viernes, 9 de diciembre de 2016

Sargento Preston, el encanto de la policía montada del Canadá


En mi infancia, por algún motivo, me llamo particularmente la atención aquella canción Una casita en Canadá cantada primorosamente por la argentina Elder Barber y la Policía Montada del Canadá cuya existencia pudimos conocer gracias a la serie Sargento Preston. Sería porque ambos fenómenos, canción y serie, coincidieron en el tiempo, finales de los 50, o porque intuíamos que Canadá jugaría un papel importante en nuestra vida, el caso es que nunca pudimos olvidar una serie curiosa hecha en EEUU sobre la policía del vecino país. Lo que menos nos imaginábamos es que la Policía Montada del Canadá sigue existiendo y que cuando tuvimos que presentar una denuncia por pérdida de pasaporte, tuvimos que dirigirnos, a uno de sus cuartelillos. Ni visten –al menos en su trabajo diario– el estirado uniforme de la película, ni siquiera van acompañados de caballo o de perro, como el protagonista de esta seria.

UN CÓMIC EN EL ORIGEN DE LA SERIE

Antes que serie televisiva, Sergeant Preston fue un programa de radio. Eran los tiempos gloriosos de aquel medio que en los 40 solía emitir “seriales” y que no fue sino hasta finales de la década cuando empezó a declinar frente al naciente medio televisivo. Tras su aparición televisiva, el Sargento Preston se convertiría también en un cómic para adolescentes de la mano de Gaylord Du Bois (guionista, entre otros de Bonanza, The Rebeld, Los hombres de la Wells Fargo, Bat Masterson, Roy Rogers, etc.) y Alberto Giolitti (creador de Cisco Kid, Turok, Gunsmoke, y dibujante de Star Trek). 

A la vista del impacto que había generado en la radio, George W. Trendle, que había sido propietario de varias estaciones de radio que habían terminado formando parte de la American Broadcasting Company en 1946, entró en el negocio televisivo. Trendle, previamente, había emitido en sus frecuencias de radio, seriales radiofónicos como el Llanero Solitario y luego Desafío del Yukón. Ambas serían trasladadas a la televisión. La experiencia acumulada en la primera que se prolongó entre 1949 y 1957, le sirvió para la segunda, también producto de su imaginación, que se iniciaría cuando todavía resonaba el estruendoso “Hi-yo, Silver away!” no se había apagado. 

Frank Striker, que había elaborado los guiones de El llanero solitario, se encargó también de elaborar los argumentos. En realidad, ambas series eran parecías y aunque, era difícil situar en el tiempo, al Sargento Preston, por sus características y ambientación, estaba claro que se trataba de un western ubicado al norte de la frontera norteamericana, en una región canadiense conocida como el Yukon, fría e inhóspita como pocas. Fronteriza con Alaska y sin el beneficio de que alguna de sus aristas den al mar. Una región casi tan grande como España poblada apenas por 33.000 habitantes y eternamente helada. 


SARGENTO PRESTON, DESAFIO EN EL YUKÓN

El nombre original de la serie era Sergeant Preston of the Yukon, pero fue emitida en España como Desafío del Yukon. Fue de las primeras que llegaron a TVE a poco de ser constituida. Debió proyectarse hacia 1959-60. Llamaba la atención por algunos de sus contenidos. En primer lugar porque remitía a El llanero solitario. Era inevitable que el caballo del “Sargento Preston”, “Rex”, remitiera al “Plata” y que el equivalente a Tonto, el astuto compañero del Llanero, fuera… un perro con nombre y apellido, “Yukon King”, un husky siberiano, raza completamente desconocía en la España de aquella época.

La serie es bastante lineal en so desarrollo: no hay más protagonistas que el sargento, su caballo y el perro. Todos los demás protagonistas son accidentes. Solamente unos pocos personajes secundarios repitieron en algunos episodios.
El guión era sencillo: o el Sargento Preston acudía a rescatar a ciudadanos afectados por alguna emergencia, o amenazados por bandidos. Cuando no le bastaban sus propias fuerzas para derrotar todos estos peligros, recurría a su perro y su cabello, que demostraban ser tan hábiles como él. No hay que olvidar que eran los tiempos de Rin-Tin-Tin y Lassie, y aún estaban por llegar los de Mister Ed (1961-1966), el caballo que dialogaba con su dueño.

