sábado, 21 de mayo de 2011

El cine del sueño inmortal... Caixa Forum



El cine, la TV, Internet juegan con cortinas situadas en la frontera del sueño y el mundo real. Hoy la pregunta es... ¿soñamos para crear la realidad? ó ¿vivimos la realidad para soñar?.

Asistí a la inauguración de la interesante exposición "El efecto del cine. Ilusión, realidad e imagen en movimiento. Sueño" en Caixa Forum de Barcelona el 17.05.2011. La Inauguración corrió a cargo de Mr. Lawrence Hyman.

Un ejercicio para reflexionar sobre los rincones más oscuros y desconocidos de la imaginación y la fantasía. Una reflexión sobre el impacto del cine en la construcción de nuestra cultura visual. Por favor, el cine está en todas partes... todos podemos hacer una película de nuestra vida.

Observé la llegada de personajes, actores, directores, gente intelectualmente guapa y sofisticada. Me llamó la atención como diseñaron la puesta en escena para que los asistentes viéramos y oliéramos como se desliza, como avanza el séquito impenetrable de la "mecenas". Apareció la "baronesa Tita" subida en un cienpies al estilo "testudinem formate" de asistants, guardaespaldas, responsables de Caixa Forum, etc.

Mantener la mirada 5' y ver de cerca la cirugía plástica en alguna dama... produce un escalofrío siniestro. Me siento !tan incómoda! imaginando las claúsulas del contrato pactado con el diablo como si estuviera encadenada a una silla viendo la autopsia de un ratón.

Dado que vivimos instalados en la insatisfacción perpetua, con los avances en la hipercomunicación, que nos hacen estar conectados en la inmediatez, Mr. Hyman recordó en su discurso que... nuestro tiempo limitado en la Tierra se ve compensado con la seducción del vértigo que tiene la realidad virtual, dónde podemos ser eternos. Con el cine vivimos el bucle de la perfección perpetua.

En el cine nadie vé que nos hemos quitado la máscara. Se apagan las luces de la sala de cine y viajamos en la oscuridad dentro de un rectángulo iluminado. Le damos al dedito en el botón de arranque del Pc, Tv, móvil, iPad, XBox y viajamos en un rectángulo iluminado. Cuando nos vence el sueño, también se ilumina la pantalla de nuestros sueños.

La realidad y el sueño en el cine, es entrar con la curiosidad y expectativa de encontrar el yo oculto y/o desconocido, a través del espejo de otra realidad.

El cine es el sueño dirigido, es un espectáculo capaz de producir emociones muy fuertes. De ello se encargan un conjunto de personas... guionistas, directores, productores, actores, etc, que trabajan en una fábrica de sueños donde programan una realidad que no nos pertenece. Aunque, desde que aceptamos pagar, aceptamos voluntariamente soñar con ellos en un tiempo previsible.

El cine nos impulsa a soñar vampirizando a los personajes. Nos permite "realizar" cosas cursis o perversas que de otra forma no aceptaríamos. Aqui podeís recordar los efectos de las neuronas "espejo".

Bastan 13 obras para empezar a conocer y estudiar los mundos de 13 autores comenzando por Andy Warhol, que nos invita a olvidar el paso del tiempo, Douglas Gordon, nos propone atravesar cortinas místicas... cruzando al otro lado convirtidos en actores involuntarios sin poder ver nuestra propia actuación, Bruce Conner, Rodney Graham, Tacita Dean, Christoph Girardet, Anthony McCall, Kelly Richarson, Michael Bell-Smith, Saskia Olde Wolbers, Siebren Versteeg... la disolución en esta vida. Una forma de morir del siglo XXI pixel a pixel, para construirnos en otra dimensión. Su obra me provocó pensar en reencarnación, viaje al futuro, más allá, inmortalidad. Algo que podrían pensar el negocio de los futuros tanatorios, Wolfgang Staehle, Teresa Hubbard/Alexander Birchler.

Al final otra pregunta... ¿Dónde irán a parar las imágenes inmortales que hacemos de nuestra vida?
Publicar un comentario en la entrada