martes, 19 de mayo de 2009

Un mar de plásticos... Almería

Desde que hemos tenido la oportunidad de comer las verduras que hemos cultivado... berenjenas, pimientos, tomates, habas, uva negra, higos blancos, higos negros, peregil, albahaca, rábanos, espinacas, en un espacio muy pequeño de huerto me parece que la gente tendríamos que ser auto-suficientes para no tener que llegar a estas perversiones de agricultura.

En los supermercados de las grandes y no tan grandes ciudades... llegan productos sin aroma, con textura sin madurar, con sabores... a nada.

Estoy alucinada estos días cuando camino por toda Mayor de Gracia, por Torrent de L'Olla, por Travessera de Gracia en Barcelona... y observo en silencio como las mamas llevan a sus bebes en unas calles tan contaminadas. Me gustaría acercarme y decirles mirándoles a los ojos... Vete con tu bebé al campo!!!, a un lugar dónde el aire sea casi puro!!! Los pulmones de tu bebé... tan nuevos, tan recién estrenados al mundo, no se merecen que al salir del vientre de la mami respiren tanta contaminación.

Esta contaminación no está sola, le acompaña la contaminación acústica y la lumínica. El ruido que producen las Ambulancias es devastador, demoledor, irritante. Los decibelios son alucinantes.
Publicar un comentario en la entrada