sábado, 17 de diciembre de 2016

Dirk Gently el “detective holístico”, o cómo volver loco al espectador


Hay series innovadoras (El imperdible Parker Lewis [1990-1993]) y otras que se pierden por la novedad y terminan desgraciándose (Ascensión). Y luego hay series que sorprendente porque dices: “Nunca he visto algo tan original como esto” y al final terminan desencantándote porque, en realidad, nunca has visto algo tan loco como lo que estás viendo. Dejas que la serie avance y te sigues interrogando sobre lo que quieren decirte y al final terminan perplejo. La serie Dirk Gently, Holstic Detective Agency, pertenece a esta última gama. La perplejidad te acompaña en cada entrega y sigue caminando cerca de ti cuando se han agotado los fotogramas de la octava entrega y sigues preguntándote qué diablos has visto y qué diablos han querido decirte. 

INFLUENCIAS E INCRUSTACIONES

La palabra “holístico” deriva del término griego ὅλος [hólos]: "totalidad". Así pues, el “holismo” será aquella tendencia a establecer nexos causales entre distintos aspectos del “todo”. Es un término que se utiliza en filosofía y especialmente en sociología, pero su uso está vinculado habitualmente (y, en especial, en esta serie) a la “new age” y forma parte de su vocabulario: todo está relacionado con todo; el todo firma un tejido en el que nos movemos los humanos y, por tanto, todo lo que hagamos como personas en sí mismas y en relación a los demás humanos e incluso al medio ecológico, estará unido entre sí. 



La teoría puede ser más o menos discutible y considerada como charlatanería o muestra de erudición, pero eso importa poco en el terreno en el que nos estamos moviendo. Lo que sí interesa es destacar que el “detective holístico, Dirk Gently” (Samuel Barnett), es capaz de establecer nexos causales entre cualquier cosa y el objeto de sus investigaciones. Gently es, pues, un detective de la “new age”. Su pareja, “Todd Brotzman” (Elijah Wood), por el contrario, no le secunda en sus intuiciones. Juntos forman una especie de Sherlock Holmes y el Doctor Watson, pero estando más próximo “Gently” a Don Quijote y “Brotzman” a Sancho. Todo detective tiene a un inseparable compañero de reflexiones (también la “señorita Lemon” o el “capitán Hastings” lo son para Hercules Poirot e incluso el producto de la imaginación de Vázquez Montalbán unión la figura de “Pepe Carvalho” con la de “Scooter” su escudero fiel). 

Encontramos también la “visión holística” en la serie Me llamo Earl (2005-2009), en donde un balarrasa asume la tarea de limpiar su karma de todas las malas acciones que haya podido cometer en el pasado. “Earl” no está haciendo nada más que restablecer el orden cósmico a través del tema kármico, otra de los temas favoritos de los newagers.

Serie de detectives, serie parapsicológica, serie enloquecida, serie repleta de arquetipos junguianos y serie en donde la intención innovadora está muy por encima de la calidad del relato y del resultado final.

DEL REY AL BUFÓN, DEL CERO AL INFINITO

La Edad Media fue la época más “holística” que uno pueda imaginarse. En aquella remota época en la que todo estaba jerarquizado, se creía firmemente aquello de que los “últimos serán los primeros y los primeros los últimos” así pues, para atentar contra el Rey, el primero de la jerarquía palaciega, bastaba hacerlo contra el último, el Bufón y esto, se explicaba, en virtud de simetrías astrales y de correspondencias cósmicas que podemos entender casi tanto como el argumento de Dirk Gently. En la primera temporada de la serie se da una trama central protagonizada por Gently y su compañero forzado de aventuras “Todd Brotzaman”, los detectives y perseguidores del mal, y una trama secundaria compuesta por una asesina psicópata y su forzado acompañante. 


Todo lo que es lustroso y reluciente en los primeros, está cubierto de fango y polvo en los segundos. Lo primero y lo último, lo mejor y lo peor, lo blanco y lo negro, el cero y el infinito, la puerta abierta y la puerta cerrada, el 0 y el 1, aparecen constantemente en esta serie en el que los protagonistas –buenos y malos- sostienen la idea de que en la vida hay que dejarse llevar para alcanzar el punto correcto que se desea, tanto en el bien como en el mal.  

