jueves, 22 de diciembre de 2016

The Strain, de Guillermo del Toro prueba no superada


Aparece en el streaming de HBO dentro del rótulo “fantástico” pero la conocíamos ya por haber sido retransmitida hace algo más de un año por la Quatro en la que pasó suscitando entusiasmos iniciales que fueron descendiendo de intensidad a medida que la serie avanzaba. The Strain es otra de esas series con un trasfondo satánico en donde la novedad es que el mal se reproduce mediante algo parecido a un virus con forma de gusano. Por lo demás, se unen distintos temas: empresario con alma vendida al Diablo, nazi que sirve al Diablo desde los campos de concentración y judío que desde 1944 va combatiendo al “emperador de las tinieblas”. Y, todo ello, teniendo como protagonista a un epidemiólogo. En su conjunto, la serie, que supone la síntesis de distintos temas, termina constituyendo un despropósito decepcionante para el público.

EN EL MEOLLO DE LA CUESTIÓN: EL ORIGEN DEL MAL

No hacía mucho, era Larry David en su serie Courb Your Enthusiasm sacaba a colación en esqueche protagonizado por un superviviente de los campos de concentración que se obstinaba en enseñar a todo el mundo el número con el que fue tatuado en el antebrazo y a ponerse pesado repitiendo una y otra vez las historias de aquella época. De no haber sido de origen judío Larry David y la mayoría de protagonistas de su serie (como de Seinfeld, su éxito anterior), le hubiera caído el sambenito de antisemita. 



Pero el equipo de guionización de The Strain, dirigió por Guillermo del Toro) debió no haber visto aquel irónico esqueche en el que el fondo de la cuestión es que el tema ha sido ya llevado a la pantalla en incontables ocasiones. Una más, a fin de cuentas, tampoco se va a notar, debió pensar Del Toro. Es así como sitúa la figura de “Abraham Setrakian” (David Bradley), un judío rumano enviado en 1944 a los campos de concentración alemanes. Allí supo que los cuentos que le había narrado su abuela sobre el “Strigoi”, una especie de vampiro y diablo que perseguía a los hombres eran ciertos. El “Strigoi” estaba allí y se llevaba a los encerrados. Fue entonces cuando “Abraham” se juró que dedicaría su vida a combatirlo, armado por su fe y por una espada ceremonial de plata.

Por eso, cuando escucha la noticia de que un avión a aterrizado con todos sus pasajeros y tripulación muertos (salvo cuatro personas), sabe que el “Strigoi” ha vuelto, está en los EEUU y se aproxima la hora de enfrentarse a él. El monstruo del infierno cuenta con el apoyo de un antiguo oficial nazi y de un multimillonario norteamericano dispuesto a vender su alma a quién sea con tal de salvar la vida y superar sus muchas enfermedades. Sin embargo, inicialmente, un epidemiólogo, ”Eph Goodweather” (Corey Stoll), jefe del Equipo Canary del Centro de Control de Enfermedades de los EEUU, opina que se trata de unas muertes debidas a la acción de algún virus. Pronto, los caminos de ambos se cruzan y terminan aliándose para combatir a esa epidemia tan extendida que es el Mal. “Eph” va venciendo poco a poco su escepticismo inicial y se da cuenta de que se está enfrentando a algo que rebasa las fronteras de la ciencia.

El “Strigoi” existe desde el principio de los tiempos, pero en algunas épocas aparece con renovados bríos: “está ahí en donde hay miseria”, explica “Abraham”… algo incompatible, por tanto, con la opulencia de la sociedad norteamericana. Da la sensación que el amplio equipo del que ha dispuesto Del Toro para perfilar el guión ha trabajado velozmente y no ha sido capaz de corregir estas contradicciones.


ALGO SOBRE LA SERIE

En 2009 apareció la novela Nocturna (títulada en EEUU The Strain). Fue el primer volumen de su Trilogía de la Oscuridad, junto a Eterna y Oscura, novelas escritas por Guillermo del Toro y Chuch Hogan. La serie The Strain debería ser, pues, la adaptación a la pequeña pantalla del primer relato. Del Toro llevaba la idea de esta novela desde 2006 cuando planteó a la Fox un proyecto similar. Luego, una vez publicada la novela, se llevó al cómic en donde fue aclamada por los aficionados. Era lo que necesitaba Del Toro para convencer finalmente a los directivos de la Fox para llevarla al cine. Pero un éxito como libro y como cómic, no garantiza necesariamente su repetición en la pequeña pantalla. Y eso fue lo que, finalmente, ha ocurrido. El proceso de adaptación no se ha realizado correctamente. Tal es la raíz del problema. Lo preocupante es que en el momento de escribir estas líneas la cuarta temporada se ha programado para el verano de 2017.

