etc.

La vida es muy corta gracias a los depredadores de la noche que tienen otro horario y faltaría más que no tuvieran esos horarios... qué sería de los Derechos Humanos.

lunes, 26 de octubre de 2015

6. Costa Rica: de la impecable Sabana... a la Pura Vida Tóxica



De la impecable Sabana... A la Pura Vida Toxica

La Sabana de San José de Costa Rica es un parque saludablemente motivador para practicar deporte en sus más amplias facetas: caminar, correr, patinar, bicicleta, baloncesto, fútbol, etc. Todas las opciones están entre arboles magníficos y abundante hierba verde. 

La Tierra absorbe perfectamente los aguaceros que cada tarde se desencadenan como si fuera el diluvio universal. Cada mañana el Sol de Costa Rica ilumina el animo de las gentes que se desplazan a sus trabajos o a los deportistas que necesitan continuar con su rutina de entreno, también es verdad que el perfil de los "caminantes"es muy variopinta en edades. Los domingos son una fiesta, la gente en familia acude con su ropa deportiva, sus frutas tropicales, sus pipas de agua de coco. Una verdadera delicia.

Si queréis haceros una idea de como es La Sabana solo hay que ir al Google Street View.

Bueno, pues después de contaros este aspecto tan saludable y motivador. Es una pena que San José sea de las ciudades mas contaminadas. Osea de que el slogan de marketing: Pura Vida... Aquí seria Pura Vida Contaminada, Pura Vida Tóxica.

Varios son los puntos de Contaminación:


a. Los innumerables autobuses que circulan con una salida de humos negros malolientes por el tubo de escape. Cuya composición debe contener índices alarmantes de sustancias cancerígenas. Algo que el gasto publico de Salud Costarricense lo debe notar.

No entiendo porque el Gobierno no multa a las empresas privadas de las líneas de autobuses por la emisión de gases tóxicos. 

b. Si, me dicen que San José no es una ciudad turística por definición.

El centro peatonal y comercial lleno de mercados, restaurantes, cafeterías están abandonados a la limpieza. Las papeleras rebosan vomitan la basura, esta se acumula en cualquier esquina.

Si, el Gobierno podría facilitar nuevos puestos de trabajo para mantener limpia la ciudad... Pero la gente debería ser mas cuidadosa. ¿Porque tiran la basura en cualquier parte? Y hablo de basura a cualquier envoltorio de papel, plasticos, latas, vasos, restos de comida dentro del amplio espectro de materia orgánica, etc, que pudiendo esperar a tirarlo en el contenedor adecuado, guardándolo en el bolso o mochila, hasta encontrar la papelera mas próxima. 

En fin se debería ir con mascarilla blanca tipo los japoneses, por San José para poder respirar.  

¿Porque la gente que visita, trabaja y pasea por San José es tan guarra?

A veces no es todo echarle la culpa a los Gobiernos, la culpa es del ser humano y los valores ciudadanos.

Otro sector que podría ayudar es la Iglesia... Coi, con lo religiosos y católicos que son, no entiendo como porqué los curas no colaboran un poco desde sus púlpitos en hacer feligreses higiénicos, respetuosos y enamorados con su ciudad: San José.


Datos que se encuentran en Internet:


Contaminación del aire El estudio también demostró que si bien hay un avance en la disminución de las partículas gruesas (PM10) en el aire, las más pequeñas (PM2.5) superan las normas establecidas. “Los niveles de partículas PM10 que se originan por la suspensión de polvos, actividades de construcción, humo de escape de vehículos e industrias alcanzan los valores establecidos por el decreto 30221-S, donde los valores más altos se registran en La Uruca (37 ug/m3) y Hatillo (35 ug/m3)”, expuso Herrera. Por el contrario, las partículas PM2.5 que son altamente tóxicas e ingresan directamente a los pulmones y de ahí al torrente sanguíneo, presentan incumplimientos en los alrededores de La Uruca y del Edificio Central de la Municipalidad de San José, donde se muestran promedios de 26 y 28 mg/m3, respectivamente cuando la norma de la Agencia de Protección de los Estados Unidos es 15 mg/m3. Según Herrera, las partículas finas son generadas en un 71,3 por ciento por fuentes de emisión asociadas con actividades antropogénicas, que pueden ser controladas mediante herramientas de gestión de calidad del aire. “Los avances que tenemos en la disminución de contaminantes en el aire, se deben a las políticas que se establecieron de poner más zonas peatonales y la arborización urbana, pero todavía nos queda disminuir la flota vehicular y mejorar las condiciones del servicio público”, argumentó Araya. Especial atención merecen los datos registrados de dióxido de nitrógeno (contaminante generado por la quema de combustibles), ya que de 14 sitios monitoreados, seis muestran incumplimientos del criterio de la Organización Mundial de la Salud, entre ellos: Frente al Hospital San Juan de Dios, Parque Central Avenida Segunda, Bomba La Catellana, Edificio del AyA en el Paseo de los Estudiantes, Barrio Pitahaya y Barrio Cuba. “Los efectos de la calidad del aire en el cantón pueden ser medidos por la frecuencia de eventos de lluvia ácida. Durante el 2010 el 31 por ciento de las precipitaciones registraron lluvia ácida; es decir, un pH inferior al 5,60 lo cual podría afectar la calidad de los suelos, árboles y plantas y deterioro de estructuras metálicas”, subrayó Herrera. La presentación de estos datos se da como resultado de un proyecto de cooperación conjunta entre la Universidad Nacional y la Municipalidad de San José denominado Agenda verde: San José, que desde el 2007 mantiene un monitoreo de la calidad ambiental del cantón, con el fin de generar un diagnóstico confiable de los principales retos en materia de gestión ambiental y la retroalimentación de los programas de trabajo del municipio capitalino.