jueves, 24 de noviembre de 2016

Rin-tin-tin, un pastor alemán en el Farwest


Fue una de las primeras series infantiles y juveniles que emitió Televisión Española, si no recuerdo mal en las tardes de los sábados. Hoy sería impensable que un niño que apenas tenía 11 años cuando se inició el rodaje de la serie, vistiera el uniforme de la caballería de los Estados Unidos, cabalgara en formación junto otros soldados y estuviera sometido a una disciplina militar, para colmo, con el grado de cabo y, en alguna ocasión, incluso, tomara un arma para defenderse. Se sabe cómo es la educación actual y su principio: alejar al niño de las armas. Sin embargo, todos estos aspectos, hoy inasumibles por lo políticamente correcto, pasaban entonces desapercibidos y en ellos, precisamente, se encontraba el atractivo de la serie para el público juvenil. Los niños de aquella España de finales de los años 50 que veían esta serie, se podían considerar afortunados: en primer lugar porque sus padres tenían la suficiente capacidad adquisitiva para tener un televisor (el parque de aparatos en aquellos años no debía superar el medio millón). En segundo lugar porque  existían series y películas juveniles que injertaban en el joven el espíritu de aventura que luego podían desarrollar en los boy-souts o en la OJE.

EL PRIMERO DE LOS PERROS QUE LO PUEDEN TODO

En aquellos años, muy pocos tenían perro, especialmente en las ciudades. Por algún motivo –fíjense ustedes– se prefería tener hijos a mascotas. Tiempos aquellos. Hoy, sin embargo, sólo en Madrid hay 250.000 perros que generan al año 34 millones de kilos de cacas y más de 100.000.000 litros de orines. Y luego nos quejamos de que las ciudades huelan mal. Hoy Rin-Tin-Tin sería solamente uno más de esas mascotas de una raza que ni siquiera con Rex, un policía diferente (1994-hoy), ha conseguido desbancar a las razas de moda. Porque en esto de los perros también hay modas y en los años 50, el mejor perro al que podía aspirar una familia era el pastor alemán, de la misma forma que hoy se busca el Bulldog francés y hace veinte años los Husky siberianos. 





El Rin-Tin-Tin que aparecía en la serie no era el primero de su saga. Duncan, un soldado norteamericano que participó en Europa en la Primera Guerra Mundial se encontró cinco cachorros a los que adiestró y de los que se llevó una pareja a los EEUU. Los convirtió en actores de cine en los años 20 con el nombre de Rin-Tin-Tin. Tal sería el precedente en el que se inspiraría la serie de TV a partir de 1954. Como en otras series protagonizadas por perros, en Rin-Tin-Tin participaron varios de estas mascotas realizando el mismo papel. Uno de los perros utilizados, precisamente, era el cuarto descendiente de aquella primera camada que se llevó a EEUU el soldado Duncan en 1918. 

LEE AAKER: EL “CABO RUSTY”

Entre los actores que participaron en la serie hay tres nombres que destacan por encima de los demás. El protagonista indiscutible y el héroe diseñado para los niños era “el cabo Rusty”, interpretado por Leer William Aaker que ha cumplido los 73 años en setiembre de 2016. Así pues, mientras duró la serie tenía entre 11 y 15 años. Fue una especie de niño prodigio que había aparecido desde que tenía ocho años en películas como El mayor espectáculo del mundo (1952) junto a Charlon Heston, rodada en cinerama, un dramón ambientado en el circo, y en Sólo ante el peligro (1952) compartiendo cartel con Gary Cooper y Grace Kelly. Así pues, cuando fue elegido para protagonizar Rin-Tin-Tin su nombre era popular entre los actores infantiles de la época. 

Lo suyo fue compartir serie con un perro. Dos semanas antes de ganar el casting para esta se había presentado a la convocada para elegir el reparto de otra serie memorable, Lassie, que se convertiría en una de las series más largas de la historia: 1954-1974. Los espectadores pudimos ver en ambas series a perros que parecían siempre los mismos y a niños que, en cambio, se iban haciendo cada vez mayores. Y este es el problema de los actores infantiles: que, en su inmensa mayoría, una vez superan la adolescencia, mueren para el cine. Y eso fue, justamente, lo que le ocurrió a Aaker, niño prodigio, que no volvió a filmar nada mas, intentó dedicarse a la producción y terminó jubilándose como carpintero.