Tanto la interpretación de Corey Stoll como de sus compañeros es aceptable. Stoll pasó a ser un rostro conocido cuando interpretó a “Peter ruso” en la primera temporada de House of Cards (2013-hoy). Volvimos a verlo como “Ernst Heingway” en Mignight in París (2011) de Woody Allen y antes ya se nos había hecho un personaje simpático como “detective Jaruszalski” en Ley y Orden: LA (2010-2011). Aquí, en The Strain, oficia de epidemiólogo sometido a graves tensiones familiares. 


Su antítesis es el deportado a los campos de concentración que ha jurado luchar contra el mal, papel asumido por el veterano David Bradley, un rostro conocido de Juego de Tronos (2011-hoy), en las diversas películas de Harry Potter (en donde era “Argus Filch”). Es un rostro particularmente conocido en la televisión británica. Es un actor comedido cuya presencia atenúa la tendencia al histrionismo y a la sobreactuación implícito en el guión.

Hay que mencionar también a Jonathan Hyde, actor australiano, especializado en papeles de malvado, muy malvado o extremadamente malvado (como es el caso en esta serie en donde asume el rol del multimillonario servidor del “Amo”, “Eldritch Palmer”.

El “Strigoi” está interpretado por Robert Maillet, luchador profesional de origen canadiense cuyo rostro es irreconocible por el maquillaje y cuya voz pertenece a otro actor. Y este es el otro problema de esta serie: la caracterización que, inicialmente, está inspirada en algunas imágenes del Drácula de Bram Stoker (1993), es, simplemente, mala: está más cerca de las máscaras de los “payasos asesinos” que de una imagen que inspire terror. Otro de los problemas que convierten esta serie “de terror” en fronteriza con la comedia.

VALORACIÓN Y RECOMENDACIONES

Serie con ambiciones, pero serie tópica, insatisfactoria e irrelevante. No es que la temática sea poco creíble –es cine fantástico- es que los personajes están mal construidos. Las sorpresas iniciales impiden que el espectador lo advierta, pero a medida que avanza la trama este rasgo va apareciendo de manera cada vez más nítida. Falta imaginación para introducir elementos nuevos y originales. La serie, va bajando progresivamente de calidad e interés y nada pueden hacer los actores (todos ellos buenos) para salvarla, simplemente se les apaga entre las manos. Guillermo del Toro, simplemente, ha dilapidado algo del prestigio que tenía como director de cine fantástico y de terror. 

De todas formas, salva la serie el que su fotografía es buena, la interpretación de los personajes principales, buena, los encuadres brillantes y los efectos especiales aceptables. Es decir, todo lo que hace que la serie sea cara y que, por tanto, mala no pueda ser. Es, poco relevante, menos original y absolutamente nula en lo que se refiere a la temática tantas veces repetida.

No cometeremos el error de recomendarla a nadie, pero sí de decir que si usted todavía no está saturado de series sobre satanismo, inframundo, posesiones demoníacas, entidades malignas deambulando por el mundo y demás lindezas, esta serie completa la amplia oferta de estas temáticas que se ha acumulado en el otoño de 2016.


   
Ficha

Título original: The Strain.
Título en España: The Strain.
Temporadas: 3 (36 episodios)
Duración episodio: 45 minutos
Año: 2014.
Temática: Terror.
Subgénero: Satanismo.
Tema: En el interior de un Boeing 777 la tripulación y los pasajeros aparecen muertos, mientras desaparece un extraño sarcófago a partir de cual se provoca una epidemia.
Actores: Corey Stoll, David Bradley, Mia Maestro, Sean Astin, Jonathan Hyde, Richard Sammel, Kevin Durand, Miguel Gómez. Ruta Gedmintas, Natalie Brown, Ben Hyland, .
Lo mejor: el estilo de Guillermo del Toro.
Lo peor: tela serie va perdiendo brío.
Puntuación: 6,5
Trailer (en inglés): https://youtu.be/pey-wjDGWfQ
¿Cómo verla?: En HBO.


Publicar un comentario