miércoles, 30 de noviembre de 2016

Fleabag, versión macarra del Diario de Bridget Jones


En Fleabag, parafraseando a Marshall Mac Luchan, puede decirse que la serie es el personaje. Todo en esta serie gira en torno a la protagonista que atiende al alias de Fleabag, que quiere decir algo así como pulga aunque también sugiere mala suerte. Dado que fue la propia protagonista, Phoebe Waller-Bridge, la autora del guión, la miniserie puede ser considerada como una comedia de autor, con ribetes de tragedia especialmente en los últimos minutos del último episodio. La serie viene del Reino Unido, con lo que debemos entender que tiene mucho de humor inglés. 

FLEABAG, UNA CHICA ¿POCO USUAL?

Se sabe quién es “Bridget Jones”: una chica que empieza a dejar atrás la juventud y se va adentrando de día en día en la madurez, trata de ser feliz y un buen día decide que tiene que asentar su vida, rebajar su peso y adoptar unas formas de vida que correspondan a su edad y mejore su físico. Ahí empieza su diario y ahí empieza la trama de esta película que catapultó a la Renée Zellweger. La película cuenta sus problemas, ilusiones y decepciones. Esto mismo, o parecido, es lo que ocurre con Fleabag. Solo que en esta ocasión, la protagonista está contenta con ser quien es, vive una vida desenfadada, es desinhibida en la cama y cuando quiere un amante no tarda en encontrarlo… aunque siempre, inevitablemente, termine por decepcionarla o, simplemente, el personaje sea decepcionante. No hay en Fleabag el comedimiento y la necesidad de ser dueña de su propia vida que se percibe en Brigdet Jones. Lo que hay es una vida que sigue un curso al que la protagonista no está dispuesta a renunciar: amores y negocios ruinosos, relaciones tormentosas con su familia, y un futuro que no está nada claro.




Cuando se pasa de los 29 a los 30, si uno no ha superado la adolescencia es difícil que la supere alguna vez. Esa barrera crea un antes y un después. Antes se suponía que era lícito y normal llegar a las tantas de madrugada y levantarse ojeroso al día siguiente para ir al trabajo. Después, todo esto empieza a ser inhabitual y, progresivamente, inapropiado. Si eso no ocurre y a esa edad uno no se ha responsabilizado y se sigue viendo como joven, los problemas no hacen nada más que acumularse. Y eso es precisamente lo que le ocurre a Fleabag: considera que su libertad para elegir lo que quiere hacer en cualquier momento, está por encima y por delante de cualquier otra opción. El “debo hacer” no va con ella; sólo está en el plano del “quiero hacer”. 

PHOEBE WALLER-BRIDGE, ALIAS FLEABAG

La actriz que encarna a Fleabag se encuentra en esa franja de edad. Tiene una corta filmografía centrada especialmente en miniseries: la vimos en Broadchuch (segunda temporada), en la Dama de Hierro (2011), pero 2016 ha sido su gran año: ha escrito y protagonizado los guiones de los 6 episodios de esta serie y los de Estrellarse, otra miniserie tragicómica. Tiene formación teatral y ha recibido varios premios por sus interpretaciones desde 2005. Una carrera de este tipo no puede decirse que tenga mucho que ver con la vida deslavazada y sin control de Fleabag. Y, sin duda, es sobre todo más creativa. 

En la serie encontramos también como actriz de reparto, con un papel importante (madrastra de Fleabag y de su hermana) a Olivia Colman que ya es un rostro habitual en la pequeña pantalla española por sus apariciones protagonistas en las dos temporadas de Broadchurch y en El Infiltrado. En esta ocasión, su registro es muy diferente. Casada con el padre de Fleabag, es una artista que sufre una especie de obsesión por el sexo, suele realizar esculturas de penes y torsos desnudos y no es santo de la devoción de la protagonista, simplemente, le cae mal.

Menos conocida es Sian Clifford, que encarna el papel de hermana de Fleabag, actriz de la que nos ha sido imposible reconstruir su historial. Hermana mayor de la protagonista, carece de historial previo a 2014. Recién divorciada, sus problemas no son menores que los de su hermana, sin embargo, ella es consciente de que debe estabilizar su vida y busca, sobre todo, una existencia convencional.

Tales son los principales personajes que forman la trama, junto a los amantes ocasionales de Fleabag que aparecen y desaparecen con cierta rapidez.



LAS ENSEÑANZAS DE LA SERIE

A pesar de su aparente desenfado y de una comicidad realzada por la expresividad de la protagonista (especialmente por unos ojos que lo dicen todo, unos labios pintados, diría yo,  con el 99 Pirate de Chanel, resumen en unos pocos centímetros cuadrados su estado de ánimo) y por la fotografía de la serie, la conclusión es bastante pesimista. La guionista-protagonista se ha preocupado en las últimas escenas de dar una salida positiva a la miniserie. Pero los diez minutos que preceden son, prácticamente, demoledores. Por un momento, Fleabag, tras romper con su último amante se pasa con el alcohol en un acto social, que entraña graves rupturas que no se trata de enumerar aquí. Baste decir, que hay un momento en el que la comedia está a punto de dejar de serlo. La última escena supone un retorno al género que corresponde a esta miniserie.
El humor inglés, a menudo ácido pero siempre finamente irónico corresponde como un guante a esta serie. Hecha en los EEUU no hubiera podido avanzar. El humor inglés no encuentra dificultades en avanzar sobre el filo de la navaja en medio de la tragedia a un lado y del ridículo a otro. Las ironías propias de ese género de humor están presentes constantemente, en los diálogos, en los sueños, en las situaciones de la vida cotidiana que, bruscamente, toman giros absurdos, en una sexualidad que, por mucho que se aborde sin inhibiciones, siempre, antes o después, termina por decepcionar. Incluso la compañera y socia de la protagonista mueren en circunstancias poco razonables. Parece como si la guionista nos quisiera transmitir el sinsentido de la vida y de todos nuestros actos. O como decían los antiguos romanos: “Hagas lo que hagas, no te preocupes, siempre te equivocarás”.

SERIE ESPECIALMENTE PENSABA PARA…

No es por casualidad que la serie ha sido escrita por una treintona: se dirige especialmente a mujeres que están en esa franja de edad. Puede ser también vista y disfrutada por los compañeros de estas treintañeras; sin duda les dirá algo sobre su psicología y lo que llevan en mente. Los amantes el humor inglés, tendrán en Fleabag una buena serie que les satisfará. Quienes gusten de las series cómicas la apreciarán a pesar de que no se trata de un humor desmadrado o descoyuntado, sino comedido en la que la ironía está por delante de la carcajada y la sonrisa sobre el chiste fácil. Y, por último, podrá interesar a los que quieran observar cómo es la vida. Porque todos tenemos algo de Fleabag.



Ficha
Título original: Fleabag.
Título en España: Fleabag.
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 27 minutos
Año: 2016.
Temática: Comedia.
Subgénero: tragicomedia de autor.
Tema: Experiencias, alegrías y decepciones de una chica inmadura y desenfadada.
Actores: Phoebe Waller-Bridge, Hugh Skinner, Sian Clifford, Bill Paterson, Janny Rainsford, Ben Aldridge, Olivia Colman.
Lo mejor: la expresividad de la protagonista.
Lo peor: la vacuidad de la vida de la protagonista.
Puntuación: 7
Web oficial en inglés: http://www.bbc.co.uk/programmes/p040tlqx 

¿Cómo verla?: De momento a través de programas P2P en VO. Los subtítulos pueden encontrarse en http://www.subdivx.com/
Publicar un comentario en la entrada