martes, 15 de noviembre de 2016

El Agente de CIPOL tragicomedia de espías


El 11 de noviembre de 2016 falleció Robert Vaunghn cuyo nombre quedó unido al de “Napoleón Solo”, agente de CIPOL (anagrama de la supuesta Comisión Internacional Para la Observancia de la Ley) y junto a su compañero del alma, “Illya Kuryakin” (David McCallum). A pesar de que en la presentación de la serie aparecía el edificio de las Naciones Unidas en Manhattan para el que –siempre teóricamente– trabajaba la pareja Solo-Kunyakin, ambos iban a trabajar entrando por una tintorería en cuya trastienda se encontraba la jefatura de la agencia de espionaje y seguridad. Sin embargo, en la versión original anglosajona, CIPOL era UNCLE (“tío” en inglés): United Network Command for Law and Enforcement (Comando de Red Unida para la Ley y la Ejecución…). Se optó en el doblaje por sustituir a UNCLE por CIPOL a la vista de que Mortadelo y Filemón ya trabajan en aquella época para la TIA, con Super y el profesor Bacterio, de la mano del dibujante Francisco Ibáñez. Hay que decir que ambos anagramas, UNCLE y CIPOL, son igualmente absurdos y forzados, como absurdas en grado sumo son las aventuras de ambos agentes.




La serie es hija directa de la irrupción de James Bond, el agente 007. De hecho, el propio Ian Flemming, creador de Bond, había contribuido a la creación del perfil de Napoleón Solo. Se recuerda que “el Señor Solo” era el nombre del inmediato superior de Auric Goldfinger, el malvado de la tercera entrega de 007. En los años siguientes a la aparición del primer 007, habían proliferado las series televisivas de “espías”: Superagente 86 (1965-1970), Misión Imposible (1966-1969), La chica de CIPOL (1966-1967), El Santo (1962-1969), Jim West (1965-1969), Los invencibles de Némesis (19681969), Alta Tensión (1965-1968), Yo soy espía (1965-1968) y alguna que otra que, sin duda, se nos escapa. Esta fue de las más consolidadas y que gozaron de mayor fama. 

Inicialmente, la serie estaba pensada para tener un único protagonista, pero pronto, en los primeros episodios se evidenció que podía enriquecerse introduciendo a un segundo puntal, sobre todo si era del calibre del muy enigmático “Illya Kuryakin”. Se trataba de Illia Nickovitch Kuryakin, un tipo de aspecto ambiguo, del que apenas se sabía nada más que su origen, vagamente ruso, quizás ucraniano o georgiano. A pesar de ser una especie de segundón de Napoleón Solo, lo cierto es que, pronto se convirtió en uno de los actores más populares de la MGM que produjo la serie. Se decía que a lo largo de las temporadas que se prolongó esta serie, fue él quien recibió diariamente más cartas de admiradoras incondicionales. 

El papel de Kuryakin, estaba asumido por el actor británico David McCallum, nacido en el Reino Unido. Su acento exótico y su pelo rubio (que fue creciendo a medida que avanzaron las temporadas), hicieron que fuera llamado “el quinto Beatle” o el “Beatle rubio”. Actor del método, McCallun, inicialmente no tenía concebido los rasgos de su personaje. Fue durante una estancia hospitalaria forzada por una alergia, cuando meditó el giro que quería darle. Se trataba de que fuera lo más enigmático posible. A pesar de que antes y después de su aparición en la serie, protagonizó distintas películas para la pantalla grande, la más conocida de las cuales fue La gran evasión (1963), McCallum quedó para siempre unido al de CIPOL y a su personaje. 


La serie narra las peripecias de ambos agentes en su lucha contra los miembros de una siniestra red similar a la SPECTRA de la serie 007, en este caso llamada THRUSH, otra sigla forzada de la que en Los 105 episodios que duró la serie fue capaz de explicar lo que significa. Solamente se sabía que la siniestra organización tenía a un tordo como símbolo (thrusth en inglés quiere decir tordo). Hay que recurrir a la novela original de David McDaniel en la que se inspiró la serie, para enterarnos de que quiere decir –agárranse– Technological Hierarchy for the Removal of Undesirables and the Sunjugation of Humanity, es decir, poco más o menos, “Jerarquía Tecnológica para la Eliminación de los Indeseables y la Subyugación de la Humanidad”. Ante siglas así, es evidente que la serie debería ser casi una tragicomedia con ciertas dosis de humor y, sobre todo, situaciones absurdas.

