miércoles, 9 de noviembre de 2016

Poirot de Agatha Christie, entre histórica y actual


Es esta una de las series más difundidas en televisión. Personalmente, le he visto en los más variados horizontes y en las lenguas más diversas e incomprensibles: en los Balcanes, en Europa Central, en Iberoamérica… Lleva como quince años reproduciéndose en distintos canales españoles, regionales, locales, nacionales y siempre suscita récords de audiencias y picos de interés. Se han ido filmando episodios durante casi un cuarto de siglo (entre 1989 y 2013) y, por tanto, resulta difícil clasificarla como serie “histórica” o “moderna”. Es, a la vez, una cosa y otra. Pero siempre gusta y siempre convence. Es, pues, una de las mejores series que se han emitido a lo largo de casi 70 años de la televisión mundial.

El éxito de la serie se basa en tres factores: la calidad de los textos originales de Agatha Christie que inspiraron los guiones televisivos; el trabajo de David Suchet encarnando al detective belga y los medios desplegados en la serie, especialmente la ambientación. Unidos estos elementos, la serie debía ser, necesariamente, un logro histórico. Sobre el primer elemento no vale la pena añadir nada. La escritora falleció después de una vida tranquila y repleta de éxitos profesionales (escribió 66 novelas policiales, algunos relatos cortos y dos piezas teatrales de carácter policíaco). Durante mucho tiempo se le consideró como la autora más leída del mundo (e incluso hoy surgen dudas de si sigue siéndolo) y uno de sus relatos (El asesinato de Roger Aykord) está considerado como la mejor novela policíaca de todos los tiempos. 




La serie incorpora novelas escritas por Agatha Christie que, en realidad, no estuvieron protagonizadas por Hercules Poirot. En realidad, de los 70 episodios filmados, solamente 33 estaban originariamente protagonizados por el detective belga. El resto eran relatos breves, unos protagonizados por Poirot y otros eran ajenos al neurótico personaje. 

En cuanto a la ambientación es una creación propia de la serie. Y cabe decir que ha sido minuciosa y original. Desde la animación de la presentación se percibe la influencia futurista. En los episodios de las ocho primeras temporadas los escenarios son elegidos entre edificios, fábricas y chalets estilo art–deco. Otro tanto cabe decir del mobiliario y del más mínimo elemento estético. 

Sin duda, de todos los actores que han encarnado la figura de Poirot, Suchet es el que más en serio se ha tomado su trabajo y ha dedicado más tiempo a recrear el personaje. Peter Ustinov, Alfred Molina, Tony Randall, Albert Finnet, asumieron en un momento u otro al personaje, pero dentro de cincuenta o cien años, será el rostro de Suchet el que eternice al personaje. 

En lo que se refiere a David Suchet, su vida profesional tuvo un antes y un después de haber asumido el papel de “Hércules Poirot”. Antes, era solamente uno de tantos actores británicos de carácter, hijo de padre judío procedente de Estonia, con algo de sangre francesa, y de madre anglicana, especializado en papeles, o bien de malvado sin escrúpulos o de espía extranjero. Había trabajado en un cierto número de películas británicas que le sirvieron solamente para demostrar su valía y su rigor interpretativo. En el curso de esos trabajos iniciados en 1978, se labró la fama de actor serio, riguroso y camaleónico que serían, precisamente, los méritos por los que fue elegido para encarnar al famoso detective belga. En 1991, cuando llevaba ya dos años asumiendo el papel protagonista de la serie empezaron a lloverle reconocimientos: en 1991 fue nominado en los premios Award como mejor actor. Debería de esperar todavía tres años para conseguirlo y, aún otros seis, en el 2000, para revalidarlo. Mucho más importante fue el título de Comendador de la Orden del Imperio Británico que recibió de manos de la Reina Isabel II en 2002. Su nombre quedará para los anales de la historia relacionado con la figura del detective producido por la mente retorcida de su creadora. 


Poirot se ve secundado en sus investigaciones por la inefable “señorita Lemon” y “capitán Hastings”. Siempre, el “detective–jefe James Japp”, representa la autoridad de Scotland Yard. En su conjunto, ambientación – protagonistas – guión constituyen el gran activo de la serie. Vale la pena dedicar algunas líneas a Hugh Fraser (“Capitán Hasting”) y a Philip Jackson (“Inspector–Jefe Japp”). En lo que se refiere a Pauline Moran (“señorita Lemon”) hay poco que decir: su historial cinematográfico es bastante breve y, prácticamente, se limita a su aparición en 32 episodios de la serie. Más extensa es la carrera de Hugh Fraser que desde 1977 había multiplicado sus actuaciones en teleseries y largometrajes. Lo vimos en películas tan notables como Firefox (1982), Jack el Destriprador (1988), Juego de Patriotas (1992) o 101 Dalmatas (1996) y en series igualmente remarcables como Reilly as de espías. El rostro de Philip Jackson se vio en todo el planeta encarnando un papel secundario en El cuarto protocolo (1987). Antes había participado en la serie británica Robin Hood (1984–1986) como “Hubo Abbot de Rainault”. 

La serie ha sido emitida en incontables ocasiones en canales nacionales y regionales y siempre provoca el mismo efecto en la audiencia: interés, fascinación, seguimiento y atención. Obviamente, no todos los episodios tienen la misma calidad y análogo interés: unos tienen más interés que otros, pero, en cualquier caso, la media de calidad es alta y algunos pueden considerarse como verdaderas obras próximas a la perfección. Maldad bajo el sol, por ejemplo, pertenece a esta gama. La recreación que se hace en la serie de episodios que habían sido llevados a la gran pantalla protagonizados por Peter Ustinov (Muerte en el Nilo) o por Albert Finnet (Asesinato en el Orient Express) son muy superiores en la serie.

Es una serie que gustará a un amplio espectro de televidentes y no sólo a los amantes de la series de detectives. Basta con que sepan apreciar las series de calidad para que se emocionen con ésta. Serie recomendable. 



FICHA:

Título original: Agatha Christie's Poirot 
Título en España: Poirot de Agatha Christie
Temporadas: 13 (70 episodios)
Duración episodio: de 50 a 102 minutos
Año: 1989–2013
Temática: Intriga
Subgénero: Detectives
Actores principales: David Suchet, Hugh Fraser, Philip Jackson, Pauline Moran, David Yeland, Zöe Wanamaker, Orla Brady.
Lo mejor: la creación de David Suchet.
Lo peor: algunas adaptaciones de las novelas son demasiado libres.
Puntuación: 9

¿Cómo verlo?: Todavía suele ser reproducida en canales regionales o locales de TV. Están a la venta en DVD y BlueRay editado por 5DVD. También pueden bajarse mediante programas “peer two peer” y buena parte de los episodios pueden verse en youTube.
Publicar un comentario en la entrada