lunes, 28 de noviembre de 2016

Lassie, cine de perro con niño


Mi padre albergaba una prevención especial hacia las películas “de barbas” (péplums o películas a lo Cecyl B. de Mille) y “con niños”. En su infinita bondad, sacrificaba sus gustos para que yo pudiera ver en el único aparato de televisión series como Rin-Tin-Tin o Lassie. Con el tiempo, tuve que darle la razón y unir unas cuantas características más al catálogo de incompatibilidades. Fui advirtiendo que mi padre tenía algo de razón a medida que iba viendo la interminable serie Lassie que se prolongó desde 1954 hasta 1971 y que tuvo prolongaciones posteriores, traslaciones a la pantalla grande y a los dibujos animados. Y todo ello a partir de un pequeño cuento publicado en 1938 por Eric Knight, en el Saturday Evening Post en 1938.  

PROTAGONISTA: EL PERRO

Porque el verdadero protagonista siempre fue el perro y no el niño. La prueba es que en la temporada 1970-1971, el perro no tenía dueño ni estaba asentado en ninguna granja, son que vagaba por los caminos y todos los protagonistas humanos de cada serie eran fortuitos y desaparecían en el siguiente. El perro era una especie de desfacedor de entuertos con un coeficiente intelectual que abochornaría la mismísimo “Sheldon Cooper” y una capacidad para la acción propia de un equipo de intervención rápida de los marines. 


El perro era un Rough Collie (collie de pelo largo), una raza de tamaño medio-grande, de hocico afilado, adaptado originariamente para el pastoreo. Todos los collies que participaron en la serie Lassie eran descendientes de la misma familia y no todos se adaptaron con la misma facilidad a la actuación ante las cámaras.

Probablemente, todos aquellos que hemos tenido algún perro sabemos que las capacidades de Lassie pertenecían a lo que se ha llamado “realidad mejorada”. Cada día son más los propietarios caninos que, aun compenetrándose con el perro al máximo y queriéndolo como a uno más de la familia, incluso los que tienen un buen nivel de adiestramiento tienen como únicos quehaceres cotidianos, comer y mirar cómo otros comen con el mejor rostro de buen-chico-hambriento, olisquear culos de otros congéneres, marcar territorio mediante chorritos de pis y arrastrar a sus dueños de un árbol a otro allí donde les guía su olfato. Entre el perro realmente existente es muy diferente del protagonista de la serie. La única realidad que puede apreciarse en lo que a mantenimiento de mascotas se refiere es que el lugar para los perros –al menos a partir del tamaño medio- es el espacio libre que solamente puede proporcionar la vida en el campo.

UNA SERIE AÑEJA

No solo hubo que cambiar en varias ocasiones de perro protagonista. Si tenemos en cuenta que la serie arrancó en 1954 y llegó a España en 1962, y se prolongó durante diecinueve temporadas y que en el capítulo inicial, el niño protagonista, “Jeff Miller” tenía 11 años, era obligado que cada cierto tiempo, la serie cambiara de protagonistas humanos para mantener la ingenuidad del pequeño o de lo contrario en 1973 el actor que lo encarnaba (Tommy Rettig) hubiera tenido la edad de ser un veterano de Vietnam. 



Lo mismo cabría decir de los protagonistas adultos. Cuando se inicia la serie, el abuelo (interpretado por Georg Clevelend) era ya septuagenario. Moriría poco después de un ataque al corazón. Muerto el abuelo, no tenía mucho sentido mantener a Jan Clayton como viuda solitaria madre de “Timmy”, ni a nadie se le ocurrió casarla (a pesar de tener aspecto de merecer, la interpolación de una historia de amor, por casta que fuera, era algo que los códigos de la época del lenguaje televisivo para niños no podía permitir). Así que los protagonistas cambiaron y volverían a hacerlo en varias ocasiones. 

