viernes, 1 de mayo de 2009

Hay que jugar con la Primavera

La primavera nos puede afectar de dos modos distintos...

Positivo

Negativo

La primavera es sinónimo de vitalidad, euforia y optimismo. Biológicamente, es la estación del cortejo, del apareamiento.

En los seres humanos hay una mayor variedad de estímulos... invita a las relaciones amorosas.

Bajan los niveles de colesterol, independientemente de la ingesta de calorías.

La actividad de ciertas hormonas, como la melatonina y las endorfinas, decisivas en nuestro rendimiento, hacen de la primavera una vacuna emocional que mejora nuestro ánimo.

La exposición moderada al sol se convierte en un regalo para la piel, sobre todo en casos de psoriasis y eccema atópico.
Es la estación más proclive a la ansiedad y a los ataques de pánico, sobre todo los días previos a las precipitaciones. Las lluvias, sin embargo, aplacan estos episodios.

Aumentan los suicidios en personas con depresión que llevan meses gestando la idea.

Mayor sensibilidad a algunos agentes biológicos que provocan, por ejemplo, conjuntivitis o rinitis.

Alrededor del 10% de la población española sufre durante las primeras semanas los molestos síntomas de la astenia primaveral: fatiga, somnolencia, decaimiento y falta de energía.

A veces se dan pérdidas transi­torias de memoria, dolor de cabeza, debilidad muscular y tensión arterial baja.
Publicar un comentario en la entrada