jueves, 8 de diciembre de 2016

La isla de Gilligan, comedia de situación en el Pacífico


La marina de McHale se prolongó entre 1962 y 1966. Sus más altas cotas de popularidad se dieron entre 1963 y 1965. No es raro que otras series partieran de temáticas similares. La Segunda Guerra Mundial fue objeto de ironías no sólo en esta serie, sino también en Los héroes de Hogan (1965-1971) y el tema de la isla del Pacífico en la que se ven obligados a convivir en poco espacio una serie de protagonistas, reapareció en La isla de Guilligan (1964-1967). La diferencia con La marina de McHale era que, en lugar de convivir en una lancha torpedera, lo hacían en una isla desierta a la que habían sido arrojados tras el naufragio de su yate. 
En estas tres series que se superpusieron en el tiempo, el esquema de los protagonistas era siempre el mismo: el tonto, el listo, el antipático, los excéntricos y la situación inusual. Obviamente, en Los héroes de Hogan el papel de tontos-muy-tontos correspondía a los alemanes. Los oficiales con mando (los capitanes de barco, Hogan), son siempre las figuras “serias” y tienen a su cargo a un personaje más o menos torpe pero siempre bienintencionado. Tal es el esquema de este modelo de comedias de situación que convivieron y se hicieron la competencia en los años 60.

GILLIGAN: ICONO DE LA CULTURA POP

Televisión Española emitió esta serie al concluir La marina de McHale y en la misma franja horaria. En España todavía no existían canales como para que dos series pudieran competir entre sí. Se consideraba que la mejor franja horaria para las sit-com era, o bien al mediodía, justo antes del informativo, o bien en las tardes, después de los dibujos animados y antes del telediario de las tardes. Esta rutina siguió así prácticamente hasta el primer tercio de los años 70. Fue una serie que no recibió adhesiones unánimes ni comentarios encendidos por parte de la crítica y de los espectadores. Tenía su “parroquia” pero no se trató de una serie icónica como pudo serlo El túnel del tiempo, series de producción propia a lo Historias para no dormir o Silencio, estrenamos, miniseries de fuerte impacto momentáneo, Belfegor, el fantasma del Louvre, o series de suspense (Alfred Hitchcock presenta) que eran unánimemente comentadas y contaban con entusiastas dispuestos a partirse el pecho en su defensa. 


La isla de Gilligan, era, como cualquier sit-com, un producto efímero: se limitaba a divertir durante 30 minutos y luego, simplemente, la comida y la conversación familiar, hacían que se olvidara pronto. Pero, para todos los que la seguimos en su momento, se trató  de una serie “amigable”, entretenida, divertida y sin complicaciones. Los rostros de sus protagonistas nos acompañaron diariamente –salvo en fines de semana- durante un año. El tiempo ha contribuido a revalorizarla como icono pop. Incluso, en la actualidad, es considerada por muchos como “serie de culto”. 

A ello han contribuido distintos factores: el primero de todos es que la presencia en una isla no suponía una sensación de aislamiento y asfixia, sino una oportunidad para la convivencia entre gente procedente de distintos horizontes sociales. Las situaciones de comicidad derivaban de la interrelación entre unos personajes muy bien definidos y con contornos perfectamente descritos. Los millonarios fatuos, la sexy-boom, Guilligan el marinero torpe y sus compañeros de naufragio estuvieron perfectamente descritos por los guionistas y asumidos por los actores. El resultado fue constantemente hilarante: una sit-com perfecta.

LOS PROTAGONISTAS Y SUS CIRCUNSTANCIAS

Se ignora cuál era el nombre del protagonista, Guilligan. Lo que se sabe de este marinero torpe y permanentemente oscilando entre la metida de pata y la acción para salvar la situación, es que era el “hombre de confianza” del “capitán” (cuyo nombre –“Jonas Grumby”- apenas es pronunciado a lo largo de la serie. Es un hombre paciente, pero con demasiada frecuencia Guilligan logra sacarlo de sus casillas. 

La sexy-boom arrojada con el resto de náufragos es deseada por “el capitan”, pero ésta parece eludir sus requerimientos. Se trata de “Ginger Grant” (simbiosis evidente entre las dos máximas estrellas del firmamento hollywoodiense, Gingers Rogers y Gary Grant). De hecho “Ginger” es una estrella. Como suele ocurrir en muchas sit-com, la actriz que la encarnaba –Tina Louis- se tenía a sí misma como verdadera protagonistas de la serie e impuso a los guionistas, giros y rectificaciones sobre su personaje. Fue una verdadera tortura para quienes participaron en la serie y el elemento disonante de la familiaridad y buena armonía con que se trataron los participantes en la misma.

Dos actores maduros, asumían los roles de “náufragos distinguidos”. En efecto, “Thurston J. Howell tercero” y su esposa, “Eunice ‘Lovey’ Wentworth”, constituían una sólida pareja multimillonaria que oscilaban entre el distanciamiento y la excentricidad. El elenco de náufragos lo completaban una hacendosa muchacha de la América profunda (“Mary Ann”), la contrapartida tierna y eficiente a la torpeza del marinero Guilligan y la mujer más próxima a él. De otro lado “el profesor Hinkley”, atractivo, estudioso, distraído y admirado por las mujeres de la serie, parecía vivir permanentemente fuera de juego y al margen de su realidad. 


