viernes, 27 de agosto de 2010

Ford... Anuncio "No" Subliminal




Estoy sorprendida con un anuncio de la marca de coches Ford.

Se sabe, que la publicidad subliminal es aquella que va dirigida al subconsciente. En el caso de la imagen fija, la mirada se dirige hacia el contenido total del anuncio y ésta no percibe algo que sí percibe, en cambio, el subconsciente. Esa percepción es lo que genera el consumo. La persona compra... sin saber por qué experimenta la sensación irreprimible de comprar. Su subconsciente en cambio si lo sabe.

Bo!.. El anuncio del coche marca Ford por 10.750 Euros es un coche utilitario de gama baja. En el morro está el logo de la compañía fabricante. A la derecha, dos caballos encabritados. Llama la atención que los dos caballos estén cubiertos de topos rosa... ¿se trata de un producto dirigido a honestos gays?. El que está detrás tiene algo como un pene medio flácido [detalle] como parte de la decoración del muro posterior. Esa pene apunta al caballo que está delante. Es evidente que se quiere asociar potencia sexual al modelo y a la marca... jugando con los 50-70 cm de pene como idea de “caballos de vapor” y con potencia sexual como potencia del motor.

El anuncio llama la atención por la vulgar concepción y consideración de lo subliminal:

La sociedad tiene el consciente taponando la inteligencia. Los mensajes son tan explícitos que dejan en plan perezoso al subconsciente. Planteándose la existencia de éste, totalmente anestesiado por mensajes tan explícitos

La pereza instalada en el potencial de los compradores parece obligar, a los publicistas intelectuales, a renunciar a las sutilidades subliminales. El relevo está en situarse en lo explícito, visible y evidente .

¿Compraría usted un coche anunciado por dos caballos con topos rosa y en el que él de atrás intenta sodomizar al de delante?. Si es así... aquí tiene su producto.

Publicar un comentario en la entrada