martes, 20 de octubre de 2015

1. Costa Rica pasando por Houston



Son las 4:10am y pasa el bus que nos lleva de Sant Pol de Mar al aeropuerto. El aire fresco de aviso de tormenta o lluvia, nos refresca el sueño. Apenas hemos dormido, yo unas 3horas, mi marido ni una.

El frío y la duda de si el bus va aparecer en la carretera puntualmente, nos congela el segundo aunque estamos confiados de que todo va a salir bien.


Ok, aparece y en una hora estamos en el aeropuerto del Prat. Sabemos donde tenemos que hacer el checking y facturar las maletas, también es Ok. Hacemos una microvisita a los baños y nos colocamos en la serpiente del control de personas y equipaje. Todo en las bandejas: ordenador, tablet, zapatos, abrigos, bolso, etc. Y el arco de seguridad. Harry es Ok y a mi me ponen a un lado para tocarme el tirante del sujetador. !Es verdad, tiene aros de metal!. Todo verificado, nos vamos a la salida de embarque.

Por fin nos sentamos a tomar un zumo de naranja en vaso de cuatro dedos de alto y un envase de fruta + un acuarius: 10 euros.
La fruta es verde, verde, el melón verde hasta parecer un pepino. Han cortado hasta la zona que no se come. Me pregunto como son tan bizarros de vender algo incomestible a un precio de 6 euros.

Hacemos tiempo y enseguida estamos en el avión de Lufthansa hacia Frankfurt. Por cierto recomiendo esta compañía, estupenda. El vuelo bien, la llegada bien y el enlace con el avión de Houston bien. Todo es Ok.

Ya instalados en el avión Frankfurt-Houston, nos preparamos mentalmente a ver un sinfín de pelis, dormir, comer y beber zumos. Películas aunque con el doblaje al español de méxico parece.

Después de muchas horas llegamos a Houston y ya teníamos el chip de prestar mucha atención a los controles, a recoger las maletas, a otros controles y subirnos al avión de United para llegar a Costa Rica.

Estábamos en una cola y nos mandaron a otra. El volumen de pasajeros era muy alta y la impresión que nos estaba dando es que no sabían, no saben gestionarla de forma pragmática y eficiente las horas puntas de viajeros. !Un caos, un caos de esperas! Turistas que se quedan en Houston mezclada con gente de transito como nosotros.

Adelanto el relato porque las esperas eran importantes. Al final nos toca acercarnos a una policía-negra. Los policías hispanos son la mayoría. El caso es que es asombroso todo el personal femenino negro es de una gordura morbida de una dimensiones impresionante. Bueno pues nos toco la negra y lo digo sugetándome a una realidad. 

Allí estaba mascando chicle y pronunciando un ingles desganado. No tenia una postura en el asiento, digna, estaba desparramada y nosotros se lo estábamos poniendo fácil. Entregábamos los documentos con seguridad y los teníamos todos de forma impecable. Todo era Ok. Todo los que nos pedía lo teníamos, y... En un momento nuestras vida cambiaron.

A mi me hicieron pasar y a Harry le obligaron a ponerse a un lado de la cola de espera. A mi un policía me indico que no lo esperara y que me pusiera fuera del pasillo de tránsito. A partir de aquí vi pasar a Harry con un policía y se alejo a algún sitio, del cual yo no me hacia la idea.

Bueno fueron pasando los 5m,10,15,30,45,1hora,1hora y cuarto, hasta llegar a las 2 horas. Después de 2 horas y con el vuelo a Costa Rica perdido y caducado, recibo la llamada de Sofía diciendome que papa me estaba esperando en la salida de embarque E11.

Problema: yo no había conectado el wi-fi del aeropuerto para no estar localizable para mi familia y así no alarmarles de lo que estaba pasando hasta saber yo, que les podía contar.
Publicar un comentario en la entrada