martes, 1 de noviembre de 2016

The Hour, espionaje, alta política e información




Sobre esta serie se ha repetido hasta la saciedad que era la respuesta inglesa a la serie norteamericana Mad Men (2007-2015). Sin embargo, a poco que se siga, queda claro que está más cerca de las mejores novelas de espionaje de Graham Green o John Le Carré que de la vida interior de una empresa neoyorkina. Ni siquiera las fechas en las que se desarrollan las tramas son coincidentes: mediados de los 50 para The Hour y principios de los 60 para Mad Men. En lo único que coinciden es en ser un producto extremadamente bien ambientado, ágil, competitivo y destinado a tener éxito en el mercado internacional. Y este fue el problema: que Mad Men se prolongó entre 2007 y 2015 y, muy injustamente, por cierto, The Hour se canceló por bajas audiencias después de dos temporadas. A pesar de esto, quien ha visto sus doce episodios reconoce la calidad que la BBC imprime a todos sus productos y no puede por más que felicitar a sus creadores y elogiar la tarea de todos los que han participado en su producción.



Estamos a mediados de los años 50 en el Reino Unido. La televisión es todavía una novedad: lo más avanzado en ocio que ofrecía la época. Es una televisión en blanco y negro vista a través de monitores que difícilmente superan las 30 pulgadas. El barrido catódico es todavía grosero. Ciertamente, desde las Olimpiadas de Berlín en 1936 se habían estado haciendo pruebas de transmisión por ondas herzianas, pero faltaba la consagración del medio. Incluso en aquella España, todavía gris y que no había superado su propia miseria, el Ministerio de Información intentaba que nos subiéramos al carro de la pequeña pantalla. Las costumbres no eran muy diferentes a las de los años 30. Todavía no se habían producido las grandes innovaciones culturales de los 60, ni los terremotos sociales que vendrían diez años después. 

Era una época de fuertes tensiones internacionales. La bomba atómica estaba en manos norteamericanas, pero los rusos también habían conseguido fabricar las suyas, e incluso Francia y el Reino Unido se preparaban para hacer otro tanto. Los pueblos de Europa del Este se mostraban cada vez más reacios al triste destino que había diseñado para ellos la Conferencia de Yalta (1945), cuando Churchill y Roosevelt los entregaron a Stalin. Oriente Medio era una bomba de tiempo en permanente tensión desde la creación del Estado de Israel (1948). Pero, económicamente, las cosas parecían funcionar (y lo harían en los llamados “30 años gloriosos de la economía mundial”, de 1943 a 1973). 


Tal es el contexto histórico y cultural en el que se desarrolla la trama de The Hour. No es raro que la dirección de la BBC decidiera lanzar un nuevo espacio informativo (el que da nombre a la serie). La iniciativa se confía a un grupo de periodistas formado por “Freddie Lyon” (Ben Whishaw), periodista de investigación “Bel Rowley” (Romola Garai) productora, y “Héctor Madden” (Dominic West), presentador del programa. El grupo, tiene por encima de ellos al siniestro y sutil “Angus McCain” (Julian Rhind-Tutt) y a “Clarence Fendley” (Anton Lesser) director del programa. Cada uno de estos personajes tiene rasgos particulares: “Héctor” está harto de todo lo que ha hecho en televisión hasta ese momento, quiere un programa en directo. Compite en un primer momento con “Bel” por el puesto. En cuanto al tercero en discordia, nadie lo tiene como adversario: en efecto, “Freddie” es una especie de periodista de investigación más interesado en su trabajo en la calle que en las repercusiones de su trabajo. Cuando estalla la llamada “crisis de Suez”, todos los implicados se ven en un aprieto. “Freddie” averigua datos que contradicen la versión oficial del Foreing Office sobre los motivos que llevaron al lanzamiento de paracaidistas sobre el Canal de Suez, en connivencia con el Estado de Israel y que determinaron, no solamente el inicio de una nueva guerra abierta en Oriente Medio, sino una cortina de humo aprovechada por los soviéticos para ahogar en sangre la revolución húngara. De la interacción de estos elementos, de su trabajo y de la realidad política de aquel momento, surge esta serie que puede recomendarse sin reservas mentales.