El protagonista dice en un momento: “El mundo me llevará a donde necesito estar. Soy una hoja en el río de la creación”. Por su parte, uno de los malvados-más-malvados de la serie –malísimos, oiga- pronuncia un elogio fúnebre gnóstico después de que haya resultado muerto uno de los suyos: “Lo hemos liberado de su cuerpo”. Y Gently, siempre inspirado por el último manual de autoyuda newagers termina: “Las balas me esquivan a mí. No pueden herirme. El Universo no lo permite”. Y su forzado compañero sanchopanzista se pregunta tras un tiroteo: “¿Por qué las balas no me han herido a mí?”. Gently le responde: “Eso significa que tú también eres especial”. Frases como estas y argumentos, no por altisonantes y solemnes, menos absurdos, constituyen la hojarasca de esta serie.

VALORACIÓN Y RECOMENDACIONES

El papel de “Dirk Gently” es interpretado por Samuel Barnet que ya vimos en Penny Dreadful, y que se curtió especialmente en las pasarelas teatrales, es un tipo risueño, de aspecto juvenil y frágil concierta tendencia al histrionismo interpretando un papel capaz de establecer los más sorprendentes nexos causales entre sueños, realidades, naturaleza, mundo oculto y criminalidad. Elijah Wood, su Sancho Panza, alcanzó fama mundial gracias a Tolkien y a su saga de El Señor de los Anillos y luego ha protagonizado distintas películas con más o menos éxito. Su papel en esta serie es protagónico pero inferior en importancia al de Barnet. Con su rostro de perpetuo sorprendido, sus modales de niño tímido y educado y su escepticismo, Wood en su papel de “Todd Brotzman” realiza una excelente actuación. La antítesis de “Gently”, su inversión incluso en el sexo, es Fiona Doufit caracterizada como psicópata absolutamente repugnante “Bart Curlish” ella misa definida como “asesina integral”.


La combinación de todos estos personajes y una docena más, dan lugar a la trama central y a las periféricas: lo paradójico es que son, en gran medida, los responsables de la originalidad del guión, pero también de que ese exceso de imaginación, termine perjudicando a una trama en la que nadie termina entendiendo gran cosa.

La serie es estancia obligada para los que pagan mensualmente su cuota a Netflix. Engancha especialmente para conocer hacia dónde derivará la trama, mucho más que por el interés que genera el guión, pero no convence cuando van subiendo los créditos finales y se produce el desenlace de la trama. Gustará a newagers identificados con el protagonista, a esotéricos de la vida y a los amantes de series que discurren sobre trasfondos absurdos e incomprensibles. Los estudiantes de hermenéutica simbólica pasarán su mejor momento descifrando enigmas y los amantes de temáticas racionales apostrofarán a la serie con sus mejores insultos.



Ficha

Título original: Dirk Gently’s Holstic Detective Agency.
Título en España: Dirk Genttly.
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 54 minutos
Año: 2016.
Temática: Drama.
Subgénero: Exorcismos.
Tema: Adaptación de la película original y de la saga, un sacerdote hispano y un exorcista excomulgado se enfrentan con el diablo que se ha apoderado de la hija de un matrimonio de clase media-alta. 
Actores: Samuel Barnett, Elijah Wood, Hannah Marks, Fiona Dourif, Jade Esthete, Mpho Koaho, Aaron Douglas
Lo mejor: las simetrías entre los personajes y las situaciones.
Lo peor: la sobredosis de absurdos por episodio.
Puntuación: 5,5
Trailer (subtitulado en castellano): https://youtu.be/qYBf--gLB2w
Trailer (en castellano): https://youtu.be/jKJitRMvdUA
Web oficial (en castellano): https://www.netflix.com/es/title/80119426
¿Cómo verla?: Puede verse en Netflix.


Publicar un comentario