miércoles, 4 de enero de 2017

Audacia es el juego, periodistas en acción


Se la presenta como una serie innovadora y que fue el modelo para otras posteriores. En realidad, la novedad consistía en que los tres protagonistas eran redactores de Howard Publications y que la serie tenía como protagonistas a tres redactores que se turnaban en cada episodio, unidos por el común denominador de una secretaria que aportaba el poco humor que había en la trama. Audacia es el juego fue estrenada en España tempranamente, a poco de su emisión en EEUU. 

CON CUATRO HOMBRES JUSTOS COMO PRECEDENTE

Hoy aparece como una serie que aporta poco. Los comentaristas y críticos, cuando aluden a ella suelen decir que fue pionera de un género que proliferaría durante los años 70: las series de “mistery movies”: McCloud (1970-1077), Columbo (1971-1978), McMillan & Wife (1971-1977), Banacek (1972-1974), Madigan (1972-1973), McCoy (1975-1976), todas ellas producidas por la NBC. Pero esta afirmación es, cuanto menos, discutible.

Si hacemos excepción de la época en la que apareció Audacia es el juego, el formato recuerda extraordinariamente a Los cuatro hombres justos (1959-1960) realizada doce años antes. En ella, cuatro protagonistas diferentes se iban turnando en aventuras autoconcluidas bastante similares (y mucho más variadas) que los tres que aparecían en esta otra serie. Lo único que la NBC había variado era el número de protagonistas a los que les había restado su carácter de excombatientes (la guerra mundial había terminado un cuarto del siglo antes y los veteranos peinaban canas y empezaban a ser tripudos), introduciendo el elemento del semanario como nexo de unión. 



Así mismo, el medio había alcanzado la madurez en los años que mediaban entre una y otra serie y los episodios tenían guiones algo más cuidados y extensos, dotados con presupuestos más altos. Eso fue lo que permitió que cada episodio de esta serie durase un tiempo desmesurada e inusualmente alto para la época: 90 minutos.

EL MARCO ARGUMENTAL: UNA REVISTA DE CRÍMENES

Uno de los protagonistas, “Glen Howard” (interpretado por Gene Barry) aparecía como propietarios de Howard Publications, editora de la revista Crime que vendría a ser algo así como la versión norteamericana de El Caso que se publicaba en nuestras latitudes. Obviamente, más glamurosa y dedicada al seguimiento e investigación sobre crímenes más sofisticados, Crime tenía como redactores a “Jeff Dillon” (Toni Franciosa) y a “Dan Farrell” (Robert Stack).

A estos tres personajes se unía la secretaria de redacción “Peggy Maxwell” (Susan Saint James) que aparecía en todos los episodios, a diferencia del resto de protagonistas que, habitualmente, se iban turnando. A ella le correspondía colocar el toque de humor y el elemento atractivo para el espectador masculino. No era particularmente experimentada en estas tareas, incluso alto torpe en el interior de la redacción, pero terminaba siendo eficiente en su trabajo y, sobre todo, introducía el elemento cómico en la trama.

Los guiones pretendían responder a los problemas de la sociedad norteamericana de aquel momento y tratar temas de actualidad. Recordemos que eran los años en los que empezaba a conocerse que existía la “cosa nostra”, es decir, la mafia siciliana que operaba en los EEUU. También era la época de las protestas contra la guerra del Vietnam y la revuelta en los campus universitarios. 


¿QUÉ FUE DE LOS ACTORES?

“Dan Farrell”, aparecía como un ex agente del FBI que se había dedicado al periodismo. Los productores no encontaron a nadie mejor que a Robert Stack (1919-2003) para asumir este rol. Hay que recordar que Stack había protagonizado Los Intocables hasta 1963, después su rostro saltó a la pantalla grande en películas que o no tuvieron gran éxito o bien eran “corales” y su presencia estaba muy disminuida. En estos roles pudimos verlo fugazmente en ¿Arde París? (1966) o bien en 1941 (1979), película que, inexplicablemente, constituyó el único fracaso comercial de Spielberg. En realidad, a partir de mediados de los años 60, Stack era una “estrella” en decadencia que se había refugiado en televisión para prolongarla hasta el límite de lo posible. De hecho, su intervención en Audacia es el Juego, revivió los laureles que había obtenido con Los intocables y prolongó su presencia en las pantallas de tv hasta poco antes de su muerte.