Este pequeño grupo de siete protagonistas alternaban momentos de felicidad con el abatimiento propio de náufragos sin esperanzas: la combinación bipolar resultó un éxito a lo largo de los casi cien episodios de la serie

UN CUADRO DE ACTORES NOTABLES

El protagonista que daba nombre a la serie estaba interpretado por Bob Denver. Su rostro característico y su voz chirriante hicieron que su historial cinematográfico se redujera a su participación en esta serie y en sus secuelas. Nunca más volvió a interpretar papeles fuera del de marinero torpe y bienintencionado. Por el contrario Alan Hale (“el capitán”) era un actor de carácter de amplio historial previo a su participación en esta serie. Se movía bien en la comedia pero también protagonizó dramas con sobriedad, películas de aventuras y trabajó junto a las estrellas más destacadas de la historia del cine (James Cagney, Gregory Peck, Clint Eastwood). Le iba la mar: tenía un restaurante en Hollywood en el que recibía a los clientes con su gorra de capitán. 

Jim Backus interpreta al millonario de la serie. Es, con mucho, el actor con más recorrido de los que participaron: procedía del mundo de la radio y en su salto al cine participó como actor de reparto en películas como Rebelde sin causa (1955) como padre de James Dean. Había actuado con Humphey Bogart, Spencer Tracy, Katherine Hepburn y llegó a la isla de Gilligan con un historial completo y siendo un rostro muy conocido en el cine y en la televisión. Su esposa en la serie estuvo interpretada por Natalie Schafer con análogo historial previo y una amplia experiencia en el teatro. A pesar de que como Backus no tuviera papeles protagonistas, se codeó con las grandes estrellas de los años 30-60.

Tina Luise, “Ginger” en la serie, a pesar de dárselas de superestrella, no tuvo una carrera posterior a la conclusión de la serie. Era una actriz que había demostrado ser de trato difícil y no volvió a ser contratada, salvo para las secuelas de esta serie, otro tanto le ocurrió a Dawn Wells (“Mary Ann”). El “profesor”, Russell Johnson consiguió aparecer en dos películas notables, Los tres días del cóndor (1975) y MacArthur, el general rebelde (1977), pero ahí acabó su historial.

Podemos resumir: salvo Alan Hale, el resto de actores, o bien fueron devorados por la serie o bien estaban ya al final de sus carreras y, por su edad, e historial previo, no experimentaron esa sensación de olvido.



VÉANLA, LES DIVERTIRÁ

La serie se filmó en unos estudios de Hollywood, en absoluto en una paradisíaca isla. La proximidad de la autopista hacía que, frecuentemente, las escenas debieran ser repetidas y el paso de los camiones ahogara las voces de los actores. La serie gozó, especialmente en los EEUU gran popularidad. Dawn Wells (“Mary Ann”) todavía hoy sigue recibiendo cartas encendidas de admiradores. Sin embargo, cuando la tercera temporada iba avanzando con buenas audiencias, la CBS la canceló bruscamente. Las audiencias habían descendido levemente y la serie seguía siendo popular, pero el éxito de la serie La ley del revólver (1955-1975) alteró los horarios de programación de La isla de Gilligan y entrañó la pérdida de audiencia y la consiguiente cancelación brusca cuando faltaban dos episodios para concluir la tercera temporada. 

Así pues, la serie no tiene final, se interrumpe abruptamente y los actores nunca tuvieron la oportunidad de saber si eran rescatados y qué futuro les aguardaba. En 1977 la cadena ABC rodó 24 episodios con otros actores (pero conservando las voces originales de los primeros), se filmaron también algunas TV-movies con el mismo título, un musical, dibujos animados, etc. En muchas series televisivas aparecen alusiones a esta (el alienígena Alf, particularmente, confesó ser un admirador de Guilligan y de sus compañeros). Es difícil hacerse hoy una idea de la importancia que tuvo esta serie en los años 60. Quizás si decimos que fue el equivalente a lo que hoy es Bin Bang Theory, ayer Dos hombres y medio, anteayer Friends, estaremos próximos a describir su importancia.

Una serie así solamente puede ser apreciada por los consumidores habituales de sit-coms, que hacen del reír un hobby. No es que hoy abunden mucho este tipo de series y no todas son de calidad suficiente como para pasar a la historia, así pues, ver La isla de Gilligan y disfrutarla puede ser una buena opción para todos ellos.



FICHA:

Título originalGilligan's Island 
Título en España: La isla de Guilligan
Temporadas: 3 (98 episodios autoconcluidos)
Duración episodio: 30 minutos
Año: 1964-1967
Temática: Los supervivientes de un crucero naufragan en una isla del Pacífico y se adaptan a la vida en lo que aparece como un paraíso de la que, sin embargo, aspiran a irse.
Género: Comedia de situación.
Subgénero: Náufragos.
Actores principales:   Bob Denver, Alan Hale, Jim Backs, Natalie Schafer, Tna Louise, Russel Johnson, Dawn Wells.
Lo mejor: la buena sintonía entre todos los protagonistas…
Lo peor: algunos de los gags eran de muy bajo nivel.
Puntuación: 7
Presentación en castellano:
Trailer en castellano: https://youtu.be/ghZQuxQV3-0
¿Cómo verlo?: La mayoría de episodios pueden verse en youTube en versión original. Están a la venta en DVD y BlueRay doblados en castellano. También pueden bajarse mediante programas “peer two peer”.


Publicar un comentario en la entrada