martes, 20 de octubre de 2015

3. Costa Rica pasando por Houston


Un ángel con manta rosa


Si... pasamos la noche en el aeropuerto de Houston porque nos indicaron un hotel en el mismo aeropuerto que nos cotaba 270$. La gracia es que para llegar al Hotel Marriot hay que bajar a la ultima planta y subirse en un pequeño tren circular con, no se lo pierdan... Con curvas, curvas. Me hizo reír y reír porque parecíamos unas canicas dentro de un sonajero, agarrados donde podíamos.

Eran unas 12 a 14 horas de espera en una zona bastante pequeña para caminar. En la practica esta cerrado por la noche. No había ninguna maquina de bebidas calientes. Poco a poco y venciendo el sueño, el frío se hace mas intenso y nos dispusimos a pasar la noche haciendo microsueños de 15 a 30 minutos.

En uno de esos intervalos una mano me toco el brazo y una señora de Houston me preguntaba si habíamos perdido el vuelo y si íbamos a pasar la noche aquí. Le confirme que si y que hasta las 8:56h no salia.

Me regalo una manta rosa. Se lo agradecí de todo corazón.

Mire a todas las personas que estaban en la misma situación que la nuestra y asombrada pensé que un ángel se había fijado en nosotros y busco una manta.

A veces para bien o para mal nunca sabes quien te esta observando. 

Porque alguien es tan gentil sin yo fijarme? Sin yo pedirlo?.

Ni por un momento me podía imaginar que después de la aventura hostil de los policías y sus controles, surgiría entre mis sueños una caritativa dama americana. 

A veces los ojos se me llenan de agua cuando me sorprende la generosa gentileza de las personas.
Publicar un comentario en la entrada