miércoles, 4 de enero de 2017

Operación Stonehenge: ¿qué precedió al cromlech neolítico?


El monumento antiguo más investigado de Gran Bretaña era un misterio hace poco. Se trata del cromlech de Stonehenge. Se ignoran sus orígenes, pero este misterio queda –al menoshasta cierto punto- resuelto en este documental que supera con mucho los libros que habíamos leído en nuestra juventud: el de Ferdinand Niel (Stonehenge, templo misterioso de la prehistoria), el de Michel-Claude Touchard (La arqueología misteriosa) o el de Serge Hutin (Las civilizaciones desconocidas), todos ellos publicados en España en los 70. Luego olvidamos el tema y retuvimos aquel lugar como reflejo de una civilización cuya vida estuvo marcada por el recorrido del Sol y los hitos solsticiales. Cuando vimos este documental nos dimos cuenta de lo mucho que ha progresado la arqueología en la era de la informática. Algunos misterios y enigmas de Stonehenge siguen ahí, pero lo esencial ya está resuelto.

¿QUÉ YACE BAJO LA SUPERFICIE? 

Stonehenge se realizó con herramientas de piedra y hueso: per con una rígida planificación y una intencionalidad absolutamente implacable. En sólo 5 años, la arqueología del siglo XXI ha revelado una imagen y unos datos sobre Stonehenge sin precedentes. La primera parte de este documental titulado ¿Qué yace bajo la superficie? Nos describe la técnica utilizada por los científicos. La novedad no tiene que ver solamente con la técnica, sino también con el ámbito de lo estudiado. La idea es que el cromlech de Stonehenge no es un monumento único sino que está instalado en una comarca en la que existen otros muchos monumentos arqueológicos levantados en la misma época, por lo que, de una forma u otra, debían estar unidos al famoso “círculo de piedras”. Eso y ver cómo evolucionaron en las décadas anteriores y siguientes a la construcción del monumento central. El programa de investigación anglo-austríaco recibió el nombre de “Paisajes ocultos de Stonehenge”.



La tecnología de sensores remotos para mapear la zona permitió establecer un mapa tridimensional de 10 kilómetros cuadrados de la zona. Los sensores permitieron realizar una excavación virtual e la zona y ver lo que hay bajo la superficie. Lo que se obtiene es un mapa multicapa con una resolución de décimas de centímetro que permite ver en dónde se ha excavado alguna zanja o se ha colocado alguna estaca, sin importar la época en la que se haya hecho. Hace unos años esto parecería algo imposible, casi ciencia ficción. El principio no es diferente al de la ciencia forense: siempre que se ejecuta alguna acción queda en el escenario algún rastro por mínimo que sea. Así se puede establecer un mapa que nos diga cómo evolucionó el paisaje durante miles de años.

Para entender Stonehenge hay que remontarse a mil años antes de la construcción del monumento. Solamente así se encuentra el sentido de por qué el “círculo de piedras” está como está. La arquitectura de Stonehenge no existe aisladamente, está incluida en un paisaje “sagrado” que abarca kilómetros y en el que se han ido superponiendo capas de monumentos arqueológicos de los que hasta ahora no se tenía apenas constancia. En realidad, en los libros que nosotros mismos habíamos leído hace 40 años solamente se aludía a “estacas” situadas apenas a 100 metros del centro geométrico del monumento. 

DESDE EL MESOLÍTICO HASTA ANTEAYER

Los primeros rastros de actividad en la zona de Stonehenge se remontan a 10.000 años atrás. Es el período llamado “mesolítico”- Ya entonces fueron apenas a 250 kilómetros de Stonehenge, tres columnas verticales. Se descubrieron en 1966. ¿Qué tenía de especial este lugar para que fuera ocupado en el mesolítico por pobladores estables? Las excavaciones convencionales han permitido encontrar allí herramientas de todo tipo: herramientas de sílex, huesos de uro, huesos humanos… 


Hace 8.500 se produjo un cambio climático (provocado por la retirada de los hielos y la formación de Inglaterra como isla). En esa época, al Este de Stonehenge se encontraron huellas con el scaner de alta resolución del proyecto paisajes ocultos de actividades humanas en esa época. Ahí ya se encontró una estructura más compleja. Era un túmulo alargado. Fue el primer gran monumento de la zona. Los datos del scaner mostraron que el monumento estaba formado por pilares de madera. Hace 9.000 años Europa sufrió la revolución neolítica: agricultura y asentamientos permanentes, se expandieron de Este a Oeste y llegaron a Gran Bretaña. Se empezaron a realizar enterramientos en túmulos alargados que gracias al escáner tridimensional ¡pueden ser reconstruidos!

Descarnaban los huesos, decapitaban a los cadáveres y se trataba de tratar los cráneos de otras maneras. Eran enterrados en fosas comunitarias. Eran “casas para los muertos”.

Hace 5.600 años apareció lo que se ha dado en llamar “recinto de fosos”: anillos de zanjas circulares con huecos en ellas, son los “fosos”. Representan los primeros tipos de recintos que se encuentran en la prehistoria: son las primeras formas de marcar el territorio. Aparecieron conflictos, hubo luchas. Se han encontrado 70 estructuras similares. Se ha sugerido que forman una frontera entre los distintos grupos asentados en el país. Eran guerras tribales entre clanes. Se han encontrado restos de estos combates en el sur de Gran Bretaña. Estos combates frenaron la construcción de monumentos en estas zonas. 


