jueves, 29 de diciembre de 2016

La vida secreta de los bebés: el aprendizaje en los dos primeros años de vida


Los dos primeros años de vida somos los que cambiamos más, conocemos más cosas en menos tiempo y, sin embargo, no recordamos nada. De pasar de ser un feto al nacer, todo cambia en el momento mismo del parto. Y es milagroso. Obviamente, este documental no tiene nada que ver, ni toca, la problemática abortista y, sin embargo, lo primero que se deduce mientras se ve es que el bagaje del niño al nacer es tal que se ha ido formando en el claustro materno. Si se acepta eso –y parece difícil negarlo– el “derecho al aborto”  queda en muy mala situación. La vida del ser humano no se inicia en el momento del parto… sino antes, mucho antes. Tal es la primera conclusión de este documental.

PENSAR Y RAZONAR, CAPACIDAD HUMANA

En las primera semanas de vida, el cerebro del niño empieza a tener reacciones neuronales además se sensaciones. Ese cerebro está dispuesto para entrar en funcionamiento ya desde su formación en el vientre de la madre. Es inútil preguntarse a partir de qué momento ocurre esto. Para algunos estará en potencia desde el momento mismo de la concepción, para otros, lo estará al cabo de unos meses y para los abortistas solamente el cerebro será “humano” a partir del nacimiento. Quien haya visto una ecografía tridimensional el feto en el vientre de la madre, con sus movimientos, con sus gestos, con su vida, difícilmente sostendrá esta última opción. No son raros los abortistas militantes que dejan de serlo en el momento de ver una ecografía tridimensional del feto en el vientre de la madre.


Ese cerebro se ve sorprendido en el momento de nacer por miles de impresiones y sensaciones que experimenta desde el momento del nacimiento. El bebé debe de identificar distancias, colores, formas, sonidos, matices y empieza a entender las normas de la lógica. El documental La vida secreta de los bebés nos muestra este recorrido y cita suficientes testimonios científicos como para dar por ciertas sus afirmaciones.

En general, los embarazos de los animales son más largos en relación a su esperanza de vida, que las de los humanos. El ser humano nace antes de haber madurado físicamente. Un potro, por ejemplo, desde el momento de nacer es capaz de mantenerse en pie, un bebé difícilmente lo hará antes de un año. Sin embargo, su cerebro está mucho más preparado para el nacimiento que el de cualquier otra especie animal. Esto es lo que nos diferencia de otras especies vivas.

Al cabo de dos años, el bebé tendrá una completa idea de cómo son los objetos y cómo se comportan, percibe sus propiedades y, al manejarlos, deducen sus características. Este proceso de aprendizaje empieza a las pocas semanas de nacer. Pero el recién nacido se aburre si siempre ve lo mismo: “Sólo lo inesperado es entretenido”. A medida que se va descubriendo el mundo físico se descubren categorías de... encima, debajo, dentro, fuera. Y las aprende de una en una. Aprende, primero observando y luego experimentando. Así aprende que lo que se cae, va al suelo, que los objetos se deslizan por las pendientes y que no todo objeto flota en el agua. Entienden que un objeto sólido no puede atravesar otro objeto sólido. Las distintas leyes de la física se van aprendiendo por separado y solo más adelante podrá relacionarlas entre sí.

PAPÁ Y MAMÁ, O UNO MÁS UNO IGUAL A DOS

Algunos psicólogos creen que nacemos con la capacidad innata de conocer los números. Los bebés saben que tienen “papá” y “mamá”, es decir, “dos”. Sabe que “dos” es más que “uno”. Y que si se va “papá” el dos pasa a ser uno. A los seis meses, el bebé ya tiene un sentido rudimentario de los números y comprender la idea de “más” y “menos”. A esa edad entienden las diferencias matemáticas cuando están en la proporción 1 a 2. A los dos años empiezan a intuir que contar tiene que ver con clasificar las cosas. 

Las cosas pueden clasificarse por forma, color y tamaño. Tal es la base del razonamiento lógico. Esto les lleva a percibir un orden subyacente en el mundo y en cualquier actividad. ¿A qué edad empiezan los bebés a establecer herramientas?. A los once meses ya han empezado a darse cuenta de que algunas formas y objetos pueden ser utilizados como herramientas. La observación es la clave. La cuchara es una de las primeras herramientas: llevarse la comida a la boca es un proceso complicado. La mano es la primera herramienta que aprenden a utilizar. Todo lleva su tiempo. Antes de un año han aprendido a manejar la mano con cierta precisión.