La maldad de THRUSTH había conseguido que en las Naciones Unidas, los EEUU y la URSS se pusieran de acuerdo en la necesidad de combatirla. Eran los tiempos de la Guerra Fría, pero aún así, soviéticos y norteamericanos se veían afectados por la criminalidad de THRUSTH. De hecho, los protagonistas, Solo y Kuryakin, unían sus esfuerzos siendo uno norteamericano y el otro ciudadano soviético. Los métodos utilizados por esta organización criminal tenían que ver con tecnologías improbables que merecían una respuesta tecnológica no menos improbable por parte de CIPOL-UNCLE. Kuryakin, además de conocer artes marciales y ser un tirador excepcional, dominaba casi todas las ramas de la ciencia tecnologías y creaba artefactos para la observación, el espionaje y la detección de maldades del THRUSTH. Con el paso del tiempo este arsenal de inventos estrafalarios es lo que más se recuerda y se celebra de esta serie que conoció un éxito espectacular en la segunda mitad de los sesenta hasta el punto de ser nominada sistemáticamente mientras duró para distintos galardones en los Emmy y en los Globos de Oro.

El protagonista para el que se había construido la serie era Napoleon Solo. Estaba interpretado por Robert Vaughn. Es una especie de traslación de Jame Bond para la pequeña pantalla (de hecho ambos personajes tuvieron el mismo creador, Ian Fleming). Era el jefe de la “Sección II” de CIPOL de la que, al parecer, el único subordinado es Kuryakin. Entre ambos protagonistas existen buenas relaciones; simplemente, combinan bien. Napoleón Solo era un tipo elegante y distinguido, sofisticado incluso, a lo James Bond. Refinado en el vestir y en el beber, en sus costumbres y en sus hobbys, era un perfecto gentleman, algo frívolo y mundano. Kuryakin, por su parte, desaliñado en el vestir y mucho más en el peinado, como todo ruso que se precie tuvo una notable vena intelectual y meditabunda; suele estar reconcentrado en sí mismo, le interesan poco las relaciones sociales e incluso da la sensación de que carece por completo de habilidades en este terreno. 


Robert Vaughn dio el perfil. Fue un actor bien relacionado en Hollywood. Amigo de Jack Nicholson y de James Coburn, también mantuvo una estrecha relación con Robert Kennedy. Antes de protagonizar El agente de CIPOL, multiplicó sus apariciones ocasionales en series de éxito: Bonanza (1959-1973), Los intocables (1959-1963), El virginiano (1962-1971) y en películas que tuvieron cierto impacto en la época: Bullit (1968), El puente de Remagen (1969), El coloso en llamas (1974), volvió a la TV con su aparición en las últimas temporadas de El Equipo A (1983-1987), el Se ha escrito un crimen (1984-1996), Ley y Orden (1990-2010), Walker (1993-2001), etc. Pero, sin duda, su interpretación más celebrada fue como uno de los Siete Magníficos (1960), versión del relato clásico japonés Los siete samuráis ambientada en el farwest.

En su momento, cuando fue emitida en España, entre finales de los 60 y principios de los 70, produjo una buena impresión convirtiéndose en cita obligada de los jueves. Los que tuvieron edad suficiente para verla podrán dar constancia de que contó con el favor del público. A casi cincuenta años de distancia, la serie ha perdido tanto su actualidad como la gracia de sus gags. Se puede ver sin que los párpados se cierren, pero resulta evidente que todo en ella pertenece a otro tiempo. Podemos situarla como algo más seria que el Superagente 86, pero mucho menos que Misión Imposible. Entre los jóvenes cuarentones, el rostro de Vaughn les dirá algo al haberlo visto en otras series. Los treintones, por su parte, apenas lo recordarán. Gustará especialmente, además a los nostálgicos, a aquellos que, sea cual sea su edad, gusten del cine de espías.


FICHA:

Título original: Tha man from UNCLE
Título en España: El agente de CIPOL
Temporadas: 4 (105 episodios)
Duración episodio: 50 minutos
Año: 1964-1967
Temática: Aventuras
Subgénero: Espionaje
Actores principales: Robert Vaughn, David McCallun, Leo G. Carroll, Barbara Moore, Sharyn Hillyer, Ligh Chapman.
Lo mejor: Los inventos que aparecen en la serie.
Lo peor: Algunos episodios son demasiado livianos.
Puntuación: 6,5

¿Cómo verlo?: Puede adquirirse en DVD, en varias colecciones y formatos. Se puede conseguir a través de programas “peer to peer”. Algunos episodios pueden verse en youTube.
Publicar un comentario en la entrada