martes, 26 de agosto de 2014

El hombre ha muerto... Nosotros lo hemos asesinado


El hombre ha muerto… Nosotros los hemos asesinado.

Todas las explicaciones que partían de ese centro se arrastran moribundamente con él. 

El hombre como centro de gravedad ha dejado de ser importante para la actual era post-moderna.

En la Modernidad nos prometieron su dicha, la autodeterminación y hasta la felicidad… pero al vivir en una era en dónde el hombre ha muerto todos estos objetivos concretos y concisos han dejado de tener importancia

La sociedad humana dividida en 2 partes des-iguales. Una Décima parte obtendrá la libertad personal y los derechos ilimitados, mientras las 9 Décimas restantes se convertirán en los esclavos, en una manada de animales y que, bajo la obediencia total de sus gobernantes, serán reducidos a la posición de hombres primitivos. 

Los esclavos son iguales aún en la esclavitud…?

En medio de los esclavos, los jefes siembran la soplonería. Cada esclavo se ve obligado a delatar al otro. Los gobernantes eliminan por completo la educación para esclavos, bajan el nivel de ciencias y talentos, puesto que ello sólo puede engendrar la desigualdad.

El alto nivel de ciencias y conocimientos sólo puede existir para los jefes.

Se propone destruir la familia y el amor porque en estos despiertan un deseo a la propiedad. Los esclavos obviamente no pueden tener propiedad de nada.

En lugar de la educación, las ciencias, la familia y el amor se hace propaganda de la borrachera, el chisme, la delación y un libertinaje sin precedentes.


La obediencia y la impersonalizad completas son los objetivos e ideales clásicos de la Nueva Edad Media del Siglo XXI. 
Publicar un comentario en la entrada