Luego aprenderán que muchos elementos situados a su alrededor pueden ser utilizadas como herramientas cotidianas. Después de aprender a gatear, los bebés aprenderán a andar apoyándose en objetos o muebles. A muy corta edad, el bebé entiende perfectamente los objetos. A los 18 meses suben y bajan las escaleras mientras se agarren a algo firme. Y los padres deben dejarle experimentar.


CONOCER A LAS PERSONAS

Las lecciones más duras que aprende el bebé no son sobre los objetos sino sobre todas personas. Ellos saben lo que quieren, pero ¿Qué quieren los demás? ¿Cuáles son sus intenciones? Poco a poco van aprendiendo sobre la mente de los demás a través de sus actos. Y lo hacen muy pronto. A los 18 meses aprenden que los demás también pueden intuir sus intenciones y empiezan a tener conciencia de lo que pueden y no pueden hacer. La palabra “no” muestra que hay una entidad distinta de otra: pero eso no implica que una persona que niegue a otra algo, puedan ser “amigas”. 

¿Cuándo empiezan a entender los niños que pueden discrepar en gustos, ideas y opiniones? Diversos experimentos psicológicos con bebés muestran que al año de edad ya dominan esa idea. El bebé empieza a entender a los demás.
En los dos primeros años los bebés avanzan muchísimo y desarrollan sus habilidades innatas. Exploran el mundo como pequeños científicos investigando los objetos y lo que observan sobre ellos. Resuelven los problemas usando las normas de la lógica, aprenden sobre los demás y se esfuerzas por entenderles y desarrollan sus propias capacidades creativas. Todo eso forma parte del ser humano. Luego vienen las preguntas trascendentales: “¿quién soy?” “¿cómo sé que existo?”. Es lo que los filósofos llaman “conciencia” y es lo que el ser humano explorará el resto de su vida. 


VALORACIÓN Y RECOMENDACIONES

La psicología infantil está todavía en mantillas. Los experimentos que muestra este documental ayudan a poder definir los parámetros del comportamiento infantil, para ser válidos, deberían ser realizados sobre muestras todavía mayores. Este documental tiene la virtud de mostrarnos las primeras conclusiones a las que están llegando los especialistas. En los próximos años se verá si las primeras conclusiones son correctas. Y, por lo demás, falta por saber si los comportamientos infantiles varían según el sexo y el grupo etno–cultural, lo que parece en ambos casos, probable.

Ahora bien, el documental nos interesa por un tema sorprendente es un momento en el que tener hijos en Occidente se ha convertido en un lujo e incluso en una excentricidad a la vista de las tasas de natalidad situadas muy por debajo del umbral de la sostenibilidad social. Se nos recuerda en este documental lo que supone tener hijos y la alegría de verles aprender y progresar cada día. 

A pesar de que su intencionalidad es exclusivamente científica y responde perfectamente a los estándares de la psicología infantil, en sí mismo, el documental es un canto a la procreación responsable. No basta con tener hijos: hay que saber educarlos. Hay que ser capaces de educarlos. Hay que tener el valor de educarlos. 

Cómo hemos dicho al principio es un documental que, por su contenido (especialmente por aludir a las capacidades prenatales del niño) no será apreciado por las militantes abortistas. Cualquier padre o madre, sin embargo, se extasiará ante él y ante la sencillez de las explicaciones aportadas y la belleza e ingenuidad de las imágenes. Y lo mismo cabe decir por todos aquellos que quieran ser “uno más uno igual a tres”, es decir, formar una familia.



FICHA:

Título original: Secret Life of Babies
Título en España: La vida secreta de los bebés
Duración episodio: 50 minutos
Año: 2014
Temática: El aprendizaje del niño en los dos primeros años de vida y el seguimiento de su desarrollo intelectual y cognitivo
Género: Documental.
Subgénero: Psicología – Infantil.
Director: Barny Revill.
Lo mejor: El intento de comprender el proceso de aprendizaje infantil.
Lo peor: Faltan algunos flecos explicativos sobre por qué olvidamos esos dos primeros años.
Puntuación: 8
Documental completo en castellano: https://youtu.be/vRalfk5KFVw
¿Cómo verlo?: Puede verse gratuitamente en el enlace indicado. 




Publicar un comentario en la entrada