sábado, 18 de octubre de 2014

Het Vonnis. El Veredicto

Ser aburrido está subestimado… Luc Segers un ejecutivo brillante, es previsible, decente y aburrido. Una persona que en todo momento se ha conducido en la sociedad haciendo y siendo "correcto". Su perfil es el ejemplo perfecto. El "cemento" de un Estado de Derecho.

"He sido ignorado por (una empresa potente) y cuando están en la mierda, de pronto, me quieren y me muestran el dinero". Son pequeños trazos en el dibujo del protagonista que el director nos cuenta.

Repostar en una gasolinera mientras el ignora que su esposa es terriblemente golpeada en un área de servicios… es poner en marcha el cronómetro de los hechos más trágicos para Luc. 

Luc intenta parar al ladrón-asesino y es brutalmente atacado hasta dejarlo inconsciente. Su hija pequeña que es testigo de la escena, sale del coche y pierde la vida en un accidente. 

En ese instante ya tenemos a un hombre derrotado por el dolor físico y emocional. El director Jan Verheyen, la música de Steve Willaert y la fotografía de Frank van en Eeden nos conducen a las emociones de frustración y de duelo. Los recursos para contar la película son impecables. 

Lo que no imaginábamos es que el asesino es liberado por un error administrativo. De modo que no es castigado por el Estado de Derecho. A Luc, que fue expuesto a hechos de una violencia extrema, se le dice que esos hechos "No sucedieron".

En Bélgica, cada año decenas de personas son liberados o no procesadas debido a errores de procedimiento. Incluyendo traficantes de personas, de drogas, delitos violentos, delitos sexuales… El problema del "Error de Procedimiento" fue tratado por la Franchimont Commision en su propuesta de un nuevo Código de Derecho Procesal Penal. Esta propuesta de 2002 aún no ha sido objeto de debate en el Parlamento

Evidentemente cualquier ciudadano ante el dolor de una injusticia tan grave como un asesinato, se "tranquiliza" sabiendo que está dentro de un estado de Derecho cuyo objetivo es combatir el delito y castigarlo. Es indispensable tener claro que la finalidad de nuestros impuestos sirven paz que nos proteja. 

La película nos dice que Europa y su "justicia garantista" con relación a la delincuencia ha de tomar la iniciativa y el coraje de despertar.

En el poder judicial se parte del prejuicio de que la ley, la fiscalía y la víctima tienen a "abusar" del reo. Por lo tanto el delincuente tiene un blindaje tan potente que si tiene muchos recursos, incluso económicos, es capaz de parar y eludir la acción de la justicia, dando origen a la peor corrupción y adulteración judicial. En definitiva, el garantismo judicial consiste en ofrecer al "presunto delincuente" toda clase de recursos y subterfugios para eludir la acción de la justicia. 

Luc Segers ve que ha sido defraudado por el Sistema Judicial, por no castigar al delincuente y no combatir el delito. Nuestro ciudadano, pierde la confianza en el contrato que tiene firmado con el Estado al no cumplirse por haber sido rescindido de forma unilateral. 

Luc dispara al asesino, éste muere y es detenido. Quiere ir a por todas en contra del Sistema. Logra exponer las debilidades. Una situación anacrónica: "alguien te pide dinero (Estado) para cuidar de ti, aplicando a los delincuentes el castigo que tú no vas ejecutar nunca, siempre tendrás las manos limpias. Te pide que seas "buen ciudadano" y que no se te ocurra "tomarte la justicia por tu mano"… pero si el Estado falla te pide dinero, ser buen ciudadano y que "no te tomes la justicia por tu mano". 



Título original
Het Vonnis
Año
2013
Duración
107 min.
País
 Bélgica
Director
Jan Verheyen
Guión
Jan Verheyen
Música
Steve Willaert
Fotografía
Frank van den Eeden
Reparto
Koen De BouwJohan LeysenVeerle BaetensJappe ClaesViviane De Muynck,Hendrik AertsJoke DevynckJo De MeyereChris Lomme
Productora
Eyeworks Film & TV Drama
Género
Drama | VenganzaDrama judicial
Sinopsis
De camino a casa Luc y su mujer son testigos de un intento de robo. Luc interviene y el ladrón lo deja inconsciente. Tres semanas después, se despierta y recibe la trágica noticia de la muerte de su mujer durante el incidente. Luc consigue identificar al culpable, que es detenido y juzgado, pero debido a un error procesal es puesto en libertad por el jurado. A partir de ese momento su única obsesión será la venganza. (FILMAFFIITY)
Premios
2013: Festival de Montreal: Mejor director



Publicar un comentario en la entrada