Siguió una paz en la que se reanudó la construcción de monumentos: entonces aparecieron fosas ovales como el llamado “gran cursus”, una larguísima zanja de dos kilómetros de longitud que implicó el desplazamiento de 20.000 toneladas de caliza. Era necesario disponer de hachas de sílex. A 250 km de Stonehenge se han encontrado pozos excavados con herramientas de piedra y hueso de los que se extraía el sílex siguiendo las vetas. En el “cursus” se encontraron huecos, vías para entrar y salir. De ahí se dedujo que el “cursus” era una ruta procesional cuyos principales hitos eran dos grandes pozos de 5 metros de ancho. Quedó claro que el solsticio de verano, la alineación el pozo oriental con la salida del Sol y la alineación del foso occidental con el ocaso, confluyen en el lugar en el que Stonehenge se construiría 400 años más tarde. Así pues, el trazado del “cursus” está vinculado al cromlech. Así pues, el emplazamiento de Stonehenge tuvo un carácter ritual y solar. Y este es uno de los grandes hallazgos del proyecto científico mostrado por el documental.

TECNOLOGÍAS INESPERADAS

Lo sorprendente es que algunos cráneos encontrados en Stonehenge se sometieron a cirugías craneales. La trepanación de entonces, utilizaba las mismas técnicas que la cirugía moderna. Los análisis forenses han mostrado que tenían un conocimiento avanzado de la fisiología humana. Las señales de curación muestran que los antiguos cirujanos eran expertos en estas operaciones y funcionaban. Todos estos elementos indican la existencia de un pueblo con razonamientos complejos que conocían las leyes del cosmos, los movimientos solares, con capacidad de organización, técnicas aplicables a distintos planos (minería, cirugía, astronomía, construcción).

El círculo que rodea Stonehenge a 75 metros de su centro, data de 3.000 años antes de Cristo. Es el inicio de lo que se convertiría en el cromlech. La datación del carbono 14 indica que 400 años después de trazar la zanja, levantaron el círculo de piedra. 

Ahora que ya sabemos los tiempos en los que se fueron formando los elementos que llevaron a la construcción de Stonhenge, el objetivo siguiente era ver cómo se integraban estos monumentos entre sí. A un kilómetro, hacia el noroeste, los arqueólogos utilizando el scanner captaron señales de algo inesperado: un pequeño montículo. Era conocido desde hacía tiempo, pero el scaner tridimensional permitió utilizar una tecnología que permitió conocer la estructura del montículo y lo que había bajo la superficie. Se encontraron agujeros de postes dispuestos en círculo: otro “monumento henge” compuesto por una zanja, los postes y un banco de tierra. Así pues, existieron otros monumentos cerca de la “zona sagrada” de Stonehenge. Luego se descubrieron otros monumentos similares. Se fueron produciendo identificaciones de más y más monumentos de tamaños y formas muy distintos.


Se reexaminaron antiguos datos obtenidos cerca del cromlech. Se encontraron otros 50 monumentos del neolítico tardío. Stonehenge no estaba solo. Había monumentos similares, santuarios que se visitaban en ciertas fechas. Para transformar Stonehenge de un monumento más (zanja + banco de tierra) se precisaban enormes bloques de piedra: gigantescos menhires. La tradición de construir estos monumentos de piedra se remonta a 7.000 años atrás. Fe la llamada “cultura neolítica”. En Carnac, Francia, se encontraron miles de menhires de entre 2 y 4 toneladas, algunos con 20 toneladas dispuestos en una sola zona. En Gran Bretaña se construyeron más de 1.000 monumentos de piedra. En Stonehenge hay monumentos similares que evidenciaban un nuevo nivel de actividad colectiva y de evolución cultural. El cénit de esta cultura llega con Stonehenge.

VALORACIÓN Y RECOMENDACIONES

El período de 6.000 años anteriores a la construcción de Stonehenge ha sido reconstruido por el Proyecto Paisajes Ocultos. Nos lo muestra esta serie de dos documentales, de los que la segunda parte está dedicada específicamente a la cultura de Stonehenge y la primera, que hemos seguido hasta ahora, a lo que le precedió y dio origen.

Ambos documentales son extraordinariamente instructivos y realizados combinando filmaciones con animaciones y reconstrucciones en 3D. Obviamente, los datos científicos son inapelables aunque las deducciones puedan estar sujetas a críticas o revisiones. Pero si de lo que se trata es de conocer nuestra pasado ancestral (el de nosotros, los europeos) este documental y el proyecto científico que nos muestra, es una pieza clave.

Gustará a quienes tengan conciencia de ser europeos y se pregunten cuál es su identidad originaria. Deleitará a quienes en nuestra juventud nos preocupamos por aquel cromlech extraño y único en el mundo, y cuarenta y cinco años después nos llevamos la satisfacción de saber que la arqueología ha realizado progresos enormes gracias a las nuevas tecnologías. Todos aquellos que tengan el cerebro acondicionado para sorprenderse por la historia o la prehistoria, sabrán agradecer a los artífices de este documental y a la cadena que lo emitió (TV2), su esfuerzo.



FICHA:

Título original: Operation Stonehenge: What Lies Beneath
Título en España: Operación Stonehenge ¿Qué yace bajo la superficie?
Duración episodio: 59 minutos
Año: 2003
Temática: La aplicación de las nueva tecnologías y, concretamente de un scanner en 3D en la arqueología orientadas a desvelar el misterioso origen del cromlech de piedra de Stonehenge
Género: Documental.
Subgénero: Arqueología.
Director: Jeremy Turner
Lo mejor: La claridad y sistematización en la exposición.
Lo peor: Mezclar Carnac con Stonehenge.
Puntuación: 9
Documental completo en castellano: https://youtu.be/Ek_oVWBEF0I
¿Cómo verlo?: Puede verse gratuitamente en el enlace indicado. 
Publicar un comentario