martes, 18 de octubre de 2011

Power Point una prótesis perversa contra... el razonamiento

Power Point nació en 1987. Sólo han pasado 24 años y ya se están conociendo los daños colaterales de su uso y abuso. Su implantación creo una nueva forma de relacionarnos y comunicarnos en una mutación constante.

Es una prótesis, prótesis inevitable en una conferencia donde el presentador se limita a leer las frases que se proyectan en la pantalla.

Es muy perverso. Los efectos perversos están en la falta de racionalidad porque interesa más el espectáculo que la demostración.

Su objetivo es hipnotizar al público, limitando la capacidad de razonamiento.

La puesta en escena con una sala en penumbra obliga a la gente estar atenta para consumir 15 diapositivas en media hora, verbos en infinitivo, slogans, reducción de la información a la mínima expresión, la optimización en todos los ámbitos de la cultura, explicando cualquier tema con la mayor cantidad de datos en el menor espacio posible. Un estudiante aprende a sintetizar, a encontrar los puntos clave, pero el abuso crea unas carencias.

Cada transparencia consta de 40 palabras y 8 segundos de lectura. Cuando pasa el tiempo, sobre todo si al final te has llevado el texto de la presentación a tu casa, y le hechas una ojeada, las diapositivas son extrañamente huecas. Notas que faltan muchas explicaciones que por difusas, has olvidado.

"Power Point nos hace estúpidos". Está afirmación la soltó un marine de EEUU ante un incomprensible esquema sobre el futuro de Afganistán.El general McCrystal dijo del power point que "es el principal enemigo del ejército estadounidense".

Franck Frommer afirma: como el uso del power point afecta al pensamiento actual. "Nos venden guerras como nos venden teléfonos".

El general Mattis del cuerpo de marines americanos denunció "la colonización del ejército por el pensamiento. Un soporte que nació para vender productos se ha infiltrado en organizaciones, gobiernos, ejército, educación".

Elimina toda capacidad para reflexionar, discutir y criticar. Mientras las diapositivas van apareciendo nadie puede interrumpir, discutir.

Con los p.p. nos venden despidos, guerras, casas, gestión de hospitales, universidades y bancos con imágenes que nos llegan a las emociones.

En fin, todo un espectáculo, rápido, ágil y económico.

Los militares se quejan de que una guerra y sus estrategias militares o en los despidos masivos de las empresas, no se pueden entender con 3 o 4 diapositivas.

Cualquier tema puede ser expuesto y elaborado con 3 ideas, 2 objetivos y 4 acciones. Dado lo cual "la verdad" se ve reforzada en "es así porque lo pone ahí", y eso va a misa. O sea, con 4 diapositivas se puede llegar a demostrar que sobran 20.000 personas y hay que echarlas. Claro uno habla y los demás escuchan. Sin debate, una fuerte manera de neutralizar a las personas. Algo parecido a un mal sucedáneo de la lección magistral o concepción clásica, como relación jerárquica entre los que tienen un "saber" que transmiten a quienes no lo tienen, aunque sea leyendo con más o menos espectáculo.

Publicar un comentario en la entrada