viernes, 31 de octubre de 2008

Entre el Odio y el Amor hay un hilo de seda


Se dice que hay una línea muy fina entre el odio y el amor. Los científicos parece que lo demuestran.

Actividad del odio en el cerebro (IMAGEN: UCL)
El odio comparte estructuras cerebrales que también se activan con el amor, según la Universidad de Londres.
Científicos británicos han descubierto el mecanismo del cerebro humano que produce el odio que siente el ser humano hacia otro individuo. Y la zona donde se inicia esta poderosa emoción está íntimamente relacionada al área cerebral donde se produce el amor.

El estudio -publicado en la revista de la Biblioteca Pública de Ciencia, PLoS One- analizó a varios voluntarios que miraran fotografías de alguien a quien odiaban.

Descubrieron que se activaban una serie de circuitos cerebrales en un área del cerebro que comparte ciertas estructuras asociadas al amor romántico.

"Para los neurobiólogos el odio es una pasión tan interesante como el amor".

"Porque igual que el amor, el odio a menudo parece ser irracional y puede conducir al individuo a conductas heroicas o malvadas. ¿Cómo es posible que dos sentimientos tan opuestos conduzcan al mismo comportamiento?". El profesor Zeki llega a esta investigación después de estudiar los mecanismos cerebrales del amor romántico y el amor maternal.

El odio a menudo es considerado una pasión malvada que debe ser reprimida, controlada y erradicada
Prof. Semir Zaki del Laboratorio Wellcome de Neurobiología de la Universidad de Londres y quien dirigió el estudio.
Los científicos llevaron a cabo escáneres cerebrales mientras los participantes miraban tanto la fotografía de la persona odiada, como fotografías de rostros "neutrales" que les eran familiares.

Odio crítico

Actividad del odio en el cerebro (IMAGEN: UCL)
El circuito del odio está en la corteza (F), el putamen (P) y la ínsula (I).
La situación que más sorprendió a los investigadores fue descubrir que el circuito del odio produce actividad en dos estructuras de la subcorteza cerebral: el putamen y la ínsula... que también se activan con el amor romántico.

El putamen también podría estar involucrado en actos agresivos dónde un rival enamorado representa una amenaza.

Otra cuestión importante es la actividad cortical que producen tanto el odio como el amor.

"Mientras que en el amor grandes partes de la corteza asociadas al juicio y razonamiento se desactivan, con el odio sólo se desactiva una pequeña zona". Los investigadores creen que esto es sorprendente si consideramos que el odio también es, como el amor, una pasión que nos consume totalmente.

Mientras que en el amor romántico el amante pocas veces es crítico o juzga a la persona amada... el que odia, utiliza su criterio para calcular en hacer daño, herir o vengarse de la persona odiada.

Publicar un comentario en la entrada