Solamente en la reconstrucción milimétrica del ambiente de aquellos años The Hour, como hemos dicho, puede compararse con Mad Med. En ambas hay la consabida historia de amor, pero ¿en qué serie no aparece alguna tensión sexual entre los protagonistas? La gran diferencia es que, a partir de los elementos que hemos enumerado, los protagonistas de The Hour intentan participar en los grandes problemas de su tiempo (desvelando los intentos del MI6 por ocultar datos sobre la “crisis de Suez”, convirtiéndose en testigos activos, mientras que los protagonistas de Mad Men, sufren su tiempo: los datos políticos de los EEUU de finales de los 50 y principios de los 60, aparecen pero sólo como telón de fondo de la actividad de una empresa; son, pues, testigos pasivos. Por otra parte, mientras Mad Men, a medida que avanzan los episodios se convierte en un relato sociológico sobre la vida en el interior de una empresa, en The Hour, pronto penetramos en el terreno de los juegos y las componendas políticas, y, casi sin darnos cuenta, en el mundo del espionaje y de la Guerra Fría.   


La serie es notable en muchos aspectos, pero sobre todo en la interpretación que realiza Dominic West en su papel. West, de origen británico, alcanzó, poco antes de su interpretación en The Hour, un Globo de Oro por su interpretación en The Whire (2002-2008). Luego vino esta serie y a la vista de su “gancho” en la pequeña pantalla, se le ofreció un papel central en la serie que entonces se preparaba, Juego de Tronos (2011-presente), que rechazó por obligarle a estar demasiado tiempo separado de su familia. Su registro como actor es amplio: como guerrero clásico (en 300 [2007] o en Centurion [2010]), como actor shakespereano (en Sueño de una noche de verano [1999], en películas de catástrofes y zombis (28 días [2000]), en ciencia-ficción (Star Wars – La amenaza fantasma [1999]), como policía (en Hannibal Rising [2007]) o en biopics (encarnando al joven Pablo Picasso en Sobrevivir a Picasso [1996]). Actor sobrio y de gran expresividad, físico envidiable y aspecto de hombre duro y decidido, tiene su réplica y su antítesis en la fragilidad que destila Ben Whishaw desde sus primeras apariciones en la pantalla. Su consagración vino por su papel central en El Perfume (2006). Al igual que Romola Garai tiene una carrera cinematográfica sólidamente asentada, si bien nos parece un actor irregular y cuyo papel, en este caso, es el menos convincente.
La serie constituyó un éxito en el Reino Unido en su primera temporada, pero las audiencias decayeron en la segunda (indudablemente, la primera es mejor que la segunda, pero también en ésta el interés se mantiene y se trata de una producción notable. Dado que la BBC tenía en ese momento acumulación de nuevos proyectos, optó por cancelar la tercera temporada cuando ya estaban prácticamente diseñados sus guiones. Y todo porque en la segunda temporada no logró superar la barrera del millón setecientos cincuenta mil espectadores e audiencia. Había lista de espera para lanzar nuevos productos: Sherlock (2010-hoy), Dowton Abbey (2010-2015), Black Mirror (2011-hoy), El Infiltrado (2016) y tantas otras…
The Hour hará las delicias de todos los que sientan nostalgia por los años 50, a los consumidores habituales de thrillers de intriga y espionaje. Sin duda, quienes más disfrutarán sus episodios son los amantes del savoir faire británico y, en general, a todos los seriéfilos abiertos y en busca de productos de calidad. Éste lo es, créanme.


FICHA:

Título original: The Hour
Título en España: The Hour
Temporadas: 2 (12 episodios)
Duración episodio: 60 minutos
Año: 2011-2012
Temática: Thriller
Subgénero: espionaje y periodismo
Actores principales: Ben Whistaw, Dominic West, Romolo Garai, Anton Lesser, Julian Rhind,Tutt, Anna Chancellor, Ona Castilla Chaplin, Peter Capaldi, Burg Goman, Juliet Stevenson, 
Lo mejor: la interpretación de Dominic West.
Lo peor: cierta lentitud en algún momento. 
Puntuación: 8
Web en castellano:  

¿Cómo verlo?: en Netflix. Se puede comprar en DVD editada por Cameo y distribuida por Amazon. También en programas “peer to peer”.
Publicar un comentario en la entrada