domingo, 25 de octubre de 2015

5. Costa Rica donde la gente pasa entre el 1 y el 2



Costa Rica donde la gente pasa entre el 1 y el 2

La gente conduce como si los otros coches se tuvieran que abrir como las aguas que Moises abrió en el Mar Rojo. Según el Hollywood de Cecil B. De Mille.


La gente conduce los coches como si en lugar de coche llevaran una bicicleta en una presa de verano. Entiendase presa como atasco, traffic jam, etc.

La gente conduce como si su coche fuera una tijera que cortara el espacio entre coche y coche. No le importa ni la distancia de seguridad ni las normas internacionales de conducción.

Costa Rica, la gente camina en el aire sobre la linea de la frontera.

La gente conduce y camina como si fueran los últimos espermatozoides de La Tierra.

Los costarricenses en los supermercados te van empujando para ser los primeros y no les importa el contacto físico. En el código de las ciudades es una norma de mala educción. Empujar a la gente. Avasallarla. Habrá que ponerles zancadillas para que se caigan. Para sobrevivir hay que desarrollar el instinto y dejar a un lado la buena educción civilizada.

En fin conducen anárquicamente para ser los "primeros" sin semáforos en todas las calles, con el asfalto hecho polvo por las lluvias. Sin pasos cebras. Con agujeros que son socabones y donde los amortiguadores quedan destrozados salvajememte. Es practicamente imposible ir por el mismo carril. La conducción vista desde un helicóptero debe ser de chiste.

Ah por cierto en san José pasa el tren y a lo largo de la ciudad hay que atravesar en repetidas ocasiones las vías del tren. No hay pasos a nivel, y lo atraviesas jugandote la vida, tanto de vista al frente como de espaldas. 


Por cierto en todos los paises del mundo los borrachos van haciendo sssss pero aquí se sabe que conduce un borracho porque conduce recto y no ve los socabones.

El gobierno podría invitar a empresas de tecnología en I+D a hacer practicas de asfalto ultramega resistente a las lluvias tropicales. 
Publicar un comentario en la entrada