martes, 10 de junio de 2008

Mi amigo budista Francis... desde Singapur


Apreciada Amor.

Mi esposa Yifen todavía sigue en la Republica Popular de China. Su empresa española la hace trabajar como una china, a veces se va a dormir a las 2 de la mañana, trabajando en el ordenador, mandando mensajes a su empresa en España, después de haber estado traduciendo pesadas reuniones todo el día. Realmente se pasan de raya y no valoran lo suficiente su trabajo, aunque su director técnico ha reconocido que sin ella el proyecto de implantación en China no hubiera sido posible.

Yo estoy en Singapur y una de las maravillas de Singapur es la pluralidad cultural y religiosa. Hay de todo.

Por la mañana he ido a Little India, el barrio indio, entre otros para visitar el pequeño pero impresionante templo de Kali la Valiente. Una gran devocion y unas imagenes muy impresionantes, pero no dejan tomar fotos ni venden postales. Se busca candidato al suicido para hacer fotos con camara oculta. He comido en un restaurante indio, donde a pesar de prometerme que los platos ofrecidos no eran picantes me he quedado algo abrasado. Habia un restaurante vegetariano hindu que debia ser interesante, habia una cola tremenda, por eso mismo no he ido, pero si hay una ocasion lo intentare. Por la tarde he ido a la Buddhist Library, es una maravilla, ya solo con lo que tiene en ingles. Y si supiera chino y otros idiomas ya seria demasiado. Me he quedado fascinado por escritos de maestros budistas. Son coreanos. Desde luego que alguna afinidad tengo con ellos. Lo que es evidente es que habian alcanzado una gran profundidad y capacidad de sintesis entre diferentes escuelas. El personaje de Chimul, que es el antepasado de la escuela Chogye, escuela con con la que he practicado, pero sin que me dieran apenas formacion teórica, era un hombre muy decidido y abierto. Muy influenciado por maestros chinos como Huineng y Tahui. Insiste tambien mucho en practicar en medio de la actividad, renunciando a fama y ganancia. Otro tema del budismo coreano en su principio es que parece haber integrado bastantes elementos chamanicos, quizas tambien por incluir, aunque hoy en dia quizas se note menos, elementos chamánicos. Para concluir la tarde me he quedado a la sesion de meditacion que daban. Interesante, ellos siguen una escuela de Sri Lanka. Entre puntos utiles han sido toda una serie de ejercicios de estiramientos de pies, piernas, columna y boca, incluido sacar la lengua y expirar diciendo Ah, lo que tambien se hace en ciertas practicas tibetanas.

Publicar un comentario en la entrada