lunes, 12 de diciembre de 2016

Perry Mason la madre de todas las series “de abogados”


Entre las series emitidas por TVE en los años 60, en lo que luego se llamaría prime-time figura una que era seguida con particular interés. Iba de abogados. No parece original, de hecho, con posterioridad han existido muchas series sobre este oficio (Ally McBeal [1997-2002], El abogado [1997-2004], Boston Legal [2004-2008], Eli Stone [2008-2009], por no citar a las más recientes Cómo defender a un asesino [2014-2016] y Better Call Saul [2015] y tenemos la convicción de no citar a decenas. Pero la serie que nos ocupa, Perry Mason, fue “la madre de todas las series de abogados”, de la misma forma que Te quiero Lucy lo fue de todas las sit-com, o El llanero solitario en las series del farwest. De ahí su importancia. 

EL PRODUCTO Y SU CREADOR

Erle Stanley Gardner fue un prestigioso autor de novelas policíacas. Abogado, aborrecía su trabajo rutinario y poco imaginativo, así que en su tiempo libre disfrutaba escribiendo relatos de intriga con su nombre o con una increíble diversidad de seudónimos. Creó varios personajes, pero uno sólo serviría para darle fama mundial: el abogado Perry Mason. Era una novedad: hasta ese momento, las novelas de intriga habían tenido como protagonistas a detectives o policías, pero ahora era un abogado el que ejercía esta función. Un abogado defensor. Profesionalmente, Gardner participó en un proyecto privado que investigaba posibles errores en el sistema judicial, víctimas de malos abogados defensores, vicios de forma, errores en la valoración de pruebas y sentencias mal interpretadas. Esto le proporcionó abundante material para sus novelas. Solamente entre 1930 y 1950, Gardner, escribió 80 relatos con “Perry Mason” como protagonista. Aparte de comprarle las royalties para llevar su personaje a la televisión, en la última entrega de la serie, Gardner apareció encarnando el papel de juez…


El nombre de “Perry Mason” fue elegido por Gardner al evocar sus años de infancia. En esos años lejanos (había nacido en 1889) leía la revista Youth’s Companion que publicaba Perry Mason Company. Quiso rendir un homenaje a la empresa que le había proporcionado tan buenos momentos. Jamás, en sus novelas explicó gran cosa de la vida privada de su personaje o sus antecedentes antes de dedicarse a la abogacía. Tampoco se sabe mucho sobre sus hábitos, su religión o sus hobbys. “Perry Mason” es simplemente un desconocido salvo en su faceta como abogado defensor. Hay algunas pinceladas en las novelas –especialmente en las primeras que fueron publicadas en España por Editorial Molino- que apuntan a un “Perry Mason” diferente al que vimos en la serie: aquí era recto, lineal, escrupuloso con la ley y con su interpretación; en las novelas, por el contrario, se muestra marrullero, con poca reputación y no siempre buena, mientras su ética es dudosa. Y es que, en aquel momento, se procuraba que la televisión transmitiera comportamientos ejemplares.

CINCO PROTAGONISTAS EN BUSCA DE UN CRIMEN

Junto a “Perry Mason”, protagonista indiscutible, parecían inevitablemente otros cuatro personajes de los que tres se mantuvieron a lo largo de todas las temporadas. Junto a “Mason”, trabajaban su secretaria “Della Street” y el investigador privado “Paul Drake”. El oponente fue siempre “Hamilton Burger, fiscal de Distrito”, habitualmente corneado por Mason en sede judicial. La expresión de “Burger” en los momentos en los que “Mason” realizaba sus interrogatorios y especialmente en el interrogatorio final en el que descubría con precisión matemática al autor del crimen”, era absolutamente impagable. Finalmente, el último personales era el “detective de homicidios”, un policía que fue cambiando a lo largo de las temporadas y cuyo papel siempre quedaba muy disminuido (de hecho, el “detective Drake” siempre iba más allá de donde la policía había conseguido llegar.

Tras acabar la serie, en 1985, revivió, pero las circunstancias habían cambiado: “Mason” ya no era abogado defensor sino que ejercía como juez. En el primer episodio, renuncia a su cargo para defender a la que había sido su secretaria durante tantos años, “Della Street”. Ambos papeles están interpretados por los mismos actores (Raymond Burr y Barbara Hale). William Kaete interpretaba al “hijo de Paul Drake” que seguía los pasos de su padre como investigador privado. El impacto de la serie fue menor pero se filmaron 30 episodios entre 1985 y 1993. Raymond Burr moriría precisamente ese año.


