lunes, 24 de enero de 2011

Incubo... en La Villarroel


Foto de los actores es Copyright de David Ruano

Tarde noche fria dónde las haya, en la puerta del Teatre Villarroel de Barcelona.

Hoy por fin conozco personalmente a Esther Iracheta y el grupo que ha montado de "Amen al Teatre". Facil de localizar en Facebook. Os animo a ello.

No soy fumadora y no tengo interiorizado el estar en la puerta con frío. Si la gente fuma y si quiero integrarme a conocer los integrantes del grupo de Esther... hallá que voy y estoy.

La obra iendo al grano, tiene una introducción que se hace lenta. El ritmo y las pistas para crear la atmósfera pide del espectador, que asiste entregado... un esfuerzo de paciencia.

El teatro actual tiene un handicap y es que no hay primeros planos del actor, de sus ojos, de sus rasgos... de esas expresiones de terror que inquietan y atrapan a la cámara de cine y por tanto a los ojos del yo. Tiene que trabajar en buscar recursos que el lenguaje del cine lo tiene resuelto.

La segunda parte logra el objetivo de ser inquietante, acelera la trama y es resuelta con espectáculo e incongnitas. El director intuyo que en ese instante tiene una media sonrisa perversa, tipo Joker, como susurrando al espectador al oído... "imagina cualquier solución porque no te la pienso dar".

Dentro de la trama me llamó la atención un detalle de sonidos que simulaban cortes de energía y que poco a poco los personajes jóvenes repetían la palabra que había sido cortocircuitada. Creí que la trama caminaría por jóvenes cybors. Criaturas compuesta de elementos orgánicos y mecánicos.

En la tertulia que siguió, al término de la actuación, nos recodó a los fans del cine... Mulholland Drive de David Lynch.

Me gustó la estética para dar a conocer los nombres de los actores y la palabra INCUBO. Creo que podrían haber utilizado esta técnica en los momentos oscuros de la representación.

Bo, a seguir con el buen trabajo...
Publicar un comentario en la entrada