viernes, 4 de junio de 2010

Mis héroes anónimos... compañeros de Comdisco, mis amigos.






Por fin la cita estaba establecida, Plaz. Letamendi delante de Hacienda. La tarde era cálida-húmeda, típica, típica de Barcelona.
Uno a uno fueron apareciendo los protagonistas de esta historia.
Yo fuí la primera en llegar para adaptarme al entorno, al ruido ensordecedor de los coches por al carré Aragó, toda una autopista en la ciudad. Descubrir si oía los pájaros, parámetro de la calidad del aire, no fué así. Al suelo de Barcelona, cada vez es más pringoso, más pegajoso, posiblemente es una plastilina de contaminación, humedad, excrementos de los tubos de escape, caucho de las ruedas y residuos de toda índole. Logré la abstracción.
Antes de quedar hicimos promesa que de si se cumplía, dada la dificultad por coincidir todos, algunos como nuestro maño MiguelAngel pondría una vela a la Virgen del Pilar, Ann-Sophie a la Virgen de Montserrat y yo al Buda de los Amodorrados.
Todos... Alex, Ferran, MiguelAngel, David, AnneSophie, Xavier, teníamos muchas cosas que contarnos y hubo tiempos para todos. Me sentía muy felíz viendo como se comunicaban. Abrazos, risas, apretones de mano...
Para mi, mis amigos, los que escojo entre la multitud y de los lugares que vivo, son mis "héroes anónimos"... son personas que aprenden a caminar por la Nada ¿porqué? porque consiguen aceptarse, no tienen miedo a decepcionar a los demás porque son fieles a si mismos.
Hemos estado concretamente con Xavier unos 8 años sin saber de él y en su periplo ha sido capaz de salvarse de la adversidad. La experiencia le ha transformado por dentro y por fuera. Al ser unos cambios traumáticos está empezando a reconstruir su vida con una nueva escala de valores. Los demás hemos estado en contacto por Internet o tomando un café con mi amiga francesa.
En esa tesitura pero a otros niveles todos los allí reunidos hemos atravesados desiertos donde no nos ha faltado la confianza en nosotros mismos y el coraje a la hora de afrontar los momentos difíciles.
Publicar un comentario en la entrada