Gene Barry (1919-1909), de verdadero nombre Eugene Klass, adoptu su nombre artístico por la admiración que sentía hacia John Barrimore. Debuto en el teatro en 1944, pero su hora llegó con Audacia es el juego que le proporcionó fama y notoriedad y la abrió el camino para otras series televisivas. Se le vio en el piloto de Colombo y al declinar el recuerdo de estas series volvió a las pasarelas de Broadway. 

Finalmente, Tony Franciosa (1928-2006), tenía una amplia experiencia precedente en series televisivas cuando llegó a ésta. Participó en la comedia El día de San Valentín  (1964-1965) y luego en Search (1972-1973), Matt Helm (1975), etc. De él se cuenta que tuvo problemas en Audacia es el juego a causa de su temperamento y que fue despedido antes de concluir la serie en la tercera temporada. Siguió en activo hasta 1996, pero con una carrera en declive desde finales de los 70.

De los actores de la serie sobrevive Susan Saint James a la que habíamos visto previamente en la primera temporada de Ironside (1967-1975). Fue en Audacia es el Juego en donde su carrera se consagró definitivamente y la abrió las puertas, a poco de concluir, para asumir el papel protagonista en la serie McMillan y esposa (1971-1977), junto a Rock Hudson. Se retiró de la interpretación en 1989 tras concluir la serie Kate y Allie (1984-1989) sobre los problemas de la educación de los hijos de madres divorciadas.


VALORACIÓN Y RECOMENDACIONES

A pesar de ser una de las series más caras de su tiempo y que se le atribuyeran cualidades innovadoras, lo cierto es que al contemplar a cuarenta y cinco años de distancia los episodios nos embarga una inenarrable sensación de vacío. Los argumentos y temas aparecen como bastante tópicos y su pretendido intento de enlazar con la realidad socio-política resultó forzado y, sobre todo, frustrado. No aburre, pero tampoco entretiene lo suficiente como para soportar los créditos hora y media después de haber visto la presentación.

Gustará a los que creen en el “periodismo de investigación” y a quienes les gustan que los protagonistas sean actores conocidos. Obviamente, para los que se sintieron capturados por la interpretación de Stack en Los Intocables, verlo nuevamente aquí con diez años más supondrá un placer inenarrable. Los coleccionistas de series de los 70 tendrán en ésta a un precedente que inspiró el rodillo de las que siguieron y que, en gran medida, sustituyeron a las series sobre el farwest de la década precedente. 




FICHA

Título original: The Name of the Game.
Título en España: Audacia es el juego.
Temporadas: 3 (76 episodios autoconcluidos)
Duración episodio: 90 minutos.
Año: 1969-1971.
Temática: Thriller
Subgénero: Acción – Aventuras.
Tema: Tres protagonistas diferentes que en cada episodio asumen una lucha contra el crimen y a desvelar misterios de la actualidad
Actores: Robert Stack, Tony Franciosa, Gene Barry, Susan Saint James.
Lo mejor: los distintos estilos y temáticas de cada protagonista evitaban el tedio.
Lo peor: glamour no supone innovación.

Puntuación: 6,5
Trailer (en inglés): https://youtu.be/oi0nBjqiQ2k
Trailer del episodio rodado por Spielberg: https://youtu.be/zUbUhy-5z6c
Sintonía e introducción de la serie: https://youtu.be/J-xExiIxS48
Episodio de la serie (en inglés)https://youtu.be/tyIJakCZzdk
¿Cómo verla?: Algunos episodios en versión original están incluidos en youtube. En emule también pueden encontrarse con subtítulos en inglés. 


Publicar un comentario en la entrada