UN ELOGIO A LA CABALLERÍA DE LOS EEUU

La serie está ambientada en el farwest posterior a la Guerra de Secesión pero nace en el clima de la postguerra. Apenas hacía nueva años que concluyó la Segunda Guerra Mundial, en Corea ya se combatía y el espíritu bélico seguía en pie en la sociedad norteamericana. No es raro, pues, que la trama de Rin-Tin-Tin tenga como protagonista a la caballería de los Estados Unidos y a una de sus bases avanzadas en el lejano Oeste: el Fort Apache. De hecho aún siendo una niña junto mi hermano, como todos los niños de la época que habíamos visto la serie, pedimos a los Reyes Magos que nos regalaran uno de esos fuertes de madera. Los uniformes, las formaciones de caballería, las empalizadas del fuerte, todo ello constituyen una parte importante de los recuerdos de aquella generación infantil, de la misma forma que los más mayores tenían en esos mismos año a Te quiero Lucy como serie favorita. El tiempo parecía pasar lentamente y ambas series ocupaban la atención preferencial de hijos y padres. Obviamente, el mensaje de Rin-Tin-Tin no era aséptico: mientras veíamos la serie se firmaban los acuerdos de cooperación con los EEUU y terminaba el período de la autarquía en España. Mister Marshall había llegado con retraso, pero había llegado al fin y al cabo.


Era frecuente que las chicas que ya habían superado la infancia y sus vidas discurrían por el camino de la adolescencia, entre guateques, coloretes y luchas contra el acné, que se fijaran en el “teniente Rip Masters” que junto con el más paternal “sargento Biff O’Hara”, constituían el acompañamiento de Rin-Tin-Tin y del “cabo Rusty”. El primero estaba interpretado por James Brown, un actor de origen tejano que se movía entre las cámaras desde principios de los años 40. Había trabajado con John Wayne en Arenas Sangrientas (1949) reviviendo la batalla de Iwo Jima y apareció en infinidad de ocasiones en series como Superman (1954) y El llanero solidario (1959-1957), el Virginiano (1962-1971) o Daniel Boom (1964-1970), y tardíamente concluyó su carrera en el papel de “detective Harry McSween” en la serie Dallas (1978-1991). En lo que se refiere a Joe Sawyer, actor canadiense, tuvo una dilatadísima carrera. Había sido Butch Cassidy (1949) en la serie del mismo nombre que nunca llegó a estrenarse en España.

UNA SERIE PARA…

La serie supondrá un placer para los que la vieron en aquellos años en los que fue emitida por TVE. Hoy tendrán entre 60 y 65 años, así que visionarla de nuevo les remitirá, seguramente, a aquel período de su vida, el período en el que tenían más futuro que pasado y la serie les despertaba su interés por comerse el mundo. Seguramente a sus hijos y nietos Rin Tin Tin les dirá mucho menos y los habrá incluso que la considerarán inmoral e incorrecta desde todos los puntos de vista al involucrar a un infante entre armas y milicias. Para los amantes de las series, ver Rin-Tin-Tin les supondrá un contacto con los orígenes de la televisión para niños y adolescentes. Que les guste o no, ya es harina de otro costal. 



FICHA:

Título original: The Adventures of Rin Tin Tin
Título en España: Las aventuras de Rin-Tin-Tin
Temporadas: 4 (166 episodios)
Duración episodio: 21 minutos
Año: 1954-1959
Temática: Western.
Subgénero: Juvenil.
Actores principales: Lee Aaker, James Brown, Joan Wawyer, Rand Brooks, Tommy Farrell, Hal Hoper, John Hoyt, Syd Saylor, Les Temayne.
Lo mejor: el protagonista era el perro.
Lo peor: que la idea se ha copiado hasta la saciedad.
Puntuación: 7
Episodio de muestra en castellano:
https://www.youtube.com/watch?v=x5lMV7647Yo (aparece el joven Lee Van Cleef)

¿Cómo verlo?: Algunos episodios pueden verse en youTube en versión original. Están a la venta en DVD y BlueRay. También pueden bajarse mediante programas “peer two peer”.
Publicar un comentario en la entrada