Los argumentos son bastante lineales y este esquema no tiene alteración alguna. Lo único que varían son las intensidades de las nevadas. 

RICHARD SIMMONS ES EL SARGENTO PRESTON

Fallecido en 2003 tras superar los 90 años de edad. Dick Simmons había sido un consumado deportista durante su época universitaria. Abandonó sus estudios por un contrato con la Metro en 1933 y participó como actor de reparto en innumerables producciones en las que se fueron curtiendo sus talentos interpretativos. También solía alternar estos trabajos con el teatro. Pero fue en la década de los 50 cuando llegó su hora y supo aprovecharla después del parón que supuso la Segunda Guerra Mundial en la que fue reclutado sirviendo como piloto de transporte. Al concluir el conflicto regresó al cine, interpretó con moderado éxito a un aviador  en la película Above and Beyond (1952), junto a Robert Taylor y Eleanor Parker, volvió a aparecer como piloto en Flight Nurse (1953) y, a la vista del éxito, hizo doblete con el mismo rango de aviador en Dragonfly Squadron y Escuadrilla heroica (ambas de 1954). Al año siguiente lo contratarían para encarnar al “Sargento Preston” y, aunque, a partir de concluir la serie, sus trabajos descendieron en calidad, siguió trabajando hasta 1982. 


VALORACIÓN: NOS FASCINÓ EN LA ÉPOCA

Para millones de adolescentes y jóvenes, aquella serie tenía como atractivo el mostrarnos unos parajes que no soñábamos que pudieran existir, en los que un policía interactuaba con un perro y un caballo. Era como un Llanero solitario de las nieves. Además, lo rutilante del uniforme, su curioso sombrero, el color, los pantalones oscuros y las botas de montar, hacían del “Sargento Preston” un arquetipo de la época: orden, distinción, abnegación. Fue una serie que nos acercó a la naturaleza salvaje y determinó el que algunos hiciéramos de las montañas el teatro de nuestro ocio. Cabría decir que lo de menos eran los argumentos: empezábamos a darnos cuenta de que, inevitablemente, en series de este tipo, los buenos siempre vencían a los malos y sin excesivo esfuerzo. El atractivo de la serie residía en el entorno y en la tríada protagonista: un militar, un caballo, un perro entre las nieves.

Evidentemente, hoy, cuando se vuelve a ver la serie a más de cincuenta años de distancia y con los ojos y el peso de un adulto crepuscular, la serie se vuelve a redimensionar: hemos visto esos mismos paisajes en documentales de Calleja o del National Geographic, sabemos que los perros solamente se interesan por olisquear, comer y marcar territorio y que los caballos siempre permanecen distantes incluso cuando les da un cazo de azucarillos. Ahora sabemos que el mundo no es como nos lo había pintado el Sargento Preston en el Yukon y que los malos, con demasiada frecuencia, salen airosos.

RECOMENDACIONES

La serie hay que volver a verla con apertura de miras: nos recuerda, lo que nos fascinó en nuestra juventud. Es, pues, una serie que solamente sabrán apreciar nostálgicos. No puede extrañar, por tanto, que recientemente, haya sido repuesta por el TV13. También interesará a los fanáticos de los westerns, género en el que incluir necesariamente a esta serie. Dirá menos a las generaciones que hoy tienen entre 40 y 50 años. Y nada en absoluto a los más jóvenes. 



FICHA:

Título original: Sergeant Preston of the Yukon 
Título en España: Sargento Preston
Temporadas: 3 (78 episodios autoconcluidos)
Duración episodio: 30 minutos
Año: 1955-1957
Temática: Un sargento de la Policía Montada del Canadá con sus inseparables perro y caballo, que comparten protagonismo y aseguran la ley el orden en zonas rurales de Canadá
Género: Acción.
Subgénero: Western.
Actores principales: Richard Simons, Francis De Sales, Kelo Henderson, Ed Hinton, John Pickard.
Lo mejor: los paisajes helados…
Lo peor: que en 1955 la televisión daba sus primeros pasos.
Puntuación: 6,5
Trailer en castellano: https://youtu.be/xGTIM5b_DVA
¿Cómo verlo?: Recientemente ha sido emitido por 13TV. La mayoría de episodios pueden verse en youTube en versión original. Están a la venta en DVD y BlueRay doblados en castellano. También pueden bajarse mediante programas “peer two peer”.


Publicar un comentario en la entrada