domingo, 1 de febrero de 2009

En los años 90 ya habían divulgadores científicos que me dieron a conocer un futuro de "párias genéticos"

Es curioso cómo se reinterpretan los temas. Hoy leo sobre la selección genética y lo plantean como que está a punto de nacer.


No es verdad que: "Espiar la salud ajena es un deseo que muy pronto harán realidad las aseguradoras sanitarias, las empresas, las clínicas…". Desde hace muchos años se vienen haciendo análisis encubiertos en los lugares que se acaban de citar... mummm! para que lo puedas entender.... sabéis las huelgas de trenes, médicos, controladores aéreos, que legalmente no son huelgas pero si son encubiertas, pues esto es lo mismo.


Y sigue el artículo...


"Existe la tecnología y hay ganas de hacerlo. Aviso a navegantes y despistados: En España, más pronto que tarde se podrá mandar al paro a un trabajador porque su código genético, su ADN, no responde al perfil que marca el empresario. O sea, que si el genoma del sujeto dice que éste podría desarrollar algún día una determinada enfermedad, que se dé por jodido: podrá ser despedido de su trabajo o, en otros casos, ni siquiera ser admitido en un curro, por más competencia que demuestre para el trabajo.


A estos descartados, algunos sociólogos americanos ya les han puesto la etiqueta de ‘parias genéticos’, una nueva clase social que no podrá acceder a un empleo por el simple hecho de haber nacido con genoma imperfecto. Como todos los humanos, por otra parte.


Estamos, pues, a las puertas de un nuevo uso y abuso de la ciencia médica para fines excluyentes. Maravillosos tiempos se avecinan para las aseguradoras de salud que, además, podrán rechazar a futuros clientes si su ADN no cumple los requisitos exigidos por la compañía. O subirles mucho más la póliza. Eso sí que es espiar."


Yo diría "perdona bonito"... pero las aseguradoras ya lo están llevando a cabo desde hace varios años. Aconsejan a las embarazadas que si se arriesgan a traer al mundo un ser que geneticamente implique un gasto hospitalario de la ostia, tienen que pagar unas polízas tremensas... cambiarse de aseguradora o soluciones que no quiero escribir.


Os dejo leer el resto del artículo con tranquilidad... ahí va!:


"Estos días en Madrid se han reunido numerosos científicos nacionales y extranjeros para intercambiar conocimientos sobre los genomas personales y el futuro que nos espera. En la actualidad, ya existen empresas que, a partir de una muestra de saliva, averiguan la predisposición genética a ciertas enfermedades y por un precio de unos 1.000 dólares, pero sólo detectan algunas de las alteraciones más sencillas de los genes.


Tiempo al tiempo. Porque tal y como van de rápidos los avances en genética, en cuanto los análisis tengan precios asequibles, no habrá empresario que se resista a la tentación de formar su plantilla de trabajadores según los dictados de la genética.


De ahí que expertos, sabedores de lo que se nos viene encima, hayan lanzado una advertencia seria: que la legislación garantice la protección de los ciudadanos, en ámbitos como el laboral y el sanitario, de modo que, si una persona decide acceder a la descodificación de su genoma, la ley le asegure que sus datos no serán utilizados en su contra para discriminarlo en un trabajo o en la sociedad.


Por cierto, ¿están seguros los datos genéticos que se almacenan en los ordenadores de los hospitales españoles, ya sean públicos o privados? ¿Qué pasaría si estos datos fuesen conocidos por alguna empresa? ¿Alguien podría calcular el precio en euros de esta información? Quédense con el nombre de la nueva clase social cuyo nacimiento algunos auguran cercano: parias genéticos. Usted o yo podríamos ser uno de ellos".

Publicar un comentario en la entrada