lunes, 18 de enero de 2010

Jana Sterbak... Diseño con alma, carne y dolor


La mañana del sábado 16 sólo consistía en llevar a mi sobrino Pol a una hora de catequesis y esperar en la Biblioteca de Calella que transcurriera el tiempo.
Allí el "encadenado del día"... léase "situaciones que si no es por esto no sucede aquello" me propusieron ayudar y colaborar con Ivan en su trabajo de Diseño.
Tenía que diseñar una casa en base a "La Casa del Dolor" de Jana Sterbak.
Hace algún tiempo conocí una obra suya: "Mando a distancia" es una falda excesivamente alta de estructura metálica apoyada en tres pequeñas ruedas y con una especie de braguero en la parte superior. En la obra se debe situar una modelo a la que no le llegan los pies al suelo. La falda con ruedas recorre el museo mediante un mando a distancia por otra persona.
El caso es que yo tenía que hacer de espejo parlante de Ivan porque debía de escuchar y participar de las ideas en voz alta.
La Casa del Dolor de Ivan está basada en los siete pecados capitales: Lujuria, Gula, Avaricia, Pereza, Ira, Envidia y Soberbia. Resultado... pasillos diabólicos, helio, piscina de papel, báscula y un sin fin de estrategias para que la persona que accede a la casa experimente esas emociones tan primarias.
Seguro que estaréis pensando ¿Cómo terminó la historia del mi sobrino Pol? Bien... a las 13:10 mi cerebro despertó de la concentración y sorprendida por el despiste le dije a mi sobrina Meli que fuera a buscar a Pol. Yo y mis botas de tacones lo tenía crudo. Bien el Mundo en 10 minutos se había convertido en un caos. En la era de los móviles hemos perdido la capacidad de esperar. Repetidas llamadas de alarma, de angustia, .
Lo cierto es que me ha parecido irónico que dando las enseñanzas de Jesucristo y de Dios no practiquen la Paciencia. Y que mi sobrino salga "fet un dimoni".
Publicar un comentario en la entrada