EL ACTOR Y SU CIRCUNSTANCIA

El rostro de Raymond Burr fue extremadamente popular en las primeras décadas de la televisión. De nacionalidad canadiense, era un actor consumado cuando interpretó a “Perry Mason” y le precedían unas sesenta películas entre papeles protagonistas y de reparto. Las dos apariciones que le catapultaron a esta serie fueron Un lugar bajo el sol (1957) junto a Elizabeth Taylor y Montgomery Clift, encarnando a un fiscal y La ventana indiscreta (1954) con James Stewart y Grace Kelly, en donde interpretaba al vecino del protagonista y objeto de sus sospechas. Las cualidades de su voz habían le habían facilitado también su acceso y popularidad en el medio radiofónico. En 1950 inició su participación en series televisivas. Así llegó a “Perry Mason”.

Inicialmente, el casting en el participó no era para ocupar el papel protagonista, sino el de “fiscal de distrito”. La presencia de Gardner en las pruebas hizo que se cambiaran los roles y Raymond Burr pasara a ser “Perry Mason”, mientras que el actor inicialmente pensado para encarnar al abogado, William Talman, terminara siendo el “fiscal de distrito”. Talman (fallecido prematuramente en 1968 por cáncer de pulmón) tenía un historial cinematográfico previo similar al de Burr. También había trabajado con grandes estrellas del cine y se le recuerda como el asesino sádico que perseguía a Ida Lupino en The Hitch-Hiker, actuación que le situó directamente en el casting para “Perry Mason”.

Después de participar en la serie, Raymond Burr volvió a tener un segundo éxito televisivo interpretando a Ironside (1967-1975), el detective en silla de ruedas. También aquí le acompañó el éxito y la serie fue emitida en todo el mundo. Siguió protagonizando series y películas para la gran pantalla hasta que se le requirió para la segunda serie de “Perry Mason”, su último trabajo cinematográfico. Falleció en 1993 cuando filmaba El retorno de Ironside, de cáncer de hígado.


Vale la pena decir unas líneas a William Hopper, “Paul Drake” en la serie. Es reconocible –a poco que se esfuercen- en El halcón maltés (1941) en papel de reparto, como policía, y junto a Ronald Reagan en All American (1940). Fue padre de Nathali Wood en Rebelde sin causa (1955) Siempre fue uno de esos actores secundarios que llaman la atención por su porte y personalidad. Voluntario en la Segunda Guerra Mundial como submarinista y fue condecorado por sus acciones en el Pacífico. Se retiró de los escenarios al terminar la serie. En lo que se refiere a Bárbara Hale, su historial es menor, pero protagonizó algunas películas en los años 40 y 50 y tuvo ocasión de trabajar con James Cagney, James Stewart, Robert Mitchum, Frank Sinatra, Fred MacMurray y Charlton Heston. Tras interpretar a “Della Street”, su carrera declinó (aunque participó en Aeropuerto [1970] y en la nueva serie de “Perry Mason”, actuando también como estrella invitada en algún episodio de Ironside. Es la única miembro del reparto que vive en la actualidad contando 94 años.

VALORACION Y RECOMENDACIONES

Al ser la primera serie de abogados, sorprendió a la audiencia, interesó y triunfó, al margen de las cualidades de los guiones y del excesivo esquematismo de la trama que se repetía una y otra vez. El éxito, además de la originalidad de la serie en aquel momento, se debió, indudablemente a la personalidad del reparto principal, todos actores consumados, y a la música característica de la serie. Había sido compuesta por Fred Steiner y aún hoy es una de la más pegadiza: quien la ha oído una vez, por duro que sea su “oído musical” no la olvida jamás. Prueben.

Además de los nostálgicos, volver a ver la serie (tanto en los episodios originales como en su reaparición posterior en los 80) traerá recuerdos de la televisión de aquellos años. Los abogados reforzarán su autoestima (que series como Ally McBeal contribuyeron a desmoronar en buena medida). La serie supone, además, una reunión de todos los actores de reparto de los años 50 que veíamos en otras series de la época. Supone, una inmersión en nuestro propio pasado, pero también en un momento en el que la televisión había dejado atrás su adolescencia y se encontraba en plena juventud.


Ficha

Título original: Perry Mason.
Título en España: Perry Mason.
Temporadas: 9 (271 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 1957-1966.
Temática: Intriga.
Subgénero: Judicial.
Tema: El abogado Perry Mason es contratado por un cliente que se ve acusado de un crimen que, nunca, nunca, ha cometido. Gracias a sus hábiles interrogatorios y a la actividad de su detective, siempre logra dar con el verdadero culpable que resulta ser un testigo del caso.
Actores: Raymond Burr, Barbara Hale, William Hopper, William Talman, Ray Collins. Wesley Lau, Richard Anderson.
Lo mejor: Los argumentos siempre tenían algo de sorprendente
Lo peor: La fórmula era excesivamente rígida y reiterativa.
Puntuación: 7
Muestra en castellano: https://youtu.be/4NCY61IO5jM
Episodios en inglés (segunda serie completa): 

¿Cómo verla?: Pueden verse algunos episodios en youtube y vimeo, también se puede adquirir en inglés en DVD y Blue Ray o bajarse mediante programas P2P.
Publicar un comentario