miércoles, 3 de mayo de 2017

Entrevista a Philippe Lesage, director de Le Démons


Considero a Montreal como uno de los lugares más seguros del mundo. Sin embargo, su película discurre en esa ciudad sobre el trasfondo inquietante de secuestros y asesinatos de niños. ¿Acaso no es Montreal esa ciudad amable, serena, habitable que parece?

Pues no, quizás Montreal no es lo que parece, exacto, claro que la tasa de criminalidad ha bajado desde mi infancia pero cuando yo era niño hubo una ola de secuestros de niños y eso si que era una historia real, bueno quizás también era mi percepción, que como niño, era un poco exagerada, un poco distorsionada, pero tuvo lugar. 

El barrio dónde vivía que era un barrio de clase media ahí si que vivían personas extrañas y me acuerdo de una mujer que había sido atacada en la calle en medio de la noche, que había tocado al timbre de nuestra casa, también había familias un poco extrañas 5 hermanos pelirrojos que bebían cerveza todo el día sentados en las escaleras. Era un barrio bastante democrático en el sentido que había muchas clases sociales que se mezclaban, quizás ahora está mas uniformizado, más aséptizado de alguna manera pero no hay que olvidar Montreal hay mucha corrupción y tiene un lado oscuro. Hay mucho crimen organizado y si, existe en todos los lados pero a veces es interesante sacar las suciedades, el polvo que está debajo de la alfombra.

Los niños, cuando somos niños vemos cosas, no somos conscientes de que va todo. Vemos imágenes que nos impresionan y posiblemente hacemos gigante algo que es pequeño. Además los niños dejamos cosas colgadas que son historias que interesan pero a los cinco minutos dejan de interesar y no nos preocupamos del final.

Bueno los cinco hermanos eran realmente inquietantes y daban miedo de verdad, pero si en la infancia es una constante caza del tesoro y me parece interesante que Félix no encuentre el cadáver, siempre está cerca del peligro, por ejemplo siempre está cerca del monitor de la piscina y uno puede pensar  que algo va ocurrir y al final no. No hubiera sorprendido al espectador si Félix hubiera encontrado al cadáver, pues luego hubiera llegado la policía, le hubieran puesto una manta, le hubieran cuidado. Me hubiera parecido previsible y fácil para el espectador. Decidí que era más realista que eso quedara fuera de la vida de Félix.  

Hablando de la música, me encantó la escena que Ud. engaña al espectador porque en esa escena que casi recuerda a Orson Welles, la de los espejos en el parque de atracciones, la música tan electrizante parece que ya ocurrido lo que el espectador imagina, el guión que te va llevando. Me gusta esa escena porque termina la música y todavía tenemos que estar más inquietos más angustiados por el desenlace. 

Como director ¿a quién admira y qué influencias tiene?

Tengo algunos directores que me encantan, por ejemplo tengo mucha admiración por el director de cine iraní Abbas Kiarostami, también me ha marcado mucho el cine de Spielberg cuando era niño y como joven-adulto las películas de Bermang. Cuando tenía unos 20 años tuve la impresión de que me habían salvado la vida. En la película Le Démons había varias referencias a distintos directores que me encantan como Kubrick, Jean Eustache, Bergman y Spielberg. Felix está vestido como el personaje de Elliott en E.T. de la película de Spielberg.

Para volver al director iraní Karostami, que murió en el 2016, me gusta mucho porque su materia prima es la vida, elige actores que no son profesionales y les hace actuar en situaciones de su propia vida. Y a mi la mejor fuente de inspiración es la vida misma. Es por ello que me gusta mucho este director.


¿Porqué trabajo en el cine le gustaría ser valorado?


Mi sueño es hacer una obra rica, densa y seguir haciendo cine aunque en estos momentos está siendo difícil. Ahora voy a hacer una nueva película sobre los primeros amores con personajes un poco mayores que Félix, adolescencia, finales de la adolescencia principios de la edad adulta. 

Me gustaría hacer un cine humanista, estudiando los caracteres, los pequeños detalles de cada persona y que sea universal. A mi no me gusta que el espectador sólo se divierta mirando una película mía, me gustaría que le toque, que le marque, que le haga hacerse preguntas a él mismo, entonces que no sea solo divertirse, sino pensar, reflexionar y que tenga sustancia. Hay películas y cineastas que han cambiado mi vida y me encantaría poder  cambiar la vida a cineastas futuros, a la gente en general y bueno, seguir haciéndolo

La crítica de la película Le Démons la publiqué en El Cine en la Sombra



Biografía Philippe Lesage 

Es autor de cuatro documentales hasta el momento: 

Can We Live Together? (2006), 
How You Can Tell If the Little Fish Are Happy? (2009), 
The Heart That Beats (2010) y 
Laylou (2012). 

y dos largometrajes de ficción:

Los demonios (Les démons) es su segundo largometraje de ficción (tras Copenhague A Love Story, en 2014)

Está graduado en la Universidad de McGill en Literatura y del European Film College. Philippe Lesage se realiza en 2006 su primer largometraje, ¿Podemos vivir juntos? , sobre el sociólogo Alain Touraine y la crisis en las afueras de París.
En 2008-2009, regresó a la Escuela de Cine Europeo para enseñar el documental.
Mientras tanto, otras dos películas tienen éxito: ¿Cómo saber si los peces pequeños son felices?  y Ce coeur que bat (2010) obtuvo el premio al mejor trabajo en Quebec. y más tarde en 2012 el Premio Jutra. en la categoría Mejor Película Documental.

Su documental Laylou 2012, fue presentado en los cines de Quebec en la primavera de 2013.
Publicar un comentario