sábado, 31 de octubre de 2015

7. Costa Rica: San José boleto de vida de 5am. a 5pm.





Horarios de luz y vida cotidiana 



La vida posible en la calle la inicio a las 6:30am. Cada mañana. No quita que desde las 5 este despierta y levantada.

Lo típico es beber agua de limón exprimido con ese artilugio de México con forma de dos cascaras de huevo encajadas a la mitad.
Preparo café americano, con café de costa rica off course. Es aguado, no es expreso tipo italiano. Es de buena calidad y no necesariamente  la gente acostumbrada a tomar un café con cafetera italiana acepta beber una bañera de café.

Seguidamente me pongo las bambas, la camiseta de deporte, gorra y a la calle. Como dije son las 6:30am. Es una hora de Sol "soportable". El Sol de Costa Rica es intenso y demoledor para hacer deporte mas tarde. Para mi, es motivo de bajada de tensión, deshidratacion y agobio a tope.

A unos cuantos metros, cruzando la Avenida16 y más tarde la vía del tren de apenas unos 75cm de separación paralela, camino hacia un paso elevado que cruza la Avenida12. El circuito azul del atletismo está esperándome. Me aseguro que la señora de las pipas de coco esté abierta. Empiezo a correr.

Bueno correr es mucho decir, troto y troto con saltos cortos pero lo prefiero para no lesionarme los tobillos o cualquier huesecito de mi cuerpo serrano. Hay que entrar en calor. La verdad es que he llegado a Costa Rica con algunos kilos fruto de las tensiones y acontecimientos de éste jodido 2015.

Gracias a la Popoya, ay, perdón, a la Papaya estoy logrando restablecer mi armonía física y mental. Por cierto las semillas de las papaya aplastadas "sabor a pimienta" son un verdadero laxante.

Continuo con el relato de mi entrenamiento. Intento hacer 5 vueltas: 3 corriendo sin parar y 2 andando a paso enérgico. En fin me va estupendamente y me siento de igual manera.

Al finalizar voy al puesto de frutas... hay varios a lo largo del parque de la Sabana y pido con mi perfecto español: Hola buenos días, una pipa por favor. 500 colones, respuesta: si mi amor. La señora coge el machete tipo "hoy abro un paso en la jungla" y con el coco en la mano, apoyándose en un punto, comienza a dar varios cortes al verde coco. Precisos muy precisos. Por fin me lo entrega adjuntándome una pajita. Admiro como me lo entrega el coco, agujereado y sin derramar ni una sola gota del preciado líquido. Mi Harry y yo lo saboreamos intensamente.

Terminado, finalizado el tiempo destinado a despertar los huesines y el ánimo, reemprendemos el regreso a casa. De nuevo el paso elevado, de nuevo las encogidas vías del tren y pá casa. El Sol... ya son las 7:30am.

El tren es un carrusel de sonidos, de humo negro, de traqueteo y de visión de pasado, pasado. Parece una oruga de 100 pies con vagones moviéndose como las caderas de una mujer mórbida. Una tiene la sensación que de un momento a otro un vagón va a perder el equilibrio y como dicen en el teatro... !que comience el espectáculo!. ¿Para cuando un tren eléctrico para San José?.

Otro detalle que no entiendo es ¿cómo es posible que los pasajeros aguanten el silbato? Llevan tapones...? Están sordos...? los pensamientos quedan disueltos ante tremendo estruendo durante 1 o 2 horas que dure el trayecto... Quedan lobotizados...? la verdad es que me lo pregunto.
Para que os hagáis una idea. Si estás al lado, osea que vas caminando y aparece el tren, el sonido (no tengo un aparato de decibelios) pero explicado así, a lo burro podría decir que el sonido es una animalada, vamos, a lo bestia. El colmo es que no se contenta con pitar cada vez que se aproxima un cruce, no estimadores señores, no, es cada 15 segundos, incluso yo diría que menos.

No se necesita despertador aquí en San José, con oír el primer tren de la mañana, en plan bocina vuvuzela sonando a la puerta del condominio, es suficiente.

Dado lo cual cuando se da esa situación, de oír próximo la llegada del tren intento taparme los oídos. !Que escándalo! y aquí viene al pelo la canción de Rafael para tomárselo con humor.

Bien el resto del día tengo muchas actividades en que entretenerme hasta que la noche pinta las ventanas de brillantes luces en las montañas.


A partir de ese momento, alrededor de las 5 de la tarde ya no se puede salir a la calle a caminar, pasear. Nadie pasea. !Que distinto de Oporto! y su magnífico paseo por el río Duero saliendo al Atlántico y más allá.

Aquí salir por un refresco o una bolsa de patatas fritas al chino de turno, (en cada país lo pueden encontrar como Badulake, Depaner, la tienda del chino) lo que decía, aquí salir es siguiendo el pespunte de esta frase cada día: Vamos a salir antes de que nos atraquen y, estando en una zona residencial, en fin que no estamos en un barrio marginal.

Señores, dado lo cual la vida posible es de 5 a 5.

Luego, de 5 de la tarde hasta la hora de dormir viene a ser lo que el cuerpo te pida... que te quieres ir a dormir a las 8 de la tarde, pues te duermes, que logras aguantar hasta las 10, tu mismo.

El tiempo de la noche tienes que estar (si no tienes vida social con coche) en la casa, con rejas y concertinas (alambradas) en los tejados.

Gracias que hay Internet, Netflix, los libros, conversar, etc.

La vida es muy corta gracias a los depredadores de la noche que tienen otro horario y faltaría más que no tuvieran esos horarios... qué sería de los Derechos Humanos.
Publicar un comentario en la entrada