miércoles, 13 de enero de 2010

Faro de Calella... 3 de 4















Siempre la vida sorprende a quien se deja sorprender... al regresar y tener una visión del paisaje que mi espalda vió, en el momento que ascendía al Faro de Calella. Pude ver el mar. El camino era accesible, pendiente, resbaladizo y con una barandilla similar a la pala que se coje para hacer huevos fritos.
Espectacular el mar bravo y las rocas diseñadas por el oleaje.
Es un lugar preferido por los nudistas y las novias recien casadas... se hacen fotos de boda.
Encontre este grafiti





Publicar un comentario en la entrada