domingo, 21 de noviembre de 2010

Carteles inquietantes... Elecciones Catalanas 2010



Estoy estudiando Photoshop y aclaro que no soy diseñadora. Aunque seguimos lecciones de cómo hacer un logo, utilizar las máscaras de capas y, no siguo porque que el que esté puesto en el tema ya sabe de lo que hablo, no voy a aburrir al personal. Bo!... lo cierto es que cuando voy en metro, o camino por la superfície de la ciudad mi cerebro empieza a estar amueblado para "ver". Voy al grano. Los carteles de las elecciones catalanas de 2010, éstas a las que no puedo votar porque me he vuelto a empadronar en Barcelona días después de cerrarse el censo electoral, son inquietantes.

Los carteles, quiero pensar, que han sido aprobados por los gabinetes de imagen de los políticos más que por los propios diseñadores.

El cartel de Montilla me habla de un hombre Gris, de una apuesta Gris, de un futuro Gris. Aquí se acaba el discurso.

CiU tiene dos carteles, uno del que no dispongo imagen por que no la encuentro en Google.

Es un tunel y una luz brillante. Cuando lo "ví", ví la muerte después del tunel. Según la leyenda urbana, una luz brillante y cegadora. Después del tunel no existe una imagen de llegar a un país idílico saliendo de la crisis... que hubiera entrado dentro de los parámetros de la lógica. Para tener información de lo que nos espera, si nuestro voto es a CiU

Otro cartel de Ciu es Artur Mas con su rostro. Hay que fijarse en sus ojos y el diseño de su sonrisa. Tiene una expresión de "ayyyy!... cuando os pille".

El cartel de Joan Herrera es él, con una banda verde tipo "Wanted, se busca" ó "de todos los candidatos éste... tachado". Fuerte ¿verdad?. Un fondo traslúcido de foto quemada en lugar de algún mensaje Verde, fresco, ecológico. En fin.

El resto, es previsible como el cartel del PP, el de ciutatans es de nuevo muy tópico, el de Laporta es casposo e incluso el "Si" está casi saliendose del cartel por discreto. No tiene fuerza. El cartel de Puigcercós es un punto de un libro o un post-it.

Y aquí lo dejo.
Publicar un comentario en la entrada