jueves, 10 de noviembre de 2016

Las Aventuras del joven Indiana Jones


Es posible que pocas series hayan sido tan controvertidas como ésta. Nacida al calor de la trilogía de Indiana Jones, como una precuela, la serie recibió elogios de un sector de la crítica y ataques inmisericordes por otro sector; así mismo, el público no la acogió de manera unánime: hubo, también, división de opiniones. Con el paso del tiempo, quienes la amaron, han tendido a convertirla en serie culto; los que denostaban de ella, simplemente, la han olvidado. Todo depende de lo que se esperase de ella. 

Escrita, como los largometrajes protagonizados por Indiana Jones, en clave de comedia, por nuestra parte, consideramos que en ciertos aspectos esta serie es superior. Y esto por un simple motivo: mientras que las tres películas protagonizadas por Harrison Ford, son puro divertimento, aventura por la aventura (a veces disparatada, en otras sin pies ni cabeza), sin ningún tipo de ambición más allá que la de entretener y sobresaltar al público, en cambio cada episodio de la precuela (es decir, de la serie que trata sobre el tiempo anterior al que mostraron los largometrajes), además de estos elementos, el espectador aprende datos sobre la historia de los primeros años del siglo XX. 



Tal es la principal y abismal diferencia entre ambos productos: la serie entretiene, divierte, informa y forma. Los largometrajes, simplemente, entretienen y divierten. Esto puede decepcionar a quienes no dominen los episodios, los personajes y las situaciones de los primeros años del siglo XX y no estén interesados en aprender nada sobre ellos. Para estos la serie ha traicionado el espíritu del personaje de Indiana Jones: aventurero, sin más. Pero existe una fracción del público que busca algo más y agradece el encuadramiento de cada episodio de la serie en un momento histórico concreto, en una latitud geográfica específica y con unos personajes que realmente existieron. De ahí, mucho más que de la calidad de la serie y de las interpretaciones, que nos parecen aceptables con grado de notable alto, derivan las críticas y los ataques que ha sufrido la serie. Y también, los elogios.

El planteamiento que realizó George Lucas cuando promovió esta serie era muy simple: explicar lo que ocurrió antes de que el personaje de Indiana Jones se convirtiera en el arqueólogo aventurero que mostró en sus largometrajes. Estos están ubicados temporalmente en los años 30, en donde el protagonista debía tener más de 30 años y menos de 40. Por tanto, si le restamos entre 20 y 35 años, tendremos a Indiana Jones de niño y, más adelante, de joven. Lo primero nos permite conocer el entorno familiar del futuro aventurero y las aficiones y lugares por los que sus padres le mostraron. 

El protagonista es un niño que se relaciona con Khrisnamurti (de su edad) y con su tutora Annie Besant, con el filósofo y poeta Nikos Kazantzakis, con el doctor Albert Schweitzer, con Theodore Roosevelt… Al cabo de unos episodios, el niño reaparece como joven. Sus padres han desaparecido y él se embarca en aventuras por el simple deseo de conocer el mundo. Lo consigue: gracias a sus viajes por todos los rincones del mundo puede conocer a las personalidades más relevantes del primer cuarto del siglo XX: se relacionará con Pablo Picasso (las escenas están filmadas en el Cine Coliseo de Barcelona, por cierto), con Ho Chi Minh, con Al Capone, Edgar Degas, Frank Kafka y Pancho Villa, con los aviadores Charles Nungesser, Manfred von Richthofen y con el ingeniero aeronáutico Anthony Fokker, con militares como Charles De Gaulle, el general Patton, políticos como Winston Churchill, músicos como Louis Armstrong, Gershwin, Puccini…  y tantos otros. Vale la pena decir que todos los personajes históricos son tratados con un alto rigor y fidelidad a lo que nos ha llegado de ellos. 



Pero hay algo todavía más interesante en esta serie. Los distintos episodios están rodados en los emplazamientos reales en donde residieron, o por donde pasaron, esos personajes históricos. Era inevitable situar a Frank Kafka en aquella Praga que todavía pertenecía al Imperio Austro-Húngaro y que había hecho del aparato burocrático-administrativo –del que formó parte el propio Kafka y que inspiró buena parte de sus relatos- el fundamento de su cohesión interior. Con Khrisnamurti, Anie Besant y Charles Leadbeater nos trasladaremos a la sede de la Sociedad Teosófica en Adyar, en la India. Los caminos del joven Indiana Jones pasaron también por Barcelona en donde, efectivamente, como se narra en el episodio correspondiente, los servicios secretos alemanes y aliados mantenían una soterrada batalla. Y, por supuesto, era inevitable que el protagonista se arrastrara por las trincheras del Marne durante la Primera Guerra Mundial. 

