jueves, 27 de agosto de 2009

Pisci-factoría... Casera



















Este verano... nada cuatro días, he visto a mi cuñado Anastasio. Se está construyendo un gallinero. Su mamá en Gallifa desde que enviduó cria y vende... pollos y huevos. Mi cuñado es un técnico en diseño de cocinas. Ya está trabajando en el tema de recogida de aguas pluviales. Yo le he comentado lo que hacían los alquimistas con el rocío.

Hoy ha venido a casa un amigo de mi hijo Alberto... de la generación de los veintitantos y se va a sacar el carnet de pesca para playa.
Las tardes de Calella y su magnífico paseo las he aprovechado para caminar por la playa al ponerse el Sol. Los pescadores, solitarios y en familias dibujan la línea de la playa con hilos de seda esperando llenar la cesta de pescados.
A lo que voy... un negocio particular sería ser autosuficientes de pescados para la familia. Tener casa en el campo o urbanización y la pequeña piscina con peces comestibles. El Ayuntamiento de algunas ciudades, lo sé por Barcelona, facilitan a los jubilados pequeños trozos de tierra para cultivar sus verduras. ¿porqué no se ha pensado en el alimento marino?
Publicar un comentario en la entrada