El interés de la serie para el público infantil no decayó jamás. De hecho, la serie estaba ideada para una franja de público entre infantil y adolescente (pero de esa etapa de la adolescencia más próxima a la infancia que a la juventud). Sin embargo, el paso del tiempo no varió apenas el concepto: paisaje idílico de una granja norteamericana de los años 50 – aparición de un problema fortuito o de un peligro inesperado – puesta en marcha de Lassie – solución del problema – felicidad final. Y tiene mérito que un esquema tan simple pudiera mantenerse durante casi veinte años. La cosa se entiende mejor si se tiene en cuenta que la audiencia cambiaba completamente en cada temporada: los adolescentes que la vieron en la temporada anterior, ahora, en la siguiente, se sentirían más atraídos por Rin-Tin-Tin en donde había tiros, cargas de caballería, indios, bofetadas y fuertes (y es curioso porque el Fort Apache era el regalo más apreciado por los niños, pero a nadie se le ocurrió comercializar la granja de Lassie o el Bates Motel).

SERIE PARA EL RECUERDO

Durante 17 años la CBS retransmitió los domingos por la tarde Lassie. En 1971, luego la cadena lo desplazó una hora más adelante, pero ese pequeño cambio, motivado por las alteraciones en la sociología de los EEUU, entrañó el que la audiencia disminuyera radicalmente. Aun aguantó otros dos años, pero en 1973 las autoridades de la cadena decidieron anularla. Recientemente, se han emitido los 591 episodios en el canal Nickelodeon. En España se había emitido por TVE a partir de 1960. No hemos podido constatar si se emitieron las 19 temporadas, pero si recordamos que Tele 5 lo repuso a principios de los 90 en el programa Superguay. Pero la época de la serie ya había pasado y las series de animales habían resistido mal el paso del tiempo. 



La serie hoy solamente podría satisfacer a los nostálgicos, pero no a los niños del siglo XXI. Aquel clima tan maniqueo en el que los buenos lo son hasta el martirio y después de él, vencen todo, y los malos, no solo lo son sino que lo parecen y no hacen otra cosa que obstinarse en su maldad, pertenecen al lenguaje cinematográfico de otro tiempo. En estos tiempos en los que se tiene mascota como en los años 40 se tenía familia numerosa, una serie en la que el espectador compara las facultades de una super-mascota con el perro tontorrón que debe sacar a pasear dentro de un rato, le suponen casi una desvergonzada ironía. Los tiempos de Lassie, definitivamente, han quedado atrás. De todas formas, si usted quiere comprobarlo, en los enlaces de la Ficha le invitamos a ver el episodio número 1 de la serie. Juzgue por sí mismo y verá como, al final, nos da la razón. 

Pero como las cosas nunca terminan de empeorar, por si no tuviéramos bastante, cuando terminó Bonanza (1959-1973) cuyo fin coincidió con el de Lassie, a Michael Landon se le ocurrió crear la Casa de la Pradera (1974-1983) que era como la granja de Lassie, pero con tres niñas y un pulgoso.




FICHA:

Título original: Lassie
Título en España: Lassie
Temporadas: 19 (519 episodios autoconcluidos)
Duración episodio: 26 minutos
Año: 1954-1973
Temática: Un niño recibe en herencia un perro pastor escocés (collie) que resuelve los problemas de la granja en la que vive.
Género: Aventuras.
Subgénero: Perros.
Actores principales: Tommy Retting, John Provost, Jan Clayton, George Clevelnd, Joaey D. Vieire, Jhon Shepodd, Hugh Reilly, George Chandler, Any Clyde.
Lo mejor: que gustaba a los niños mientras duraban los 23 minutos de proyección.
Lo peor: la reiteración en los guiones y la atribución de un poder casi divino al collie.
Puntuación: 6
Episodio 1 en portugués:
https://www.youtube.com/watch?v=U2wwjiBW4ww

¿Cómo verlo?: Algunos episodios pueden verse en youTube en versión original. Están a la venta en DVD y BlueRay. También pueden bajarse mediante programas “peer two peer”.
Publicar un comentario en la entrada