martes, 25 de abril de 2017

BCN FILM FEST... The girl from the song


Una de las películas proyectadas en la sección de Zona Abierta del Festival Internacional de Cine de Barcelona – Sant Jordi, The girl from the song da la sensación de ser una película norteamericana y no el producto del director creativo de Mayo Films especializada en videoclips, arte digital y spots. De hecho, la película, de 101 minutos, está muy bien presentada y sorprendería por su calidad al ser una ópera prima, si no tuviéramos en cuenta el trabajo previo realizado por Ibai Adab en cortos, documentales y la experiencia adquirida con su productora. 

La historia traslada el mito de Orfeo y Eurídice a nuestra época. Nos muestra a un estudiante de música que, de manera casual, conoce a un muchacha en Londres, mientras practica unos acordes. Ella es impulsiva y dominante, él meditabundo y sereno (lo que se dice un pardillo). No podían por menos que sentir una atracción irresistible. Todo va bien hasta que la chica, tan bruscamente como apareció, hace mutis por el foro y desaparece de la vida del estudiante. A partir de ese momento, siente que la vida ya no será igual para él; decide recuperarla a pesar de que se encuentre en un lugar inhóspito y remoto, el desierto de Nevada asistiendo a la concentración de Burning Man. Ella, por cierto, no está por la labor y hace de la “huida” permanente el leitmotiv  de su vida.

Y, a todo esto, ¿qué se cuece en estas concentraciones anuales? Empezaron a celebrarse en 1986 como fiesta de solsticio de verano quemando una estatua humana gigantesca (de ahí el nombre de Burning Man) a modo de falla. A la concentración que dura una semana acuden todo tipo de iniciativas alternativas, newagers, contraculturales e ingenuofelizotas. No miréis en el mapa, Black Rock City no existe fuera de los días en que tiene lugar el evento. Suelen acudir unas 50.000 personas. 

Dos elementos a destacar: el casting muy acertado y las localizaciones en el desierto de Black Rock, un lugar excéntrico y espectacular. La película inició su promoción como la primera película española en obtener un permiso para filmar el festival y completó su financiación a través de la plataforma IndieGoGo en una campaña de crowdfunding. Los protagonistas, Lewis Rainer (al que hemos visto recientemente en The Crash y La Muerte llega a Pemberley) y la francesa Josephine Berry (que recordábamos de L’Inmortel, dirigida por su padre y en la que, a su vez, ella aparece como la hija de Jean Reno), están brillantes y creíbles en sus actuaciones.

Si tuviera que exigir un "algo más"... sería en la fotografía, más creatividad en el lenguaje fotográfico. Quiero pensar que las medidas excepcionales restringieron algunos límites del Burning Man. 

La película es digna de verse y anima a permanecer atentos a lo que Abad hará en los próximos años. Ha empezado bien su ruta por el proceloso mundo del cine.
Publicar un comentario