martes, 26 de enero de 2010

La Ciutat de la Justicia de Barcelona i L'Hospitalet


Tres elementos:
El/los arquitecto/s
El Poder Político que es el que ha tenido la autoridad para firmar el contrato de construcción.
La Justicia: jueces, abogados y funcionarios.

"Dimensió desconeguda"
El arquitecto/os le ha sido concedido la gracia de que su proyecto sea aprobado por la clase política dirigente.
La conciencia corrupta del poder político y sus herramientas, las prevaricaciones y demás chucherías. Han hecho posible la consolidación de estos 9 edificios.
Mientras dure su poder gozarán de tener a jueces, abogados y funcionarios en esta kafkiana cárcel antes de ser juzgados en su hipotético caso de corrupción.
Los Jueces, abogados y funcionarios vivirán, muchas horas al día, en un lugar dónde serán seducidos por el código, del poder sobre las personas, rodeados por la más absoluta y árida soledad de sus calles.
Por muchos años de carrera, esfuerzos, buenos sueldos, vacaciones, coches privados y casas de ensueño con vigilancia privada. Trabajarán a los largo de toda su vida en una carcel con ventanas casi tan anchas como la palma de la mano, ventanas que parecen los nichos de un cementerio. El cementerio de la Justicia.
Los políticos han querido, y están queriendo arrinconar a la Justicia porque saben que en cuanto les llegue una citación del juzgado, ellos se cojeran los güevos como Michael Jackson.

Publicar un comentario en la entrada