En todos estos episodios se percibe el “toque George Lucas”. De hecho, no se limitó a inspirar la serie sino que participo en la elaboración de los guiones. La serie le gustaba particularmente. Era una forma de mostrar cómo había sido la historia del primer cuarto del siglo XX en clave de comedia y de película de acción.   

A lo largo de los episodios de la serie tres actores encarnan sucesivamente al protagonista: la serie arranca con un decrépito personaje de más de 90 años que cuenta historias a quien quiera oírlas: él es el “Doctor Henry Indiana Jones junior”, jubilado y con más pasado que futuro. Se convierte en el narrador. El papel es encarnado por Georges Hall, actor canadiense que contaba con 76 cuando se filmo la serie y que siempre asumió papeles secundarios. El “Indiana Jones” niño de apenas 10 años está interpretado por Corey Carrier que había aparecido en la escena desde los 7 años y que siguió haciéndolo hasta que cumplió los 13, luego su carrera se extinguió y no ha vuelto a hacer más cine. Pero el rostro más conocido de la serie, es el Indiana Jones adolescente primero, joven después, de los 16 a los 25 años, interpretado por Sean Patrick Flanery. Flanery llegó a la serie cuando ya contaba con un curriculum previo que acreditaba que sabía actuar. Su físico era agradable y su capacidad interpretativa tenía un nivel aceptable. Se ha dicho que la serie no tuvo el éxito esperado por que Flanery no daba la talla. No es exacto: cumple con lo que se espera de él y realiza una creación aceptable. Su expresividad se adapta a las circunstancias: dramática en unos momentos, cómica en otros. En 2007 volvió a filmar cuatro películas encarnando el mismo papel que fueron comercializadas en DVD. 



La serie recibió varios premios entre 1992 y 1994. Entre ellos 10 nominaciones y 4 premios en los Emmy de 1993 y su nominación ese año a la Mejor Serie de TV en los Globos de Oro. Así pues, la serie, no solamente fue apreciada por la crítica sino que sus méritos fueron reconocidos en estos eventos. La música fue de los elementos más nominados. En todos los episodios la ambientación es rigurosa, las localizaciones, a menudo espectaculares y la fotografía en todo momento correcta. Fue producida por Lucasfilm y la Paramount para el canal ABC. En España fue emitida por Antena 3. 

En nuestra opinión esta serie se reivindicará cada vez más con el paso del tiempo. Es posible, incluso, que en un futuro, se le considere como “serie de culto”. Para nosotros lo es. Unos episodios –como siempre- son más entretenidos y completos que otros. En general, los que tienen que ver con la Primera Guerra Mundial tienen muy buena estructura y los que nos muestran a Indiana Jones de niño, incluso pueden ser considerados como particularmente brillante y con unos guiones muy bien trabajados. Las proporciones de aventura y comedia no son están distribuidas de manera idéntica en todos los episodios. También hay momentos dramáticos, pero, en general, la serie puede ser considerada como ágil, amena y refrescante.

La serie solamente puede gustar a los amantes de la historia o a los que, no teniendo conocimientos especiales en la materia, agradezcan situar a un conocido aventurero en los caminos de la historia: siempre se puede aprender algo. No está tan claro que los admiradores incondicionales de los largometrajes pueden identificarse con la serie. Al menos no todos, pero sí aquellos que quieran completar datos sobre el personaje y lo que le llevó a concebir la arqueología como aventura.  


FICHA:

Título original: The Young Indiana Jones Chronicles 
Título en España: Las aventuras del joven Indiana Jones
Temporadas: 3 (44 episodios)
Duración episodio: 45 minutos
Año: 1992–1996
Temática: Aventuras
Subgénero: Precuela
Actores principales: Sean Patrick Flanery, Ronny Couttleure, George Hall, Lloyd Owen, Corey Carrey, con la aparición de varias estrellas consumadas en episodios concretos: Daniel Craig, Max von Sydow, Vanessa Redgrave, Catherine Zeta-Jones, Harrison Ford, Jean-Pierre Cassel, Christopher Lee, etc.
Lo mejor: la lección de historia que implica.
Lo peor: algunos episodios hubieran podido mejorarse.
Puntuación: 8

¿Cómo verlo?: Puede adquirirse en DVD y BlueRay. También pueden bajarse mediante programas “peer two peer” y buena parte de los episodios están colgados en youTube.
Publicar un comentario en la entrada