domingo, 14 de febrero de 2010

Castillo de Santa Barbara de Alicante para celebrar el Día de los Amodorrados.






Alicante hacia las 9 llegamos a la estación de Renfe. Un día que se preveían lluvías y nieve. Todo el día cargando con un paraguas. No me quejo mucho porque me sirvió más tarde para a...poyarme en alcanzar el último balcón torreta del castillo.
Después de desayunar y subirme al bus 23 llegué al pié de del Castillo de Santa Bárbara situado en un peñazo de 166 m de altura. La historia estandar se encuentra en Internet al alcance de todos.

Bien, gracias a una "guardia jurado" que cumplía con su trabajo en la exposición de Moisès Gil, fuí atendida gentilmente en toda aquella información que yo pudiera necesitar a lo largo del recorrido.

De momento me dí cuenta que en la entrada del castillo no había una persona destina a dicho fin. Noté el resplandor de su ausencia... También eché a faltar un pequeño bar dónde poder tomar un café con leche "calentito" dada la temperatura que a 166m de altura, con un aire de la ostia te hacía desistir permancer el tiempo justo de una instantanea de foto. También para tener la posibilidad de disfrutar de las panorámicas vistas, algo más resguardada. Yo particularmente no llegué con frio porque me subí a pié palmo a palmo la distancia que hay desde la base a la punta tocando el cielo.

He recorrido Francia y en cualquier sitio por pequeño y remoto te venden su historia con gusto, saber hacer y sin olvidar el más mínimo detalle.
Aquí me encontré su papelito fotocopiado de la historia del Castillo, ah...! y no me puedo quejar porque al menos había papelitos. Porque a veces he ido por España a dónde Dios perdió su paciencia con el ser humano... por no decir algo más grosero y el sonido del aire era el único que me podía explicar la historia del lugar.
Lamentablemente las ciudades que solo financian los recursos para el turismo de sol y playa descuidan de forma muy burda y penosa el turismo de cultura histórica. Aunque pensándolo bien, ahora que me viene a la mente, casi prefiero buscarme yo la historia y no la que el gobierno de turno me quiere vender.

La bajada resultó mucho más gratificante en cuanto a comodidad... hay un ascensor por dentro de la roca que te baja hasta la misma playa. del Postiguet. No sin antes recorrer un túnel de 204,83m de longitud.

Publicar un comentario en la entrada