sábado, 29 de octubre de 2016

El Círculo de Bletchley


Durante la Segunda Guerra Mundial, el Ministerio de la Guerra británico tenía instalada una estación de descifrado de mensajes en Bletchley Park, cerca de Londres. El nombre procedía de la mansión victoriana en la cual se instaló la unidad dedicada a esta actividad. Alan Turing trabajó allí en la creación de Colossus, el primer ordenador que permitió el descrifrado de los códigos de la máquina alemana Enigma. Diversas películas han tratado este tema: Breaking the Code (1996) protagonizada por Derek Jacobi o The Imitation Game (2014) en la que Benedict Cumberbatch encarna al controvertido matemático, Enigma (2001) y alguna otra menor. Sin embargo, esta serie no trata sobre el grupo de matemáticos que trabajaron en aquellas instalaciones secretas, sino sobre las mujeres allí empleadas con distintas responsabilidades. 

El Círculo de Bletchley es una serie de género negro ambientada en la postguerra, en la que las investigadoras no son ni los Sam Spade, ni los Philip Marlowe, ni por Pepe Carvalho de la vida, sino mujeres que, por distintos motivos, se reúnen años después de haberse conocido en las instalaciones de Bletchley para resolver algunos asesinatos. 





Tal es el encuadre histórico y la originalidad de la serie. No se trata de mujeres policías o de super-heroínas a lo Marvel, ni siquiera de detectives privadas profesionales, sino de mujeres unidas por su deseo de ayudar a encontrar a determinados asesinos en serie que alarman a la sociedad londinense y ante los que la policía se ve impotente. Las cuatro están unidas por una alta capacidad intelectual y de razonamiento, cada una especializada en alguna rama: establecimiento de patrones matemáticos, organización de datos, obtención de información primaria, coordinación… Todas son mujeres que están, más o menos, adaptadas a vidas aburridas, planas y grises y experimentan cierta nostalgia de los años que pasaron en Bletchley Park haciendo algo importante, útil para su país. Necesitan emociones fuertes, tareas superiores a las de las amas de casa en la que se han convertido.

La reconstrucción de aquellos años es, sencillamente, detallista. La serie sirve como excusa para mostrarnos cómo era la sociedad británica en los primeros años 50: sus modas, sus vehículos, sus ritmos, incluso el color de sus calles. Los rostros de las protagonistas han sido caracterizados con los peinados, maquillajes y vestuarios de aquella época. Se percibe que se permanecía más cerca de la sociedad de los años 30 que de la revolución de las costumbres y las modas que se operó a partir de mediados de los 60. También la serie ilustra mediante algunos flashs backs, sobre todo en los primeros episodios, los años en los que las protagonistas trabajaron para la inteligencia británica. Aprenderemos muchos detalles sobre la mujer británica de los años 40-50. En el fondo hay algo de reivindicación feminista en esta serie y muestra las frustraciones de mujeres brillantes que no tuvieron el reconocimiento que merecían por parte de la sociedad.

La protagonista central y el cemento del grupo es “Susan Gray” interpretado por Anna Maxwell Martin que aún no había llegado a los 40 años cuando se filmó la serie. Procedente del mundo del teatro, debutó en televisión en uno de los episodios de Asesinatos en Verano (2002) y luego en un capítulo de Doctor Who (2005). En 2005 se hizo con un BAFTA a la “mejor actriz de televisión” y desde entonces se ha convertido en uno de los rostros más habituales en la escena británica. Su historial en teatro es amplísimo, especialmente entre 2001 y 2009, fecha en la que sus apariciones televisivas se hicieron cada vez más frecuentes. Su rostro es de una gran expresividad y en la primera temporada es la protagonista indiscutible.


“Jean” es la que durante la guerra tenía mayor graduación en el grupo. Era la supervisora del círculo de chicas que trabajaban en Betchely Park. En la postguerra se hizo con un cargo de bibliotecaria, pero sigue manteniendo contactos con la inteligencia británica y, por tanto, puede hacerse con datos que ayudarán al grupo en sus investigaciones. El papel es asumido por Julie Graham una atractiva cuarentona cuyo rostro está prácticamente desfigurado por una caracterización a lo “señorita Rotenmeyer”, más rígida que una vara y que apenas esboza sonrisas. Lleva trabajando en el cine y en televisión desde 1986 y, con posterioridad a la filmación de El Círculo de Bletchley le hemos visto en algún episodio 8 de Crimen en el paraíso.


Rachel Stirling (“Millie”) y Sophie Rundle (“Lucy”) completan el grupo protagonista. La primera es una mujer independiente, aventurera y buscavidas, con continuos altibajos desde que abandonó sus actividades en Bletchley Park. La segunda es la más joven del grupo, con apenas 25 años y cierta sensación de debilidad. El desarrollo de la trama demostrará su dureza ante situaciones límite. 

Las cuatro protagonistas se combinan bien. Sus perfiles están bien trabajados. Quizás en donde hubiera hecho más falta profundizar en esta serie es en el papel de los malvados. Los guionistas han empleado tanto tiempo en perfeccionar los matices de las cuatro protagonistas que parecen haber eludido hacer otro tanto con su oponentes, los criminales que van desfilando en los episodios. Es el cabo suelto que impide a esta serie ser considerada como un producto perfecto. Sin embargo, cualquiera que se acerca a ella, no duda en otorgarle un notable como calificación final.

La serie se produjo en el Reino Unido en 2012. Su estreno en prime time en el mundo anglosajón fue extraordinariamente bien recibida. Sin embargo, a pesar de sus méritos, interés, cualidades y nivel de perfección, en el resto de Europa ha pasado bastante desapercibida, entre otras cosas porque ha estado ausente de las grandes cadenas generalistas que todavía concentran a una parte importante de la audiencia. Sin embargo es una serie que hay que ver y que gustará a un público muy amplio: a gentes atraídas por el género negro, a quienes experimenten atracción y curiosidad hacia el mundo de la postguerra o hacia las secuelas de la Segunda Guerra Mundial. Gustará en general a los que les haya gustado el Poirrot de Davi Suchet o el Sherlock Holmes de Jeremy Brett, es decir, series detallistas en la que se cuida hasta el último detalle. Y, por supuesto, a las feministas moderadas, especialmente a quienes sientan curiosidad por saber cómo era la vida de la mujer británica en los años 50: las sufraguistas habían quedado atrás y Mary Quant, la creadora de la minifalda, todavía no había cumplido los veinte…


FICHA:
Título original: The Bletchley Circle
Título en España: El Círculo de Bletchley
Temporadas: 2 (3+4 episodios)
Duración episodio: 45 minutos
Año: 2012
Temática: Género negro
Subgénero: Años 50
Actores principales: Sophie Rundle, Rachael Stirling, Anna Maxwell Marin, Julie Graha, Jocelyn Macnab, Ed Birtch, Mark Dexter, Michel Gould, Elliot Kerley, Faye Marsay 
Lo mejor: la reconstrucción de los años 50.
Lo peor: todo circula en esta serie demasiado rápidamente.
Puntuación: 8
Web oficial:
Web en castellano: 
¿Cómo verlo?: Proyectado en la plataforma Netflix. También se puede encontrar a través de programas “peer to peer”.


Publicar un comentario en la entrada