lunes, 29 de noviembre de 2010

Per Laberints... en el CCCB



¿Cuál es el laberinto más antiguo que se conoce?. !Ese!, bueno, pues ese lo hizo una persona que lo grabó en una roca. Desde ese instante, en el espacio tiempo, la Humanidad tuvo las claves de la vida.

La Exposición "Per Laberints" en el CCCB debe ser aplaudida por su magnífico trabajo. Vaya por delante mi felicitación a todo el equipo de personas que han reunido los datos, tan inquietantes, misteriosos y de una excelente lógica. Un buen trabajo de divulgación de la ciencia.

Es un lujo anotar en mi libreta roja, como si de una clase se tratara, la información bien escogida que me encuentro al recorrer el laberinto de la exposición. Si, porque para aprender y recordar, hay que caminar e imaginar, la maravilla del Palacio de Versalles y su inmenso Jardín de "Le Nôtre", la extraña bibliografía de Borges, el "Laberinto de los Espejos" de Leonardo da Vinci y no desvelo más para que tú te sorprendas.

Dado lo cual vamos a extender las manos y tocar las paredes de los intrincados setos, o los espejos que nos confunden la realidad con el infinito reflejado. Recordar su significado y esencia a medida que avanzamos.

Definiciones para comprender el significado del Laberinto.

Un Laberinto es un camino tortuoso y complejo. Para recorrerlo hay que entrar en él, llegar al centro y encontrar la salida.

Entrar en un Laberinto es una experiencia física, a la vez que un viaje mental o imaginario.

Dicen que el cerebro se inventó para salir de casa y la memoria para volver a ella. Coger este dato que acabo de depositar en el aire, utilizarlo, ya que para vencer en un laberinto, es imprescindible la técnica del ensayo-error.

El error obliga a buscar y a probar otra alternativa, pero nada de ello es posible sin la memoria.

La memoria guarda sobre todo... los errores. Por ello resolver una ruta laberíntica es un ejercicio contínuo de innovación y error. Un ejercicio de Intuición y Memoria. Dónde la intuición es un roce entre lo ya aprendido y lo que aún está por comprender.

La exposición finaliza en su salida con un laberinto extremo: "Una Esfera Perfecta", es un laberinto-límite. El límite de la desesperación. La víctima está siempre en el centro del horizonte y en el centro de un número infinito de posibilidades.

Conocí el laberinto de la Catedral de Chartres, a los pocos días de llegar a París, lo recuerdo como una pista de, por dónde giraría mi historia. Siempre estoy convenida que la vida es un juego que hay que estar preparado para saber jugar.

http://www.cccb.org/es/exposicio-per_laberints-33520
Publicar un comentario en la entrada